El rescate financiero merodea en España

El país espera detalles de la ayuda del Banco Central para decidir si pide un salvamento económico; el presidente defendió el actuar del Gobierno frente a la crisis y está abierto a tomar más medidas.
rajoy  (Foto: CNN)
MADRID (CNN) -

El presidente del Gobierno español admitió este viernes por primera vez de manera implícita la posibilidad de pedir un rescate financiero a Europa, aunque dijo que primero quiere conocer las condiciones que se le impondrían. Las declaraciones de Mariano Rajoy, que compareció en una rueda de prensa para hacer un balance sobre los primeros siete meses de su Gobierno, se producen un día después de que el Banco Central Europeo dijera que podría comprar bonos españoles e italianos, pero sólo después de que los países pidan ayuda a la Unión Europea.

"Yo haré como siempre hago, lo que crea conveniente para el interés general de los españoles", dijo Rajoy en su primera respuesta directa al planeamiento presentado el jueves por el Banco Central Europeo.

"Yo lo que quiero es conocer cuáles son esas medidas (no convencionales), conocer lo que significan, conocer lo que pretenden, conocer si son adecuadas y entonces, a la vista de las circunstancias, tomaremos una u otra decisión, pero yo no tengo tomada ninguna decisión (...)", agregó.

Rajoy, que reconoció que no ha tenido una conversación directa con el presidente del BCE, también quiso insistir en que el gobernador del Banco Central dio a entender que "la zona euro no puede aceptar" diferencias como las actuales en los costos de financiación de los distintos países miembro.

El jueves, en una comparecencia conjunta con el primer ministro italiano Mario Monti, Rajoy esquivó hasta tres veces preguntas de periodistas sobre una eventual petición de ayuda, mientras su homólogo italiano sí contestaba reconociendo que no podía descartarse la solicitud.

"Rajoy no se ha mostrado tan contundente como en otras ocasiones cuando ha rechazado algún tipo de respaldo para la economía y eso es considerado positivo porque ello abriría el mercado del crédito en España y las empresas del país accederían a la financiación", dijo Estefanía Ponte, directora de Economía y estrategia de Cortal Consors.

Según Ponte, el mercado parte del planteamiento de que una ayuda a España no significaría un rescate convencional como los aplicados para Grecia, Irlanda y Portugal, y no supondría echar el cerrojo de los mercados para el país.

El diferencial de la deuda española a 10 años frente a su equivalente alemán se situaba en los 554 puntos básicos (pb) desde un nivel superior a los 600 pb inmediatamente posterior a la apertura del mercado, cuando el mercado continuaba mostrando su frustración por las palabras del presidente del BCE.

Carta a Van Rompuy

Tras la reunión mensual del BCE el jueves, su presidente Mario Draghi descartó el jueves la adquisición inmediata de bonos españoles e italianos por parte del BCE y las condicionó a que los Gobiernos implicados solicitasen la ayuda.

Por su parte, el rendimiento del bono referencial a 10 años cotizaba en torno al 6.92%, por debajo del nivel crítico del 7% alcanzado el jueves.

Adicionalmente, operadores destacaron que la amenaza de eventuales compras ya podría ser suficiente para ofrecer un soporte al mercado.

"Las expectativas eran excesivas tras los comentarios del presidente del BCE Mario Draghi la semana pasada. (Pero) nuestros economistas señalan que ha sido bueno oír que el BCE está abierto a intervenir en el mercado soberano con compras grandes si es necesario, renunciando además a su estatus de acreedor preferente", dijeron analistas de Unicredit.

Pese al rechazo de Draghi a conceder una licencia bancaria al fondo de rescate -que permitiría al fondo financiarse ilimitadamente con el BCE-, Rajoy envió una carta al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, insistiendo en que esa iniciativa sería un elemento positivo.

"En esta carta hablo de lo urgente: un sistema único de supervisión, un mecanismo de recapitalización directa de bancos, hablo de la necesidad de que la Unión Europea despliegue de manera flexible y eficiente los instrumentos para garantizar los accesos a la financiación, y presento una propuestas sobre unión bancaria y unión fiscal", dijo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Rajoy pidió que se debatan en octubre la unión fiscal y bancaria con el objetivo de que al menos el esquema de esta última se apruebe en el último Consejo Europeo, en el mes de diciembre.

"Creo necesario que se convoque una reunión del Eurogrupo, lo antes posible. En ella, el Eurogrupo debería tomar las decisiones necesarias para garantizar la irreversibilidad del euro", dijo Rajoy en la misiva.

Ahora ve
El papel que juega Corea del Sur en la histeria actual por el bitcoin
No te pierdas
×