Regulación bancaria, con paso de tortuga

Las autoridades enfrentan la falta de un marco global y la complejidad legal, advierten expertos; Europa parece avanzar más rápidamente que EU en la definición de reglas para el sector bancario.
jpmorgan  (Foto: CNN)
Yussel González
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La falta de coordinación entre los reguladores, la complejidad de las leyes y la intromisión de la política complican el proceso de supervisión a los grandes bancos a cuatro años de la crisis financiera, advierten especialistas.

"En algunos temas es un caso de políticas y otro de complejidades y coordinaciones entre muchos países sobre la aplicación e implementación de las leyes y requerimientos", apunta Irene Finel-Honigman, académica de finanzas internacionales de la Universidad de Columbia.

Tras el estallido de la crisis financiera en septiembre de 2008 aparecieron intentos por regular al sector bancario como la iniciativa Dodd-Frank en Estados Unidos y Basilea III, de carácter internacional, pero aún falta un marco de coordinación global entre los reguladores. 

"La dificultad para las autoridades en este punto es si la comunidad de reguladores llegarán a puntos en común sobre supervisión a los bancos, y eso es un obstáculo para llegar a un marco común", apunta Arvind Krishnamurthy, académico de la escuela de negocios Kellogg de Northwestern University.

Incluso, los reguladores estadounidenses han tenido diferencias sobre cómo aplicar la regla Volcker, una de las partes más candentes de la ley Dodd-Frank, que busca prohibir a los bancos las operaciones bursátiles arriesgadas para su propio beneficio, y planean dar a conocer una versión definitiva de la normativa a fines de este año. 

Con ese panorama, la iniciativa Dodd-Frank, que limitaría las prácticas riesgosas en Wall Street, se encuentra empantanada y es calificada de confusa, mientras que Basilea III, que pretende aumentar el capital de los bancos, apenas entrará en efecto en 2013 y estará completamente en funcionamiento en 2019, en el supuesto de que todos los países la suscriban.

Además, los reguladores se enfrentan a la intromisión de la política en el proceso de regulación a los bancos e instituciones financieras. 

"El problema con la ley Dodd-Frank es que aún está en proceso de ser escrita, y son 2,000 páginas que deben ser traducidas en directrices específicas. Cuando vamos a la historia, y vemos la ley Glass-Steagall de 1934, vemos que sólo tenía 33 páginas y era bastante clara", apunta Finel-Honigman.

La experta agrega que el problema que hay en Estados Unidos es que en vísperas del proceso electoral "todo se ve a través de las elecciones", cuando "hemos visto en Europa, Francia y en Grecia lo que sucede cuando la política interviene en decisiones que deben ser independientes de los temas políticos".

La ley Glass-Steagall de 1934 buscaba separar las actividades de la banca de inversión y la banca comercial, aunque finalmente fue desechada en 1999 por el Congreso estadounidense. Sin embargo, los reguladores de Europa y Gran Bretaña parecen estar actuando en ese sentido. 

Si bien Estados Unidos no avanza mucho en la normativa -dos tercios de la ley Dodd-Frank aún están por implementarse-, las autoridades británicas han avanzado más con la regla Vickers, que busca la separación entre banca de inversión y minorista, mencionan los expertos.

"Creo que si comenzamos a ver regulaciones más fuertes en todos los aspectos de la banca, probablemente saldrá del Reino Unido y Europa antes que de Estados Unidos", dice la experta de la Universidad de Columbia.

La denominada regla Vickers pretende evitar que el rescate de los bancos recaiga sobre los contribuyentes.

"Uno de los beneficios de la separación (entre banca minorista y de inversión) es que haría más fácil para las autoridades pedir a los acreedores de los bancos, de ser necesario, compartir las pérdidas, en lugar de pedírselo a los contribuyentes", dice el reporte final de la Comisión Bancaria Independiente de Gran Bretaña, encabezada por el economista Sir John Vickers y que dio origen a la normativa que lleva su nombre.

Además, la Comisión Europea creó un grupo especial en enero de este año encabezado por Erkii Liikanen, gobernador del Banco de Finlandia, para examinar posibles reformas estructurales al sector bancario europeo.

En general, el grupo busca una combinación entre las regla Vickers británica y la regla Volcker estadounidense, de acuerdo con reportes del Financial Times. Se espera que a inicios de octubre próximo el grupo especial presente sus recomendaciones a la autoridad europea.

Ahora ve
La compra de Fox y otras predicciones acertadas de ‘Los Simpson’
No te pierdas
×