Escepticismo en Alemania por plan de BCE

Políticos alemanes y la prensa acogieron con reservas la noticia del programa de compra de bonos; destacaron la labor de Mario Draghi para garantizar la vida de la moneda única.
alemania-edificio-.jpg  (Foto: Jupiter Images)
BERLÍN (Notimex) -

Mientras los mercados y el resto de Europa celebraron el plan del Banco Central Europeo (BCE) anunciado el jueves para salvar el euro, en Alemania las reacciones fueron contrastantes, pues hubo críticas y escepticismo, pero también alguna voz positiva.  El día después de que el presidente del BCE, Mario Draghi, anunciara la compra ilimitada de los bonos de Estado de países en crisis con fecha de caducidad a tres años, la prensa y los políticos alemanes acogieron la noticia con cierto escepticismo.

El diario de centroizquierda Süddeutsche Zeitung escribió en su editorial de este viernes que "el BCE no deja ninguna duda acerca de que quiere salvar el euro a cualquier precio".

"Draghi dijo que el euro es irreversible, pero esta frase no le compete al presidente de un banco central, sino a un miembro del gobierno que tiene que representar la población", añadió.

El diario conservador, Frankfurter Allgemeine Zeitung, cercano al mundo alemán de las finanzas, sentenció de manera rotunda que tras este anuncio, "en la eurozona ya no hay frontera entre la política fiscal y monetaria".

El diario sensacionalista Bild, protagonista de una campaña euro-escéptica, tituló: "Ayuda ilimitada para los países en crisis", e interpretó que esto sería como entregar a España e Italia "un cheque en blanco".

El rotativo financiero Handelsblatt dio prioridad al presidente del Banco Central alemán (Bundesbank), Jens Weidmann, el único miembro del Consejo de Gobierno del BCE en oponerse a la iniciativa.

El Handelsblatt denunció "las deficiencias democráticas de los salvadores del euro", tras constatar que el BCE es independiente, y no tiene que justificar sus medidas frente a la población, pero esta iniciativa -aseveró- implica riesgos reales para los ciudadanos.

También entre los políticos conservadores alemanes prevalecieron las críticas, a pesar de que tanto la canciller federal Angela Merkel y el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, se esforzaron en destacar la independencia de la Torre del Euro, en referencia al BCE.

Peter Gauweiler, miembro del partido socialcristiano bávaro CSU, condenó que la operación del BCE viola los tratados europeos.

"Estas decisiones contradicen lo que fue claramente establecido en los tratados de Maastricht y Lisboa, es decir la prohibición del financiamiento público por parte del BCE", dijo Gauweiler al diario Passauer Neue Presse.

"Draghi construye así una burbuja financiera enorme en Europa y pone en peligro el euro en su conjunto", denunció el político liberal Jörg-Uwe Hahn al diario Handelsblatt.

"Pido al gobierno alemán que, al fin de lograr claridad, presente una causa contra las decisiones del BCE frente al Tribunal europeo", insistió.

También otro representante liberal, el célebre euroescéptico Frank Schäffler, dijo que luego de estas iniciativas el BCE se convertirá en un "bad bank", es decir un banco malo lleno de papeles basura.

Sin embargo, el economista Peter Bofinger, miembro del consejo del gremio así llamado de los Sabios alemanes en Economía, defendió la medida de emergencia como una necesaria "medicina intensiva".

Boefinger recordó que los altos intereses que España e Italia están obligados a pagar para refinanciarse, "anulan todos los esfuerzos que se están haciendo en estos países para sanear sus finanzas públicas. Esto es peligroso".

La Deutschen Gewerkschaftsbundes, es decir la federación alemana de sindicatos, apoyó la iniciativa como "una medida de emergencia necesaria", en palabras de su presidente, Michael Sommer, quien exigió a los países intervenidos "pasos claros".

Ahora ve
Gracias a la inteligencia artificial, la NASA descubre sistema de ocho planetas
No te pierdas
×