Obama, con mejor récord de empleo que GE

Las críticas del ex CEO de la firma al mandatario son erróneas, dice Stephen Gandel; durante su estadía en General Electric, Jack Welch no se distinguió por proteger el empleo.
jack welch  (Foto: Cortesía Fortune)

Jack Welch, expresidente ejecutivo de General Electric (GE), ha atacado la noción de que el presidente estadounidense Barack Obama y sus políticas están creando empleos.

El viernes, en un mensaje enviado a través de Twitter, Welch acusó al Gobierno, refiriéndose a él como "estos chicos de Chicago", de cambiar la cifra en el reporte mensual de empleo, que mostró que la tasa de desempleo había caído al nivel más bajo desde que Obama asumió el cargo.

En el pasado, Welch ha dicho que la experiencia de Mitt Romney en los negocios lo convierte en un mejor candidato que Obama para poder crear empleos desde la Oficina Oval.

"Romney debería arrasar (con la elección)", dijo Welch a Piers Morgan de CNN, en mayo. "Cuando observes las cualificaciones (de Romney), compáralo con alguien que estaba repartiendo panfletos como organizador comunitario".

Welch, como Romney, ha tenido una destacada carrera empresarial. Sin embargo, en lo que respecta a la creación de empleos, el historial de Obama parece ser mucho mejor que el del ex ejecutivo de GE durante las dos décadas que estuvo a cargo de una de las compañías más grandes del mundo.

GE perdió casi 100,000 empleos mientras Welch estuvo al frente de la compañía; una gestión que se extendió durante dos de los periodos más fuertes de crecimiento económico en la historia empresarial estadounidense.

Welch, quien junto con su esposa Suzy ha escrito artículos para Fortune, asumió el cargo de CEO de GE en 1981. En ese momento, el gigante industrial tenía 411,000 empleados. Cuando Welch dejó la compañía después de 20 años, tenía sólo 313,000 empleados.

"El efecto de la reestructuración masiva de Welch fue dejar a miles de empleados de GE sin trabajo", escribió Robert Slater en Jack Welch and the GE way.

Por otro lado, el presidente Obama, desde que asumió el cargo durante una crisis financiera, parece haber sido un creador modesto de empleos o un ligero perdedor de ellos, dependiendo de los datos que se analicen.

En enero de 2009, según la encuesta de individuos de la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS, por sus siglas en inglés), había más de 142 millones de personas empleadas en el país. El viernes, el BLS reportó que la cifra se había elevado a casi 143 millones en septiembre: una ganancia de alrededor de 800,000 empleos, o menos del 1%, desde que Obama asumió la presidencia.

Pero incluso si analizamos la encuesta de BLS que analiza a los empleadores -la cual es más estrecha porque omite, por ejemplo, a las personas que trabajan por su cuenta, según algunos economistas­- la economía sólo ha perdido 61,000 empleos con Obama, lo cual aún supera al registro de Welch en GE.

Welch dice que durante su gestión en GE las ganancias se multiplicaron por cinco y los ingresos por diez. La capitalización de mercado de la compañía se multiplicó por 30. Cien dólares invertidos en GE cuando Welch se convirtió en presidente ejecutivo de la compañía en abril de 1981 habrían valido 5,112 dólares cuando se retiró.

Además, Welch dice que una buena porción de la reducción del personal ocurrida cuando él estaba en GE no fue resultado de despidos masivos, sino de las ventas. Por ejemplo, cuando GE vendió su división aeroespacial en 1992 a Martin Marietta, transfirió 37,000 empleos en el trato. Sin embargo, en aquel entonces Norman Augustine, entonces presidente ejecutivo de Martin Marietta, dijo al New York Times que el acuerdo casi seguramente resultaría en despidos.

Pero incluso si descuentas los empleos que Welch dice que no fueron eliminados sino transferidos hacia otros empleadores, aun así parece que GE recortó unos 30,000 puestos durante la gestión de Welch.

"Cambiamos la mezcla", dice Welch. "Vendimos una gran cantidad de empresas manufactureras intensivas en mano de obra para favorecer los negocios tecnológicos".

Curiosamente, parece que el historial de empleo de Welch sigue aproximadamente al de Obama. En los primeros cuatro años en que Welch fue presidente ejecutivo de GE, la compañía perdió 112,000 empleos. La plantilla de GE finalmente tocó fondo en 1994 con 216,000 empleados, es decir, casi 200,000 menos que cuando Welch asumió el cargo de CEO.

Welch añadió empleos durante los próximos siete años, antes de abandonar el cargo de presidente ejecutivo en 2001, pero, a diferencia de Obama, no los suficientes como para compensar los que se perdieron en sus primeros años. Es más, sólo 12,000 de los 97,000 empleos que Welch creó en GE fueron en Estados Unidos; el resto fue en el extranjero.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Por supuesto, la comparación del historial de empleo de Welch como presidente ejecutivo de una empresa pública y de Obama en la Oficina Oval realmente no es justa. Como presidente de Estados Unidos, Obama no puede contar como parte de su total los puestos de trabajo que la recuperación de la economía estadounidense seguramente creó en el extranjero en los últimos dos años. Obama tampoco puede excluir los empleos que fueron enviados al extranjero.

Pero lo que queda claro al considerar la gestión de Welch y de otros líderes de negocios como él es que la noción de que tener éxito en los negocios se traduce en saber cómo o incluso en tener mucha experiencia en crear empleos es una idea engañosa por decir lo menos. "Nunca me hice pasar como una agencia de empleo", dice Welch.

Ahora ve
Autoridades de EU investigan si hubo fraude antes del hackeo a Equifax
No te pierdas
×