Antigüedad, enigma de la reforma laboral

La propuesta que discute el Senado no ataca prácticas ilegales en el mercado de tercerización; urge definir criterios para el cumplimiento de pagos al IMSS bajo nuevos esquemas, dicen expertos.
CAJA DESEMPLEADO  (Foto: Getty)
Viridiana Mendoza Escamilla
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La antigüedad laboral es un tema en el que no se ha profundizado durante la discusión de la reforma laboral, denuncian analistas consultados por CNNExpansión. 

Para los trabajadores mexicanos, la posibilidad de que la antigüedad laboral quede asentada en la empresa para la que trabajan resulta importante porque influye de manera directa en los derechos a compensación correspondientes en caso de despido.

Por otro lado, existe también la creencia de que la antigüedad influye al momento de definir la pensión al momento de retirarse.

"A menos que se trate de una pensión otorgada directamente por la empresa para la que se trabaja, la antigüedad influye en el retiro sólo con el pago de las obligaciones que se pagan al IMSS o ISSSTE, es decir, mientras los patrones cumplan al reportar esas cotizaciones durante el tiempo que el empleado trabaje con ellos, no importa si las semanas necesarias para jubilarse se trabajaron en una empresa o en 10 o más", señala Ricardo Martínez, socio de la práctica laboral en Baker&McKenzie.

Así los trabajadores únicamente deben asegurarse de que su patrón realice los pagos correspondientes para que las semanas cotizadas queden registradas a efectos de reunir las necesarias para una pensión en el régimen de 1973 (500 semanas) o en el de 1997 (1,250 semanas).

Sin embargo, el tema se torna más complejo cuando se analiza el impacto de los cambios en los esquemas de contratación en la manera de contabilizar la antigüedad.

Por ejemplo, si un trabajador es contratado para laborar dos horas al día, es probable que una semana de trabajo no quede asentada de la misma manera que quedará la de un trabajador que cubre una jornada diaria de ocho horas.

"Los legisladores necesitan tener una visión panorámica de lo que implican los cambios en los esquemas de contratación, será necesario que se generen nuevas vías para contabilizar el tiempo laborado ante el IMSS para los esquemas temporales y por horas, eso tomará más tiempo si no se discute durante la aprobación de la iniciativa de ley", alerta Gerardo Palomar, director de programas de Derecho del Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe.

La antigüedad en el outsourcing

La iniciativa que discute el senado contempla en su artículo 39-E que cuando concluyan los períodos de prueba o de capacitación inicial y subsista la relación de trabajo, ésta debe considerarse por tiempo indeterminado, computándose el tiempo transcurrido para efectos de antigüedad.

Sin embargo, en la actualidad, algunas de las empresas que operan ilegalmente con figuras de simulación jurídica no permiten que los empleados generen antigüedad.

"En las empresas legales de outsourcing ya existía la antigüedad para los trabajadores subcontratados. Como las firmas de tercerización son los patrones y quienes extienden un contrato por tiempo indefinido, los trabajadores ya generaban antigüedad por ley, el problema es que hay compañías simuladoras que extienden contratos temporales ilegalmente y no permiten que el trabajador genere antigüedad para efectos de compensación en caso de despido", señala Ricardo Martínez, de Baker&McKenzie.

De acuerdo con el especialista, no es que exista una omisión en la discusión de la Ley Laboral en materia de antigüedad, lo que ocurre es que no se ponen los candados adecuados para que las empresas que brindan servicios de tercerización lo hagan de manera legal.

 "Las malas prácticas no se combaten de manera directa y eso hace que los simuladores puedan seguir operando con prácticas ilegales, como el registro de sueldos menores, o las altas y bajas de los empleados a efecto de evitar el pago de las obligaciones al IMSS", señala el abogado.

Al respecto, Gerardo Palomar Coincide al señalar que existen prácticas que no dejan una huella jurídica y que no se pueden combatir de manera directa.

La antigüedad de un trabajador se toma en cuenta también en caso de despido. De acuerdo con la Ley del Trabajo vigente, si un empleado que es despedido de manera injustificada (que su rescisión no esté basada en las 15 causales previstas por la ley) tiene derecho a tres meses de su salario como compensación y 20 días de salario integrado por año laborado, además de sus partes proporcionales de aguinaldo, fondo de ahorro y vacaciones. Esta compensación se mantuvo sin cambio en la discusión de la Reforma Laboral.

Ahora ve
Ricardo Anaya explica por qué rechaza la Ley de Seguridad Interior
No te pierdas
×