4 riesgos de otra intervención de la Fed

Otro estímulo económico de la Reserva no exenta la proliferación de mayores problemas.

Un nuevo estímulo económico

1
Ben Bernanke, Presidente de la Reserva Federal. (Foto: Cortesía CNNMoney)
Ben Bernanke  (Foto: Cortesía CNNMoney)

La semana pasada, el Presidente de la Reserva Federal estadounidense, Ben Bernanke, dijo a los legisladores que la Fed está dispuesta a dar otro impulso a la economía si la recuperación continúa resistiéndose. Sin embargo, no está claro cuán efectivo sería cualquier estímulo económico adicional. Las tasas de interés ya están en mínimos históricos, y no obstante la contratación se mantiene tibia y el gasto de los consumidores sigue siendo débil.

Además, cualquier estímulo adicional conllevaría algunos riesgos.

Riesgo 1: La inflación galopante

2
Se teme que con el crecimiento económico la inflación se dispare. (Foto: Archivo)
1. riesgo  Se teme que con el crecimiento económico la inflación se dispare. ✓  (Foto: Archivo)

Entre los críticos más acérrimos de la Fed, el peligro citado con más frecuencia es que las políticas del banco central conducirán a la larga a una mayor inflación en el futuro. En la actualidad, gran parte del dinero extra que la Fed ha inyectado a los bancos está sentado allí, no llega a los consumidores y las empresas. Pero si la economía comienza a recuperarse a un ritmo más rápido, ese dinero podría inundar la economía muy apresuradamente, detonando una rápida inflación.

Bernanke ha restado importancia a esta amenaza, señalando que la inflación actualmente se ubica por debajo de la meta de la Fed del 2% anual. Los salarios no están aumentando rápidamente y la demanda de crédito es débil. Los precios de las viviendas permanecen cercanos a mínimos de nueve años.

Pero si la economía comienza a mejorar, los halcones de la inflación temen que la Fed llegue demasiado tarde para contrarrestar el alza inflacionaria.

Riesgo 2: Altísimas tasas de interés

3
Las tasas de interés establecidas por la Fed afectan hipotécas y préstamos. (Foto: Archivo)
2 riesgo  Las tasas de interés establecidas por la Fed afectan hipotécas y préstamos. ✓  (Foto: Archivo)

Otra preocupación frecuente es que el banco central actúe demasiado tarde a la hora de apretar las riendas en el momento en que la economía empiece a ganar más impulso. Si la Fed se ve en la situación de controlar un rápido aumento en los precios, tendrá que comenzar a subir igual de rápido la tasa de los fondos federales. La herramienta clave del banco central para influir en la economía, la tasa de los fondos federales, es la tasa de interés que los bancos se cobran entre sí por préstamos a un día. Esta tasa influye en todo, desde las tasas hipotecarias y los créditos para automóviles a la tasa de interés en cuentas de ahorro.

"El peligro es que la Fed quizás tenga que actuar muy rápidamente y elevar las tasas dramáticamente si la gente comienza a gastar de nuevo y los bancos comienzan a prestar de nuevo", apunta Dean Croushore, catedrático de Economía en la Universidad de Richmond y ex economista de la Fed.

"Cuanto más combustible arrojen al fuego ahora, más tendrán que subir las tasas de interés después", expresa.

Otra forma de controlar la inflación que Bernanke ha mencionado es subir la tasa de las reservas bancarias. Si lo hace, podría animar a los bancos a almacenar más de sus fondos excedentes en la Fed en lugar de prestarlos a terceros, y con ello se desaceleraría el ritmo del flujo de dinero que llega a la economía.

Riesgo 3: El caos en el mercado de bonos

4
La Fed posee 1.7 billones de dólares en bonos del Tesoro. (Foto: Archivo)
3 riesgo  La Fed posee 1.7 billones de dólares en bonos del Tesoro. ✓  (Foto: Archivo)

Una de las medidas más comunes discutidas por funcionarios de la Fed es que el banco central implemente una tercera ronda de compras de activos, conocida como flexibilización cuantitativa o QE3. El programa podría darse bajo la forma de una mayor compra de bonos del Tesoro, valores respaldados por hipotecas o alguna combinación de ambos.

La propia Reserva Federal ha admitido que la compra de bonos del Tesoro conlleva algunos peligros. El banco central ya tiene una gran presencia en el mercado de bonos, una participación que representa 1.7 billones de dólares en bonos del Tesoro. En comparación, China posee alrededor de 1.2 billones de dólares en bonos del Tesoro, y Japón tiene cerca de 1.1 billones de dólares.

Si la Fed compra más bonos, los economistas dudan de qué forma el banco central será capaz de reducir o liquidar esas compras. Es posible que la incertidumbre pueda ahuyentar a otros grandes compradores de bonos, como China y Japón, advierte Jeffrey Bergstrand, profesor de finanzas en la Universidad de Notre Dame y ex economista de la Fed.

Pues si las tasas de interés suben rápidamente después, los compradores extranjeros estarían expuestos a pérdidas en sus inversiones.

"La Fed tiene esta enorme hoja de balance y no sabe muy bien cómo se deshará de todos esos valores más adelante. Eso le genera incertidumbre a los bancos centrales extranjeros y a los inversionistas que poseen algún tipo de instrumento estadounidense", señala Bergstrand. "Uno nunca sabe cuándo China y Japón dirán 'no queremos poseer estos valores' y esas cosas pueden dar un giro así de rápido".

Riesgo 4: Que no surta efecto

5
El mayor riesgo para la Fed es que el mercado ignore su impacto. (Foto: Archivo)
4 riesgo  El mayor riesgo para la Fed es que el mercado ignore su impacto. ✓  (Foto: Archivo)

Algunos sostienen que con las tasas de interés a niveles cercanos a cero, cualquier acción de la Fed tendrá poco o ningún efecto sobre la economía. "El mayor riesgo es que no funcione, y el mercado concluya que la Fed está perdiendo su impacto", explica Eric Lascelles, principal economista de RBC Global Asset Management.

Aparte de la compras de más activos, Bernanke ha delineado algunas otras opciones para aplicar un estímulo, pero esas alternativas también podrían tener resultados limitados.

La Fed, por ejemplo, podría decirle al público que planea mantener las tasas de interés a niveles cercanos a cero al menos hasta 2015, ampliando su previsión respecto al plazo actual, establecido en 2014.

Sin embargo, el organismo tendría dificultades para que su promesa sonara convincente, toda vez que el comité que fija las políticas sufrirá múltiples rotaciones hasta que llegue esa fecha. La Reserva Federal se arriesga a perder su propia credibilidad.

Otra opción implica reducir la tasa de interés que la Fed paga a los bancos por su excedente de reservas. Al presente, la Fed ofrece a los bancos una tasa de 0.25% por guardar su dinero extra en el banco central. Reducir esa tasa podría provocar que los bancos prefirieran poner esos fondos en otra parte.

Dado que los bancos cuentan ya con enormes reservas y eso todavía no se traduce en un impulso al gasto del consumidor, es poco probable que esa política logre una diferencia real.

"No importa lo que la Fed haga en estos momentos, tendrá poco impacto en las tasas de interés y en la economía", concluye Bergstrand. "Gastamos una enorme cantidad de tiempo discutiendo estas cosas, pero en realidad no importan en este instante".

La Fed tendrá su próxima oportunidad para actuar este miércoles, cuando su comité se reúna a puerta cerrada.