El peso mexicano gana fuerza ante crisis

Si los bancos centrales del mundo lanzan estímulos, el dólar bajaría a 12.8 pesos, según expertos; el diferencial de tasas y la estabilidad económica dan mayor atractivo a México en los mercados.
economia indicador  (Foto: Photos to go)
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

El peso mexicano seguirá beneficiado por los inversionistas y su apetito de rendimientos, ante el prolongado relajamiento de las condiciones monetarias globales que podría incluso acentuarse ante el frágil panorama fiscal de Europa.

Un sondeo elaborado por Reuters entre 18 analistas arrojó que la moneda mexicana cotizará dentro de un año en 12.80 unidades por dólar, según la mediana de los pronósticos, lo que implica una apreciación del 4.26% con respecto a su cierre del martes.

La cifra, sin embargo, supone un retroceso del 0.55% respecto a una encuesta previa de Reuters publicada en mayo y que veía al peso mexicano cotizando en 12.73 por dólar en un horizonte de 12 meses.

El resultado se basa en la expectativa de que los principales bancos centrales del mundo seguirán apostando por inyectar liquidez al sistema financiero, con la esperanza de impulsar un esquivo resurgimiento económico.

"El elemento primario para determinar qué va a pasar con las monedas en el largo plazo es dónde van los diferenciales de tasas de interés y eso no va a cambiar, se va hacer más latente y más extendido", comentó Enrique Alvarez, jefe de análisis de IDEAGlobal en Nueva York.

El Banco Central Europeo (BCE) podría confirmar el jueves el compromiso de su presidente, Mario Draghi, de hacer lo que sea necesario para proteger al euro, mientras que más tarde en la jornada se espera que la Reserva Federal de Estados Unidos dé señales de futuras medidas de estímulo monetario.

Sin embargo, el llamado periodo de condiciones monetarias "extraordinariamente" laxas empieza a transformarse, tras casi cuatro años, en una nueva normalidad para los mercados financieros, por lo que la preferencia por la moneda de México se funda en atractivos adicionales.

El Banco Central de México cumplió en julio tres años con su tasa de interés clave estacionada en 4.50% sin presiones para moverla, pese a un reciente repunte de la inflación que la entidad considera transitorio.

"Banco de México no bajará la tasa de interés y (...) hemos visto tanto a desarrollados como a varios países emergentes iniciando o continuando con ciclos de relajamiento y de bajas de tasas", destacó Juan Carlos Alderete, estratega de monedas en el grupo financiero Banorte-IXE.

Los pronósticos para el Banco sobre la tasa clave se suma a la escrupulosa ortodoxia de las autoridades financiera de México respecto a sus mercados financieros, que se encuentran entre los más libres de controles de capitales en el universo emergente.

México ha visto renovado su atractivo gracias a una demanda interna que retoma su potencial mientras la industria de Estados Unidos, el principal comprador de manufacturas locales, resiste bien una reciente desaceleración.

"Creemos que vamos a lograr un crecimiento de 3.7% anual este año y es un factor que los mercados sí han visto (...), el crecimiento va a seguir soportado por la demanda interna", agregó Alderete.

Nuevamente, el contraste de una economía más fuerte frente a la desaceleración observada en competidores directos como Brasil jugaría a favor del peso y de la deuda mexicana, uno de los activos favoritos de los inversionistas extranjeros.

La tenencia de deuda local en manos de extranjeros casi se ha quintuplicado desde el 2009 a un récord de 1.283 billones de pesos (unos 96,620 millones de dólares), según datos del Banco Central al 20 de julio.

No obstante, el camino hacia un fortalecimiento del peso seguirá encontrando su mayor obstáculo en su alta sensibilidad al sentimiento de los inversionistas, que continúan viendo en la crisis de deuda europea el epicentro de las turbulencias financieras.

Aunque analistas prevén un periodo de relativa calma en Europa hacia el último trimestre del año y la primera mitad del 2013, ningún escenario puede ser descartado.

"Los vaivenes, la volatilidad, definitivamente van a estar ahí, en particular si hay un tipo de explosión en Europa pero, aún cuando te pueda retroceder el peso a 14 o 15 por dólar, a largo plazo va a revertirse y va volver a apreciarse por este elemento de diferencial de tasas", indicó Alvarez.

Otros resultados de la encuesta indicaron que el peso mexicano cotizará en un mes a 13.25 por dólar; en 3 meses a 13.18 por dólar, y en seis meses a 13 unidades por billete verde.

 

 

Ahora ve
La Casa Blanca se niega a investigar a Donald Trump por acoso sexual
No te pierdas
×