Bancos centrales, lejos de disipar dudas

Su actuación frente a la crisis que se desató en 2008 no ha demostrado efectividad, según analistas; advierten que los estímulos monetarios se agotaron y que ahora deben atacar el problema fiscal.
dólar euro  (Foto: AP)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Los bancos centrales del mundo han aplicado una serie de políticas monetarias desde 2008 con la intención de paliar los efectos de una de las crisis más profundas y devastadoras para la economía mundial y los sistemas financieros desde la Gran Depresión de 1929.

A cuatro años de la quiebra de Lehman Brothers, las acciones inéditas que han aplicado los bancos centrales -inyecciones de liquidez, recompras de bonos, compras directas de bonos de países endeudados, operación twist y tasas de interés prácticamente en ceros- no han apoyado la falta de crecimiento económico y la recuperación del empleo, coinciden economistas.

La crisis financiera se ha prolongado hasta el punto en que el remedio más efectivo de política monetaria ha sido agotado, dice el Director Ejecutivo de Administración de Activos y Análisis y Estrategia Económica del Grupo Financiero BX+, Manuel Guzmán Moreno.

Tan solo la Reserva Federal (Fed por sus siglas en inglés) posee 2.3 billones de dólares en bonos del Gobierno estadounidense y deuda relacionada con hipotecas. Esta cifra equivale a casi dos veces el Producto Interno Bruto de México (PIB).

Sin embargo, todavía hay que agregar un nuevo y agresivo programa de estímulos en el que se compromete a adquirir 40,000 millones de dólares en deuda hipotecaria por mes y a seguir comprando activos hasta que mejore sustancialmente el panorama para el empleo de EU.

Este programa de estímulos que anuncio ayer la Fed es incluso más grande de lo que muchos inversionistas habían anticipado, dada su naturaleza abierta y vinculada a la evolución del desempleo.

La tasa de referencia de los principales bancos centrales del mundo, -Fed, el Banco Central Europeo (BCE), el Banco de Inglaterra (BoE) y el Banco de Japón (BoJ)- ha disminuido a mínimos históricos.

A raíz de este agotamiento, las instituciones centrales han ideado nuevas maneras de seguir estimulando la economía, una de ellas es la expansión de activos en la hoja de balance, es decir, comprar bonos del público.

Así, los activos del Banco Central Europeo se han duplicado, mientras que los de la Fed se han triplicado y los del BoE han crecido 286%, agrega Guzmán Moreno, de Bx+.

¿Funcionan los estímulos monetarios?

"Eso es algo que muchos economistas alrededor del mundo deberíamos estarnos preguntando", destaca Mario Correa, economista en jefe de Scotiabank. Menciona que una opinión muy recurrente es que hubiera sido peor no hacer nada.

"Eso nunca lo sabremos y el hecho es que las economías -especialmente EU- no acaban de dar la vuelta en términos de la actividad económica. El crecimiento que hemos observado se explica por toda esta serie de medidas de emergencia que han sido, en muchos casos, experimentales, que no tienen punto de referencia con el pasado y han sido hasta cierto punto desconocidas".

Probablemente han ayudado a que la recesión no se agravara, "pero hay que empezar a preguntarse también si no se están generando tantas distorsiones en los mercados que (esas medidas) son las que están impidiendo que se dé una reactivación más en forma", subraya.

Ejemplo de las distorsiones que comenta son las tasas de interés en mínimos históricos y el hecho de que estén tan bajas busca abaratar los costos del consumo y la inversión y promover que estos aumenten, para detonar un mayor ritmo de crecimiento.

"El problema con las tasas es que también son el pago que reciben los ahorradores por invertir y que hoy en día es negativo en términos reales; en su ahorro están perdiendo poder adquisitivo, esto representa una distorsión en la economía y no queda claro que efectos pueda tener este tipo de distorsiones. A final de cuentas ya llevamos 4 años y no se acaba de superar la crisis".

Para Peter Bo Kiaer, estratega de Saxo Bank, el que la tasa de la Fed permanezca baja hasta 2015 podría provocar una caída de los mercados. "Esto es lo primero y lo más importante, dado que sólo sirve para que las compañías en apuro sigan vivas por más tiempo y mantiene la presión sobre los márgenes en las compañías con mejor desempeño".

En segundo lugar, extiende el sufrimiento a los jubilados, dado que su pan de cada día -el rendimiento sobre sus ahorros- continuará siendo inexistente. Tiene como resultado que el consumo privado de este grupo tan significativo está sufriendo mucho.

"El patrimonio es alrededor de 20% menor de lo que sería si la rentabilidad no se hubiese mantenido en un nivel tan bajo durante tanto tiempo. Por lo tanto, las medidas de la Reserva Federal son en realidad contraproducentes", indica el especialista.

Política monetaria, única arma utilizada contra la crisis

En estos 4 años, el herramental contra la crisis ha sido puramente de carácter monetario, durante la cual la Fed ha pasado por diversos alivios cuantitativos desde los QE1, 2, las operaciones twist y ahora un tercer alivio monetario, agrega Raymundo Tenorio Aguilar, director de las carreras de Economía de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey Campus Santa Fe.

"Las medidas de orden monetario han sido la mejor medicina para un enfermo que está en terapia intensiva y sigue en recuperación. En EU se han aplicado medidas monetarias, a diferencia de Europa en donde los ajustes han sido fiscales y medidas más severas, más profundas, en medio de una recesión".

No obstante, destaca que los estímulos monetarios fueron efectivos en su momento. Pararon la recesión y lo más importante es que no alentaron la inflación, que "es lo peor que hubiera podido ocurrir", pero ahora hay que establecer políticas de corte fiscal.

Los estímulos monetarios funcionaron en sus primeras versiones, cuando realmente todo mundo estaba atrapado y se necesitaba algo de oxígeno, puntualiza el director para América Latina de Moody´s Analytics, Alfredo Coutiño.

"Esos estímulos vinieron a dar oxígeno a consumidores, instituciones, a los mercados y a la economía en general, pero cada vez que se implementaba uno su efecto en la economía se iba reduciendo. De tal forma que ahora el efecto que tienen los estímulos monetarios es de corto plazo y es solo en los mercados financieros porque la economía real continúa estando prácticamente estancada", subraya.

Hablar de un nuevo estímulo monetario por parte de la Fed lo único que vendrá a hacer es estimular el mercado bursátil y las ganancias irán a los grandes inversionistas que están apostando en la bolsa.

"Pero eso no ayudará a los consumidores endeudados, ni a las empresas que están teniendo grandes problemas, para colocar su producción y ya prácticamente se ha llegado a un punto que los estímulos monetarios tienen un efecto de corto plazo y el efecto se queda solo en los mercados financieros y no se trasmite a la economía real", advierte Coutiño.

Opina que habrá una salida de la crisis si los ajustes se llegan a realizar el próximo año y por ajustes se refiere al fiscal y una moderación del estímulo monetario. "Son cambios que no se han hecho y resultan necesarios, ya que el déficit de EU sigue estando en un nivel bastante alto y de riesgo y en Europa siguen elevados".

Mario Correa, de Scotiabank, resalta las dudas que existen de que los estímulos estén funcionando como se desea.

"Probablemente se han quedado cortos, probablemente se esté viendo -con los datos y con la experiencia que se ha tenido en estos años- que se han instrumentado estímulos muy fuertes con resultados relativamente escasos en términos de generación de empleos y de ahí el cuestionamiento si la política monetaria tiene instrumentos efectivos para perseguir una meta de empleo".

Si el panorama para el mercado laboral no mejora sustancialmente, el comité seguirá con sus compras de títulos de agencia respaldados por hipotecas, realizará compras adicionales de activos y empleará sus otras herramientas según sea apropiado, hasta que se alcance tal mejora en un contexto de estabilidad de precios", dijo la Fed en su comunicado.

Según refirió CNNMonex, mientras tanto, los bancos están sentados sobre 1.5 billones de dólares en excedente de reservas y no han estado muy dispuestos a prestar ese dinero. De hecho, las bajas tasas de interés hacen que sea más difícil para ellos obtener ganancias sobre nuevos préstamos.

Con todo, algunos economistas opinan que la QE3 podría ser moderadamente útil. Pues podría impulsar el mercado accionario al alza. También podría apoyar la incipiente recuperación en el mercado inmobiliario.

La economía estadounidense creó 96,000 empleos en agosto, cifra inferior a los 125,000 puestos que se esperaban, llevando la tasa de desocupación a 8.1% en ese mes desde el 8.3% registrado en julio.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El martes 11 de septiembre, la calificadora Moody's Investors Service dijo que Estados Unidos puede perder su calificación de deuda Aaa si las negociaciones del presupuesto del próximo año no producen una tendencia a la baja del ratio de la deuda sobre el Producto Interno Bruto (PIB) del país.

Por su parte, la Oficina del Censo en EU dijo este miércoles que la tasa de pobreza en ese país fue del 15% en el 2011, estadísticamente sin cambios respecto del 15.1% registrado en 2010. Esto implica que cerca de 46.2 millones de estadounidenses vivían en la pobreza el año pasado, también estable respecto del año anterior.

Ahora ve
Este gel permite un mejor estudio sobre el comportamiento del cáncer
No te pierdas
×