El BCE alista ‘salvavidas’ para el euro

El Banco Central Europeo renunciará a derechos para poder adquirir deuda de países en problemas; el programa contempla medidas para evitar que la mayor emisión de dinero dispare la inflación.
Mario Draghi italiano  (Foto: Cortesía CNNMoney)
FRÁNCFORT (CNN) -

El Banco Central Europeo (BCE) está dispuesto a eximir de su estatus de acreedor preferente a los bonos públicos que comprará bajo un nuevo programa de compra de títulos que anunciará el jueves, dijeron este miércoles fuentes de bancos centrales. El BCE dijo en agosto que comenzaría a comprar nuevamente bonos españoles e italianos para aliviar la presión sobre los costos de endeudamiento de esos países, pero sólo si ellos buscan ayuda primero del fondo de rescate de la zona euro y cumplen con estrictas condiciones.

Más detalles sobre el plan serán revelados por el presidente del BCE, Mario Draghi, tras la reunión de política monetaria del jueves.

"Hay un problema si los bancos centrales insisten en el estatus de acreedor preferente, porque mientras más intervenga el sector público en el mercado de bonos, menor interés tendrán los inversores privados", dijo una de las dos fuentes de bancos centrales que habían visto los documentos preparatorios para la reunión.

"Es por eso que el BCE aceptará pari passu (alocución en latín que significa 'con igual paso')", agregó la fuente, en referencia al hecho de que el BCE será tratado entonces en forma igualitaria a los acreedores privados en caso de cese de pagos, cuando un acreedor preferente tiene prioridad para recuperar el dinero que prestó a una entidad si ésta se declara en bancarrota. 

El tema será discutido por miembros del consejo del BCE cuando se reúnan durante la noche del miércoles y la mañana del jueves.

Las dos fuentes también dijeron que el BCE apuntará a esterilizar nuevas compras de bonos del Gobierno, pero una de ellas agregó que dicha medida era más una opción que un deber.

Hasta ahora, el BCE ha neutralizado todas sus compras de bonos del Gobierno para mitigar la amenaza inflacionaria al tomar depósitos que pagan intereses de bancos todas las semanas, que igualan la cantidad que gasta en los bonos.

Al no esterilizar las compras, el BCE abriría la puerta al alivio cuantitativo o a compras de activos directamente, una política aún más expansiva que la que Estados Unidos, Gran Bretaña y Japón ya están usando, pero a lo que podría oponerse fuertemente el Bundesbank alemán.

El Banco Central germano ya ha manifestado públicamente su oposición a los nuevos planes de compra de bonos, afirmando que eso rompería con el tabú del BCE de financiar directamente a los países de la zona euro.

En la esperada conferencia de prensa de Draghi tras la reunión de política monetaria, el italiano no dará detalles a los inversores sobre el procedimiento de las compras, ni sobre metas para tasas de interés ni para límites, sostuvieron las fuentes.

El consejo del BCE quería tener algo de espacio de maniobra para decidir sobre una base caso por caso, comentó una de las fuentes. La otra afirmó que el consejo vigilará las compras muy de cerca.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Una de las fuentes dijo que la reunión de política monetaria se concentrará principalmente en el nuevo programa de compra de bonos, lo que significaba que "no habría tiempo para discutir tasas de interés", que se encuentran actualmente a su mínimo nivel histórico del 0.75%.

La otra fuente tampoco preveía un recorte de tasas.

Ahora ve
El juez Daniel Urrutia reprueba la Ley de Seguridad Interior
No te pierdas
×