Bonos extranjeros, apuesta incierta

La desaceleración ha afectado los rendimientos de los títulos en divisas distintas al dólar; para que la inversión brinde frutos se recomienda limitarla al 15% del portafolio de bonos.
inversion extranjera  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Carla Fried
NUEVA YORK -

Los inversionistas ávidos de renta que buscan aumentar sus carteras han estado recurriendo a bonos extranjeros, por obvias razones. La rentabilidad del 4.2% que ofrece un fondo promedio de bonos en moneda extranjera eclipsa el rendimiento de los bonos estadounidenses por aproximadamente 1½ puntos porcentuales. Últimamente, sin embargo, ese ingreso adicional se ha logrado a un alto precio.

Como las tasas de interés y las divisas han oscilado violentamente en medio de la desaceleración económica mundial y la crisis crediticia europea (los rendimientos de la deuda italiana a 10 años han pasado de 7.3% a 4.8% para volver a subir a 5.8% en los últimos nueve meses), los fondos de bonos extranjeros también se han visto sacudidos.

El fondo cotizado SPDR Barclays Capital International Treasury Bond ETF, poseedor mayoritariamente de deuda pública extranjera, ha caído un 4% desde septiembre pasado, aniquilando con creces su rendimiento del año anterior.

Los fondos de bonos de mercados emergentes han sido aún más asustadizos, perdiendo un 4.6% tan sólo en mayo ante los temores de que la desaceleración de China afectara el crecimiento en las economías desarrolladas.

Dado que se supone que los bonos deben añadir afianzamiento - no inestabilidad - a tu cartera de inversiones, surge la pregunta si la deuda extranjera en realidad vale la pena. La respuesta es sí, siempre y cuando se cumplan ciertas pautas:

Limita tu exposición. Tony Rodríguez, co-director de renta fija en Nuveen Investments, indica que los inversionistas en última instancia necesitan la diversificación global y los rendimientos que ofrecen los títulos extranjeros. Pero recomienda limitar esta participación a un 15% de tu portafolio de bonos.

Desde 1985, esta conservadora asignación o distribución de activos ha recogido aproximadamente el 96% de los rendimientos de una estrategia de bonos más agresiva del tipo ‘40% en bonos extranjeros / 60% en nacionales', al tiempo que ha sido un 20% menos volátil, según Morningstar.

Cubre tus posiciones en divisas. No es sólo el rendimiento adicional lo que le ha dado un impulso a los bonos extranjeros. También ha contribuido el largo declive del dólar estadounidense.

Entre 1972 y 2011, una cesta de bonos de 19 mercados extranjeros obtuvo una rentabilidad anualizada de 4.6%, según un estudio realizado por Credit Suisse. Sin embargo, si esas inversiones se hubieran cubierto - un proceso en el que los gestores de fondos venden la misma cantidad de moneda extranjera que compran para adquirir bonos extranjeros - esa misma cesta habría logrado una rentabilidad anualizada de 3.1%.

Entonces, ¿cuál es el objetivo de cubrirse? Porque la cobertura produjo un portafolio que osciló un 60% menos que un enfoque sin cobertura en los últimos 40 años. Además, en caso de que no lo hayas notado, el dólar se ha fortalecido en el último año, en gran parte porque los inversionistas globales ven a los activos denominados en dólares como un refugio seguro.

¿No crees que esta tendencia se mantenga? ¿O tal vez mitigar el riesgo no es tu único objetivo? Entonces quédate con los fondos sin cobertura de mercados desarrollados. Pero considera cubrir, en cambio, los fondos que poseen deuda de mercados emergentes, ya que hay una mayor volatilidad en esos mercados y monedas, aconseja Kathy Jones, estratega de renta fija en el Centro Schwab de Investigación Financiera.

Puedes hacerlo a través de un fondo como el Fidelity New Markets Income. John Carlson, reconocido en 2011 como "gestor del año" en Morningstar, limita la exposición de este fondo a moneda extranjera en no más del 20%.

Considera los fondos de gestión activa. La mayoría de los índices de bonos basan su exposición por país en el valor total de la deuda global. Eso significa que los fondos indexados te expondrán sobre todo a los países más grandes y a los mayores deudores.

Los dos principales sitios donde invierte el S&P/Citigroup Index International Treasury Bond, por ejemplo, son Japón y Alemania, cuyos bonos a 10 años ofrecen una rentabilidad de 0.8% y 1.3% - apenas una brizna para los inversionistas en instrumentos de renta fija. Entre sus primeros cinco también están los bonos de Italia que está ahogada en deuda.

"Los fundamentales a largo plazo en las economías más pequeñas son el sitio donde vemos valor", comenta Peter Wilson, co-gestor del fondo Wells Fargo Advantage International Bond Fund. Entre las asignaciones por país más importantes de su portafolio de 1,700 millones de dólares están Canadá y Australia.

Canadá tiene menos deuda como porcentaje de su PIB que Estados Unidos, mientras que la economía de Australia está en camino de crecer a una tasa de 3.4% este año, frente a sólo el 2% de Estados Unidos. Además, los bonos australianos a 10 años ofrecen una rentabilidad 1½ puntos por encima de las notas del Tesoro estadounidense... dulce música para los oídos de los cazadores de renta fija.

Ahora ve
Barack Obama sorprende a niños con una bolsa gigante de regalos
No te pierdas
×