Desempleo en EU, caída temporal

En septiembre la tasa de desocupación fue de 7.8%, el nivel más bajo de la administración Obama; sin embargo, no se puede ignorar el contradictorio crecimiento del PIB de apenas 1.3%.
desempleo eu  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Stephen Gandel
NUEVA YORK -

Septiembre fue un mes ordinario en lo relativo al crecimiento del empleo, o fue uno de los mejores meses en casi tres décadas. Curiosa disyuntiva, pero las cifras laborales que reportó Estados Unidos para el mes ofrecen evidencia para ambas interpretaciones.

El mes pasado, los empleadores dijeron que añadieron 114,000 trabajadores a sus nóminas. Una cifra modesta, pero tampoco está mal.

La tasa de desempleo, sin embargo, registró una caída considerable. En septiembre, la tasa de desocupación en Estados Unidos se redujo a 7.8%, desde un 8.1%. Ese es el nivel más bajo registrado desde que Obama asumió la presidencia.

Entonces, ¿en qué dato creer? ¿La recuperación sigue negándose o finalmente está despegando? La respuesta depende de cómo se calcula la tasa de desempleo.

Las cifras provienen de una encuesta aplicada a los hogares. La tasa de desempleo puede bajar debido a que más personas tienen trabajo (estupendo),  pero también puede bajar si un número creciente de personas responden que han dejado de buscar trabajo (no tan estupendo). Y durante gran parte del año pasado, la principal razón de la caída de la tasa de desocupación (que alcanzó el 10% a finales de 2009) ha sido precisamente esa disminución de la fuerza laboral.

Eso cambió el mes pasado. La fuerza laboral, por primera vez en años, creció considerablemente, sumando 418,000 personas más. Y por otro lado, el número de personas en Estados Unidos que dijeron estar desempleadas disminuyó en 456,000.

El resultado fue uno de los más rápidos descensos en la tasa de desempleo no sólo en la presidencia de Obama, sino también en las últimas décadas.

El problema es que si sumamos esos dos números, la economía parece haber añadido 873,000 puestos de trabajo sólo en septiembre.

Ese ritmo de crecimiento del empleo, sin embargo, parece inverosímilmente elevado, sobre todo si tenemos en cuenta otros indicadores de la economía. Por ejemplo, el PIB está creciendo apenas un 1.3%. Esto sugiere un crecimiento del empleo de alrededor de 125,000 puestos, y no siete veces esa cifra.

Es más, la encuesta de los hogares varía mucho. Razón por la cual la mayoría de los economistas no suelen prestarle mucha atención aparte de reparar en la tasa de desocupación. Y las cifras de este mes parecen más cuestionables de lo habitual.

Septiembre siempre es un mes extraño cuando se trata de la fuerza laboral. Es cuando los estudiantes de secundaria y los universitarios regresan a la escuela. Para dar cuenta de ese sesgo, la Oficina de Estadísticas Laborales hace ajustes estacionales, aumentando el número de adolescentes y adultos jóvenes en la fuerza laboral.

Pero algo extraño sucedió este año. Hartos de un difícil mercado laboral, parece que esos estudiantes-trabajadores abandonaron su empleo antes de lo habitual. El número de la población juvenil de 16 a 24 años de edad en la fuerza laboral se redujo en más de 1 millón en agosto. Septiembre, por tanto, registró una caída en la fuerza laboral mucho menor de lo habitual. No obstante, eso no impidió que el Gobierno realizara sus ajustes estacionales.

En total, el Departamento de Trabajo indica que, ajustados a la estacionalidad, había 448,000 adolescentes y adultos jóvenes más en la fuerza laboral en septiembre respecto a los que había en agosto. En el mejor de los casos, esa es probablemente una exageración. De cualquier manera, explica ese salto en la fuerza laboral.

¿Qué pasa con los otros 425,000 empleos creados en el mes? Bueno, hay cierta evidencia para creer que ese número también se infló. El número de personas que tomaron empleos de tiempo parcial porque no pudieron encontrar trabajos de tiempo completo aumentó en 582,000. Así que todas esas personas se cuentan como población ocupada, pero ciertamente no tienen los trabajos que desean.

Esto es lo que probablemente ocurre: Hasta este mes, la encuesta de los hogares ha mostrado un crecimiento del empleo más débil que la encuesta de los empleadores y otros datos económicos. Lo que vimos en septiembre fue probablemente una nivelación de esa disparidad.

Si combinamos este mes con los últimos cinco meses, obtenemos un crecimiento del empleo promedio en el último semestre de 157,000 plazas. Una cifra muy parecida a la que arrojó la encuesta de empleadores y sólo ligeramente más alta que el número implícito en el PIB.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Algunos teóricos de la conspiración han dicho que la Casa Blanca alteró la tasa de desempleo para asegurarse de que descendiera por debajo del 8% justo antes de las elecciones. De hecho, parece que la tasa de desempleo se ha inflado durante algún tiempo, y que Obama debería haber recibido el crédito por reducir la tasa por debajo del 8% meses atrás.

Pero lo que también es cierto es que ahora que estamos por debajo del 8%, la tasa de desempleo probablemente no caiga mucho más en el corto plazo. Para ello, la economía tendría que estar produciendo más de 150,000 empleos al mes. Cualquier sugerencia de que la recuperación ha dejado su paso de tortuga, todavía parece ser un espejismo económico...y numérico.

Ahora ve
Diego Luna asegura que los políticos no están representando a los mexicanos
No te pierdas
×