El futuro incierto de España

Desde que el BCE anunció su plan de rescate, los costos de endeudamiento de España han disminuido; un rescate implica comprometerse con más reformas presupuestarias y ser supervisados por el MEDE.
españa bandera  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Catherine Tymkiw
NUEVA YORK -

Esta es una semana importante para España. El país, que está haciendo todo lo posible para evitar un rescate financiero, presentó este jueves el presupuesto para 2013 que se enfoca en reducir el déficit y recortar el gasto del Gobierno. Y el viernes se divulgarán los resultados de las pruebas de solvencia de sus bancos, lo que podría darles a los inversionistas una idea más clara de cuán graves son los problemas de la banca española.

Un rescate parecía inevitable hace unos meses, cuando los costos de financiamiento del país se mantenían en niveles insosteniblemente altos. Pero desde que el Banco Central Europeo (BCE) anunció un plan de intervención, esos costos de endeudamiento han bajado considerablemente. Hace sólo dos meses, el rendimiento de la nota española a 10 años estaba por encima del 7.6%.

Pero se avecinan otra vez problemas. Cataluña, la región más rica de España, dijo el miércoles que celebrará elecciones en noviembre, dos años antes de lo previsto. Y las protestas anti-austeridad en Madrid se tornaron violentas en anticipación al anuncio del presupuesto del Gobierno. Esta noticia contribuyó a elevar el rendimiento del bono español a 10 años arriba del 6% por primera vez en semanas.

Los analistas también señalan que hablar no basta y se precisan acciones más concretas. El BCE no ha hecho nada todavía, y España tiene algunos problemas fundamentales que necesita superar antes de estar fuera de peligro.

"El crecimiento (de España) probablemente será débil durante un periodo prolongado", prevé Ben May, economista de la firma londinense Capital Economics. "Será necesaria más austeridad".

La nación ibérica ha estado en recesión desde abril y los analistas creen que la situación empeorará antes de mejorar.

El Banco de España indicó el miércoles que espera que la actividad económica en el segundo trimestre siga debilitándose. Estimó que el Producto Interno Bruto (PIB) se contraerá un 1.3%. Este sería el tercer trimestre consecutivo de contracción.

Con un desempleo en niveles récord de casi 25%, se necesita con urgencia la creación de empleo. Mientras tanto, el primer ministro español, Mariano Rajoy, dijo en julio que el país recortaría 65,000 millones de euros (mde) del presupuesto durante un lapso de tres años, aumentando los impuestos y reduciendo la burocracia.

"Hay un alto nivel de deuda del sector privado, está en curso un proceso de desapalancamiento de las empresas y los hogares", advierte Ben May. "Incluso si España tuviera costos de endeudamiento manejables, no es el fin de sus problemas".

Sin embargo, España tiene una opción. Gracias al BCE, el Gobierno podría pedir un rescate. Pero eso requeriría comprometerse con reformas presupuestarias y la supervisión exterior a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) o de su predecesor, el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF).

El ministro de Economía, Luis de Guindos, dijo durante la presentación del presupuesto del 2013 que el gobierno aún analiza las condiciones del programa de compra de bonos del BCE.

Hasta el momento, Rajoy se ha resistido al rescate. "Él no quiere ir a mendigarle a la Unión Europea. No creo que lo hagan voluntariamente", señala Nick Stamenkovic, estratega de mercado de RIA Capital Markets en Edimburgo.

¿Y por qué habría de hacerlo? Los bajos costos de financiamiento han ayudado a aliviar la presión sustancialmente, pero eso podría terminar siendo una jugada peligrosa.

Si los rendimientos de los bonos continúan subiendo como lo hicieron el miércoles, Rajoy quizás se vea obligado a buscar un rescate en términos menos que favorables. Stamenkovic cree que es inevitable. "La pregunta es cuándo (pedirán el rescate) y qué se le pedirá a cambio".

Los inversionistas también tendrán una mejor idea de la salud del sistema bancario español cuando los cuatro grandes de la contabilidad -KPMG, Deloitte, Ernst & Young y PricewaterhouseCoopers- presenten sus auditorías el viernes.

En junio, España solicitó hasta 100,000 mde como un colchón de capital para sus bancos atribulados, a lo que siguió una solicitud formal al Eurogrupo, los 17 países que usan el euro como moneda común.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) había estimado previamente que los bancos españoles necesitarían alrededor de 40,000 mde, mientras que otros habían calculado la cifra más cercana a los 60,000 mde.

Pero el diablo está en los detalles. Andrew Fraser, analista de crédito bancario de Standard Life Investments, señala que los bancos están cuestionando los supuestos que se utilizan para justificar esa cifra. Y May puntualiza que "si tienes una estimación muy pequeña, es porque se basa en una evaluación optimista". Por lo tanto, la cifra tal vez no ilustre el cuadro completo.

Los inversionistas también parecen nerviosos. El índice de referencia de la bolsa española IBEX 35 ha caído casi 5% desde el comienzo del año, convirtiéndose en uno de los dos principales mercados de valores del mundo en caer en 2012. (China, es el otro).

Además, las acciones del banco español BBVA listadas en la bolsa estadounidense se han desplomado más de un 7% en lo que va de año. Sin embargo, los títulos del Banco Santander han subido 4%.

Ahora ve
Con esta tecnología, la NASA analiza el impacto de los incendios en California
No te pierdas
×