Mercados, inquietos por la Fed y el BCE

Los inversionistas esperan acciones decididas de los bancos centrales de EU y Europa: analistas; la pasividad puede generar volatilidad en las variables financieras en el corto plazo, advierten.
draghi bernanke  (Foto: Cortesía CNNMoney.com)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Los mercados financieros están listos para cobrarle a Europa y a Estados Unidos la falta de acción y sus cuestionables esfuerzos para solucionar los problemas de deuda y déficit fiscal que enfrentan.

Analistas consideran que existe la expectativa de que en la reunión de este viernes en Jackson Hole, Wyoming, el presidente de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, Ben Bernanke, se sirva de ese escenario para enviar una señal de que pronto habrá un nuevo estímulo monetario.

Sin embargo, la mayoría descarta un anuncio inmediato, por lo que la reacción de los mercados será turbulenta, con ajustes en variables como tipos de cambios, tasas de interés y en los índices accionarios, pero de corta duración. Así, el interés recaerá automáticamente en la próxima reunión del Banco Central Europeo (BCE).

Wall Street tiene altas expectativas de que Bernanke haga una declaración audaz sobre la política futura.

Después de todo, el jefe de la Fed aprovechó su discurso de Jackson Hole en 2010 para insinuar una segunda ronda de alivio cuantitativo o QE2. Muchos esperan que la Fed pronto implemente una tercera ronda de compras de activos para impulsar aún más la economía, y como efecto secundario, propulsar al mercado de valores.

"Los mercados están esperando alguna pista, una señal que les sugiera que la Fed se embarcará en un nuevo programa de estímulos, prácticamente para la próxima reunión que es en septiembre, y si no hay nada podría haber cierto desencanto en los mercados", dice el economista en jefe de Scotiabank, Mario Correa.

Pero también reconoce la posibilidad de que no se concrete un anuncio este viernes. Incluso al interior de la Junta de Gobierno de la Fed hay dudas respecto a lo que se debe hacer y se han expresado preocupaciones respecto a las consecuencias que pudiera haber respecto a las acciones que tomen, además de que los datos económicos recientes no han sido tan malos.

Si es necesario aplicar más estímulos, Correa considera que "es necesario retomar tasas de crecimiento más elevadas en EU, Europa y en el mundo, y si eso se puede conseguir a través de un mayor estímulo, creo que cada vez es más poco claro, está en duda, porque la política monetaria se ha usado mucho más allá de los límites convencionales".

Para el analista de CIBanco, Mario Copca, el mercado buscará alguna señal de que habrá un nuevo estímulo monetario, pero seguramente será una reunión meramente catedrática y el presidente de la Fed será cuidadoso de no emitir una señal equivocada.

"Habrá un efecto negativo en los mercados si no se da el anuncio o la señal que esperan de mayores estímulos monetarios, que creo no son necesarios porque la economía ha ido mejorando lentamente, y hoy previo al proceso electoral no creo que sea conveniente para la Fed un QE3".

Mientras, Pablo López Sarabia, coordinador de Estudios Económicos de Banamex, agrega que la revisión al alza del PIB de EU y el Libro Beige dejan dudas de que algo relevante pasará este viernes en Jackson Hole.

"En esa reunión se han hecho dos anuncios de relajamiento monetario y hacer otro le daría mucho peso a una reunión que no tiene un carácter formal, sino académico. Además, la economía de EU tiene margen y respiro y no se ve la urgencia de hacer estimulos", subraya.

De no haber señales, ni anuncios, habría desencanto, "pero el mercado genera a veces ciertas expectativas que al corregirse ocasionan volatilidad y movimiento y esta fecha marca el inicio de una serie de decisiones (que se tomará) en septiembre", indica.

López Sarabia destaca que el mercado genera más expectativas sobre la Fed que sobre la próxima reunión del Banco Central Europeo (BCE). "Todos quieren relajamiento monetario, la pregunta es si será efectivo porque los dos incentivos anteriores al parecer no han dado resultados".

Entonces, cuestiona el economista de Banamex, para qué inyectar más 'medicina' si el impacto ha sido limitado.

"Por eso muchos dicen que es preferible ver la recuperación que va teniendo la economía de EU antes de inyectar más y no generar una decepción mayor, porque prácticamente se van eliminando instrumentos con los cuales pueden generar incentivos en la economía. Más bien la urgencia es resolver el precipicio fiscal y que se combine con un esquema de relajamiento monetario".

Europa, en la mira de los inversionistas

La ausencia de Mario Draghi en la reunión de Jackson Hole, EU, puede dar la señal de que el presidente del BCE trabaja en definir alguna medida de acción monetaria no convencional, que podría ser una recompra de bonos con algún esquema sofisticado que no implique directamente que se otorgue financiamiento directo a los gobiernos que enfrentan problemas, como es el caso de España, agrega López Sarabia.

Estima que es urgente que se tomen medidas para resolver la crisis en la eurozona. Desde agosto perdieron la oportunidad de generar incentivos y cada vez que posterguen medidas se "va cerrando la ventana" y hace que la crisis se agudice.

"Muchas de las medidas que van a implementar las pudieron haber hecho desde hace algunos meses atrás, pero se han contaminado más por una cuestión política y ha habido una especie de aletargamiento para tomar decisiones, porque los costos políticos son muy altos", sentencia.

Mario Correa, de Scotiabank, resalta la discrepancia en la eurozona en torno a los temas de política económica y es entendible que el presidente del BCE haya cancelado su asistencia a Jackson Hole.

Si una recompra de bonos contribuya a generar mayor crecimiento de largo plazo, "en el mejor de los casos puede verse como una medida para ganar tiempo, en lo que se tienen resultados de otro tipo de ajustes, pero no creo que represente una solución de largo plazo", subraya Correa.

Europa está atravesando por momentos muy difíciles, porque tienen que lograr de alguna forma la consolidación fiscal en un entorno económico de recesión en varios países y el ajuste fiscal complica las perspectivas para el crecimiento.

"Hay una situación bastante delicada en Europa, sin que se contemple hasta el momento una solución definitiva de largo plazo, por eso los mercados han estado con vaivenes muy pronunciados en los últimos meses a lo largo de año y medio y en esta segunda parte del año en lo que se refiere al entorno global, hay riesgos muy claros en el horizonte".

Ahora ve
¿La ciencia puede responder si la homosexualidad tiene razones biológicas?
No te pierdas
×