Brasil reduce los costos de la energía

Con la medida el país busca revitalizar la estancada economía y contener la inflación; las tarifas de consumidores industriales bajarán 28% y de los residenciales un 16.2%.
dilma rousseff  (Foto: AP)
BRASILIA (CNN) -

Brasil anunció este martes planes para reducir fuertemente los impuestos sobre las tarifas de la electricidad y abaratar el costo de la energía para industrias y clientes residenciales a partir del 2013, la última medida de la presidenta Dilma Rousseff para revitalizar la estancada economía del país. El ministro de Energía, Edison Lobao, dijo que los recortes, que comenzarán el 5 de febrero de 2013, de impuestos para generadores y distribuidores de energía, que fueron reportados por Reuters en mayo, reducirán "drásticamente" los costos de producción del país. Las tarifas de consumidores industriales bajarán un 28% y las de residenciales un 16.2%.

"Ésta es la mayor reducción de tarifas de electricidad que el país haya jamás visto", dijo Rousseff tras firmar las medidas ante líderes empresariales en Brasilia.

"Reducir (el costo de) la energía genera un efecto sistémico sobre toda la economía. Va a mejorar la participación del país en la disputa internacional, reducir la inflación y estimular las inversiones", añadió.

Una electricidad más barata ayudará a contener presiones inflacionarias el próximo año, cuando la economía brasileña debería acelerar su crecimiento. Y sobre todo, ayudará a las empresas brasileñas asfixiadas por altos costos de producción a mejorar su competitividad en el extranjero.

Las empresas brasileñas enfrentan el tercer mayor costo de electricidad del mundo.

Las medidas anunciadas este martes favorecerán a grandes consumidores como siderúrgicas, fabricantes de aluminio y petroquímicas.

Brasil, la sexta mayor economía del mundo, ha estado al borde de la recesión desde mediados del 2011, en la medida que los elevados impuestos, una moneda excesivamente apreciada y otros problemas estructurales frenaron la que fue una de las economías emergentes más dinámicas del mundo.

Rousseff anunció en los últimos meses recortes de impuestos para sectores estancados como la industria automotriz. Reducir los impuestos sobre la electricidad es parte de la estrategia de su Gobierno para aliviar el elevado costo de hacer negocios en Brasil y estimular la economía.

La industria de electricidad en Brasil incluye empresas estatales como Eletrobras y multinacionales como AES Corp o GDF Suez. Tres cuartas partes de la oferta brasileña proviene de generación hidroeléctrica. El resto es nuclear, térmica y eólica.

Los precios de la electricidad son un importante componente del llamado "Costo Brasil", una mezcla de impuestos, elevadas tasas de interés, costos laborales, cuellos de botella de infraestructura y otros asuntos que han vuelto menos competitiva a la mayor economía de América Latina.

Tras una década de fuerte crecimiento, Brasil creció por debajo del promedio de América Latina en el 2011 y en lo que va del 2012.

Si la iniciativa da resultado, Rousseff planea usar medidas similares para reducir impuestos en otras industrias en los próximos meses, dijeron a Reuters fuentes del Gobierno.

Renovación de concesiones

Para asegurar continuas inversiones en generación, el ministro de Energía anunció la renovación de 20 concesiones para generadores de electricidad que caducarán entre el 2015 y 2017 y representan alrededor de la quinta parte de la capacidad de generación del país.

Según el actual sistema de concesiones de Brasil, el Gobierno debe recibir los activos eléctricos al final del período de las concesiones y puede licitarlos al mejor postor o operarlos por su cuenta.

Si las concesiones no son renovadas, Eletrobras y otros generadores brasileños como CESP o Cemig tendrán que volver a competir contra empresas que podrían tener más efectivo. Eletrobras perdió el año pasado una disputa por 3,500 millones de dólares contra la china Three Gorges por Energias de Portugal.

Alivio para industrias

La energía más barata será un alivio para las grandes industrias de Brasil, golpeadas por la desaceleración de la economía mundial.

El gigante minero Vale y la siderúrgica CSN, dos de los mayores consumidores de electricidad del país, se enfrentan a una caída de la demanda. El mineral de hierro cayó un 50% durante el último año y los precios del acero retrocedieron una quinta parte o más.

El costo promedio de la energía en Brasil era de 180 dólares por megavatios/hora en el 2011, superado únicamente por Italia y Eslovaquia, según el centro de estudios independiente Fundación Getulio Vargas (FGV).

Los elevados costos contribuyeron a un estancamiento de las inversiones en industrias de alto consumo. Pese a los yacimientos de bauxita y aluminio de Brasil, no se ha sido construida ninguna fábrica de aluminio desde 1985 y dos plantas existentes cerraron, según la FGV. La electricidad representa un 35% de los costos de producción de la industria.

Alcoa Inc, el mayor productor de aluminio del mundo, ha estado discutiendo con el Gobierno durante años para intentar bajar los costos de la electricidad y ha considerado reducir su presencia en Brasil después de 50 años.

Paulo Skaf, el presidente de la poderosa Federación de las Industrias del Estado de Sao Paulo, aplaudió las medidas sobre electricidad y dijo que permitirían la recuperación de varios sectores que se habían vuelto "inviables" como el aluminio.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los inversores buscaron acciones en empresas que podrían beneficiarse de una energía más barata, en lugar de las de generadoras. El índice de acciones de electricidad de la Bolsa de Sao Paulo borró su avances durante el anuncio y operaba con una caída de 0.49% a media jornada.

 

Ahora ve
Los hechos económicos que marcaron a México durante el 2017
No te pierdas
×