Obama reta a China ante la OMC

El Gobierno de EU presentó una denuncia contra el país asiático por subsidiar al sector automotriz; la medida fue criticada por el republicano Mitt Romney, que pidió mano dura con el país asiático.
obama hu  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Charles Riley
HONG KONG, (CNN) -

El Gobierno estadounidense de Barack Obama presentó el lunes una queja ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), alegando que China ha subsidiado ilegalmente las exportaciones de automóviles debilitando a los proveedores estadounidenses.

La queja acusa a China de otorgar 1,000 millones de dólares en subsidios ilegales a exportadores de automóviles y autopartes entre 2009 y 2011, según un alto funcionario del Gobierno.

El Gobierno de Obama dice que los beneficios otorgados a las empresas chinas violan la prohibición de la OMC sobre los "subsidios supeditados a la exportación".

En respuesta, China presentó su propio caso contra Estados Unidos el lunes, según la OMC. Los detalles de la denuncia no estaban disponibles inmediatamente.

La OMC es la organización mundial que arbitra las disputas comerciales entre las naciones.

La industria automotriz de China ha crecido rápidamente en la última década a medida que la creciente clase media de China ha convertido a la nación en el mayor mercado para las compras de autos en el mundo. General Motors ahora vende más coches en China que en Estados Unidos.

En los últimos años, los exportadores chinos han logrado elevar rápidamente sus envíos de autopartes a la mayor economía del mundo, según la denuncia del Gobierno de Obama. La Casa Blanca estima que hasta 60% de los exportadores de autopartes chinos se benefician de los subsidios, lo que dificulta la competencia a las compañías estadounidenses.

China prácticamente no exporta automóviles ensamblados a Estados Unidos, pero la exportación de autopartes chinas está teniendo un gran impacto en los empleos estadounidenses. La industria de piezas en Estados Unidos emplea a muchos más trabajadores que las automotrices que montan y venden los automóviles terminados.

En un caso relacionado presentado en julio, el Gobierno lanzó una queja contra China ante la OMC por más de 3,000 millones de dólares en derechos que Pekín impuso a las exportaciones de automóviles de Estados Unidos.

En la interconectada economía global, el comercio es cada vez más importante para el trabajador estadounidense promedio. Las exportaciones pueden proporcionar empleos en sectores desde la agricultura y las aeronaves hasta el cine y la manufactura. En cambio, las industrias estadounidenses enfrentan una creciente competencia en las importaciones, lo que obliga a las empresas más débiles a abandonar el negocio.

El déficit comercial de Estados Unidos con China, su socio comercial más importante -y polémico-, se amplió a un récord de 280,000 millones de dólares el año pasado, y está en camino de incrementarse aún más este año.

El candidato presidencial republicano Mitt Romney criticó la última acción de Obama contra China como demasiado poco y demasiado tarde.

"La credibilidad del presidente Obama sobre este tema hace tiempo que desapareció. Yo no esperaré hasta los últimos meses de mi presidencia para enfrentarme a China, ni lo haré sólo cuando los votos estén en juego", dijo en un comunicado.

Sin embargo, el Gobierno de Obama puede señalar algunas victorias respecto a China. Éstas incluyen, lograr que Pekín permita que su moneda, el yuan, aumente en valor en comparación con otras divisas, en lugar de mantenerla vinculada al dólar.

Eso ha reducido una de las ventajas clave que los exportadores chinos tienen al competir con las empresas estadounidenses: Cuando el yuan está subvaluado, reduce el costo de los productos chinos, dando a esos productos una ventaja competitiva en el mercado.

Desde que China aflojó la paridad con el dólar, el yuan ha ganado cerca de 8% en valor.

El Gobierno de Obama también dice que se está poniendo estricto con China. Ha presentado más casos comerciales en su contra que el Gobierno de Bush, ganando disputas para proteger a una variedad de industrias, como la de los neumáticos.

Pero los críticos de la política comercial de Estados Unidos con China dicen que se necesita hacer más, incluso si eso desata represalias.

La queja automotriz de la Casa Blanca se produce a medida que el presidente Obama dirige nuevamente su campaña hacia Ohio, un estado saturado de proveedores de autopartes y trabajadores de la industria.

La manufactura, la industria automotriz y su rescate son temas centrales de la campaña presidencial, y Ohio es crucial para los planes de reelección del presidente.

Aunque la queja se produce pocos meses antes de las elecciones, las fricciones entre Estados Unidos y China por el comercio no son nuevas. La industria automotriz ha sido un punto particularmente problemático, y ambas partes han intercambiado duras críticas en los últimos años.

Mitt Romney, el candidato republicano, ha tomado una postura combativa hacia China. El ex gobernador de Massachusetts se ha comprometido a calificar a China como un "manipulador de divisas" e impondría aranceles a las exportaciones del país hacia Estados Unidos.

Algunos observadores temen que si Romney sigue adelante con sus planes, podría estallar una guerra comercial entre las dos megapotencias económicas.

Chris Isidore de CNNMoney, y Jessica Yellin y Lothian Dan de CNN contribuyeron a este reporte.

Ahora ve
Con su música, estas monjas rockeras quieren inspirar al mundo
No te pierdas
×