Medicina en UE, más cara que enfermedad

Las medidas de austeridad agravan la desaceleración de algunos países de la zona, dicen economistas; los mercados están optimistas en espera de más estímulos monetarios de los bancos centrales.
suerte mercados  (Foto: Thinkstock.)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Las medidas de austeridad para contener los déficits fiscales en Europa cobran cada vez más víctimas al acentuar la recesión en diversos países de la eurozona, advierten economistas.

Los mercados parecen estar ajenos a este entorno al mantener un tono optimista, que sólo se justifica por la expectativa de que los bancos centrales de Estados Unidos y Europa aplicarán más estímulos monetarios, pero la duda de una rápida solución a la deuda crece día con día, subrayan.

A pesar del repunte que presenta los mercados accionarios y la disminución observada en los rendimientos de los bonos de España e Italia, la volatilidad va a continuar en el corto plazo ante el debilitamiento que presenta la economía europea y la falta de acuerdo entre las autoridades en torno la estrategia para enfrentar la crisis, dice Arturo Espinosa, estratega de Renta Variable de Análisis Santander.

Este lunes se anunció que la expansión económica de Japón se desaceleró más de lo esperado en el segundo trimestre, dado que un repunte en el gasto del consumidor empieza a perder impulso y que la crisis de deuda de Europa afecta a la demanda global, de acuerdo con datos oficiales.

Por su parte, el ministro de Finanzas de Italia, Vittorio Grilli, dijo este lunes que el Gobierno no logrará su objetivo de déficit para el 2012 por una expansión menor a la esperada, pero aseguró que no planea más recortes en el presupuesto porque el país está encaminado a cumplir sus metas con la UE.

Al observar la sensibilidad de los mercados frente a la idea de una prolongación del actual rally, es evidente que depende mucho de lo que hagan los banqueros centrales y la clase política y en ambos casos hay argumentos para ser escépticos, subraya Leonardo Armas, economista de Invex Grupo Financiero, en su informe semanal.

Para Walter Molano, economista en jefe de BCP Securities, Europa está en una encrucijada. Los inversionistas perdieron la confianza en el euro "y ellos están fluyendo por la puerta. Los mercados han estado convulsionados durante meses y parece que hay muy poco compromiso para corregir las cosas".

En cada cumbre hay grandes expectativas, con la esperanza de que se anuncie un gran plan, pero los resultados son escasos y a menudo insignificantes. En el corazón de la crisis hay una decisión binaria. Europa tiene que decidir si la moneda común es un régimen de cambio fijo o el medio para un objetivo mayor. La intención inicial era la segunda.

Sin embargo, el especialista resalta que la actual crisis financiera está ayudando a Europa a enmendar su camino y volver a su dialéctica de una mayor integración. Como siempre, el progreso es lento, pero es constante.

"Al final, Europa sabe que hay no hay vuelta atrás. Aunque algunos nacionalistas pueden pedir el regreso a las monedas nacionales, el colapso del euro sería similar a la caída del Imperio Romano. Podría anunciar una nueva era oscura, que ningún europeo está dispuesto a repetir".

Las condiciones de crecimiento siguen siendo magras. En Estados Unidos el fuerte elemento de incertidumbre que significan los ajustes fiscales programados para aplicarse a principios de 2013 y el letargo en su resolución -provocado principalmente por las elecciones presidenciales en noviembre- constituirán un lastre relevante para que el momento actual se propague.

Molano detalló que la debilidad europea afecta sin duda al crecimiento global, mientras que las autoridades no aprueban el uso de recursos de los fondos de estabilización para los países en problemas y el banco central europeo parece aún lento para apoyar a los mercados de deuda.

La posibilidad de un nuevo episodio de nerviosismo que presione los niveles de las tasas y apremie a las autoridades es elevada, advierte Molano.

"Las medidas que hasta ahora han adoptado las autoridades, no han logrado revertir el daño de la recesión en Europa y el estancamiento en EU. El entorno de debilidad económica no ha cambiado (...), tal vez el nerviosismo con el tamaño de la desaceleración es menor y los inversionistas aún apuestan a que las autoridades monetarias en Europa y en Estados Unidos emitirán medidas que enfriarán a los mercados" recalcó.

Leonardo Armas estima un escenario de crecimiento positivo pero bajo, con episodios de incertidumbre relacionados con las resoluciones en el terreno de la política. "En ese sentido, encontramos pocos argumentos para no ser escépticos ya que los problemas que enfrentan las autoridades son muy complejos y hasta ahora los resultados han sido pocos y muy lentos".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Arturo Espinosa, de Análisis Santander, menciona que a pesar del optimismo presente actualmente en los mercados mantiene una visión cautelosa en torno a Europa, debido a que la situación económica y financiera sigue siendo muy vulnerable y la estrategia del BCE, aunque permite ganar tiempo, no representa una solución a los problemas que enfrenta la zona del euro.

"La tendencia recesiva se sigue acentuando conforme las economías se han visto afectadas por las medidas de consolidación fiscal y por la elevada incertidumbre derivada de la crisis de deuda soberana", destaca.

Ahora ve
Los avances parecen aproximarnos a la revolución del reconocimiento facial
No te pierdas
×