2012: año de estímulos monetarios

EU, Europa, Inglaterra, China, Japón y Suiza batallaron para evitar la debacle económica global.

La Reserva Federal

1
En diciembre expira la llamada Operación Twist de la Reserva Federal, por lo que anunció un plan de compra de bonos del Tesoro a largo plazo.
bernanke  (Foto: Cortesía CNNMoney)

El Banco Central estadounidense se enfrentó en 2012 a una economía con una recuperación lenta y altas tasas de desempleo. En repetidas ocasiones, la Reserva Federal indicó que la economía mantenía un crecimiento "frustrantemente lento", y los inversores esperaron en más de una ocasión que la entidad que comanda Ben Bernanke lanzara una nueva ronda de estímulos.

La Fed presentó en septiembre un fuerte alivio monetario en el que se comprometió a comprar 40,000 millones de dólares en deuda hipotecaria por mes hasta que mejorara el panorama para el empleo en los Estados Unidos.

Para diciembre, anunció la compra de 45,000 millones de dólares al mes en bonos del Tesoro a largo plazo una vez que expire la llamada "Operación Twist" (vender bonos a corto plazo para adquirir papeles a largo plazo).  

El objetivo de estas dos últimas medidas es mantener una presión a la baja sobre las tasas de interés de largo plazo y así alentar a la economía.

Además, en su reunión de política monetaria de ese mismo mes, el Banco Central estadounidense decidió dar mayor prioridad al combate al desempleo, por ello, anunció que mantendría la tasa de interés en mínimos mientras la desocupación permanezca por encima del 6.5%. Hasta noviembre, la tasa de desempleo fue de 7.7%.

El Banco Central Europeo

2
Mario Draghi compareció en una rueda de prensa tras la baja de las tasas  de interés del BCE. (Foto: Reuters)
mario draghi BCE euro crisis  (Foto: Reuters, )

En 2012 la crisis alcanzó a España y a Italia, y puso a ambos países en riesgo de un rescate financiero ante el aumento en sus costos de financiamiento. Por ello, se elevaron las voces que pedían una intervención más contundente del Banco Central Europeo para evitar una catástrofe. El Banco Central Europeo, que comanda el italiano Mario Draghi, respondió con un plan de compra de bonos para reducir los costos de endeudamiento de los países de la eurozona en problemas financieros.

Pese a que el plan como tal no ha entrado en acción porque requiere que los países soliciten un rescate a sus socios europeos, Draghi señaló el 23 de noviembre pasado que el proyecto ayudó a que vuelva la confianza a la eurozona y ayudó a España e Italia a completar sus requerimientos de financiamiento en el año.

Además de ello, en febrero pasado, el BCE lanzó una segunda ronda de financiamiento a los bancos, conocida como Long-Term Refinancing Operation (LTRO), medida que buscó evitar el colapso del sistema financiero europeo.

También instauró un recorte de tasas en julio que llevó su tasa de referencia al mínimo de 0.75%.  

Previo al anuncio del plan de compra de bonos, España había acaparado los reflectores al solicitar en junio de 2012 ayuda para su atribulado sector bancario que resultó afectado tras el estallido de una burbuja inmobiliaria, por lo que quedó inundado de créditos morosos.

La solicitud de ayuda llevó a especulaciones de que el Gobierno de Mariano Rajoy podría solicitar un rescate a sus socios europeos similar al de Grecia, Irlanda o Portugal.

El BCE lanzó las medidas anticrisis al tiempo que reiteraba sus llamados a los líderes europeos a tomar acciones para frenar la crisis. El 24 de mayo pasado pidió un "salto" de imaginación política para salvaguardar el futuro de la eurozona.

El Banco de Inglaterra

3
Mervyn King abandona la dirección del Banco de Inglaterra el próximo año.  (Foto: AP)
mervyn king  Mervyn King abandona la dirección del Banco de Inglaterra el próximo año. ✓  (Foto: AP)

El Banco Central que comanda Mervyn King se topó con una debilitada economía británica ante los embates de la crisis en la eurozona, por lo que estuvo durante nueve meses en recesión, de la que salió gracias al fuerte gasto generado en los Juegos Olímpicos.   En julio pasado, el Banco de Inglaterra lanzó una ronda de estímulo para comprar activos por 50,000 millones de libras pese a haberlo cancelado apenas dos meses atrás argumentando mayores riesgos inflacionarios.

De esta forma, el Banco de Inglaterra aumentó sus compras de activos de 325,000 millones a 375,000  millones de libras esterlinas (603,000 millones de dólares). Además, mantuvo su tasa de interés en un mínimo récord de 0.5%.

El 6 de diciembre pasado, el Banco decidió no aliviar más su política monetaria ante el salto en la inflación en octubre a 2.7%. Sin embargo, los analistas están divididos sobre cuándo extenderá el Banco Central el alivio cuantitativo. Aunque no se espera que haya más estímulos hasta febrero, cuando la entidad publique su próximo informe económico.

Además de ello, Gran Bretaña acaparó reflectores por nombrar a un extranjero para presidir el Banco de Inglaterra tras la salida de Mervyn King en julio próximo. Designó a Mark Carney para el puesto, quien actualmente preside el Banco de Canadá.

El Banco de Japón

4
El Banco Central nipón batalla con una persistente deflación.  (Foto: AP)
masaaki shirakawa  El Banco Central nipón batalla con una persistente deflación. ✓  (Foto: AP)

Con Japón batallando con una persistente deflación y una debilidad económica que finalmente derivó en recesión en el tercer trimestre del año, el Banco Central del país enfrentó crecientes presiones durante el año para tomar medidas parecidas a las de la Reserva Federal. En septiembre y octubre, el Banco Central nipón relajó su política monetaria consecutivamente, una medida que no se observaba desde 2003, y que en ese momento elevó las alertas de que Japón se dirigía irremediablemente a una recesión.

En septiembre, el Banco de Japón expandió su programa de compra de activos en 10 billones de yenes a 80 billones de yenes, sólo una semana después de que la Reserva Federal develara su nuevo plan de compra de activos, y dos semanas después de que el Banco Central Europeo anunciara su último plan de compra de bonos.

Sin embargo, para octubre el Banco Central que encabeza Masaaki Shirakawa aumentó sus compras de activos en 11 billones de yenes a 91 billones de yenes.

En esa ocasión, el Banco Central también develó un plan para otorgar a los bancos financiamiento a largo plazo.

La economía nipona sufrió en este año una caída en sus exportaciones ante la crisis europea y la disputa por unas islas con China. Además, el Banco Central lucha contra una caída generalizada en los precios, por lo que en febrero se comprometió a llegar a una inflación de 1%.

Por estos factores, el Banco de Japón enfrentó fuertes presiones del Gobierno para aliviar más la política monetaria. Incluso el líder de la oposición, y quien posiblemente será el próximo primer ministro nipón, Shinzo Abe, pidió un estímulo monetario más audaz al advertir que el país no podrá restaurar su solidez financiera a menos que derrote la deflación.

Abe pide un alivio "ilimitado" para alcanzar una meta de inflación de 2%, el doble del actual objetivo del Banco de Japón.

El Banco Popular de China

5
La competencia feroz entre bancos deja a las entidades con pequeños márgenes de interés. (Foto: Archivo)
Yuan China  (Foto: Archivo)

El 5 de julio pasado el Banco Central de China recortó sus tasas de interés por segunda ocasión en dos meses en un intento por apuntalar la economía del país, que se encuentra en desaceleración. La medida involucró la reducción en la tasa clave de préstamos en 31 puntos base a 6% y el recorte un recorte las tasas de depósitos en 25 puntos al 3%.

Para evitar una desaceleración más abrupta, el Banco Central también redujo la cantidad de liquidez que los bancos deben mantener como reserva. Por ello, el 12 de mayo pasado, anunció un recorte de 50 puntos base en el ratio de requerimiento de reserva bancario.

Las medidas buscaban apuntalar a la economía china, que se desaceleró por séptimo trimestre consecutivo entre julio y septiembre ante el desvanecimiento de la demanda local y extranjera.

En el tercer trimestre del año el PIB del país asiático se expandió apenas 7.4%, su menor ritmo desde el primer trimestre de 2009.

Pese a ello, la segunda mayor economía del mundo está ganando cierta tracción, reflejada en el ritmo de la actividad manufacturera, que en la medición de HSBC aceleró por primera vez en 13 meses durante noviembre.

El pasado 2 de noviembre, el Banco Central del país asiático indicó que priorizará su tarea de alentar el crecimiento económico sobre otras necesidades, aunque con el próximo cambio de Gobierno, se esperan reformas de índole económica que hagan que la economía de China se enfoque más hacia el consumo.

El Banco Nacional de Suiza

6
El Banco Nacional de Suiza instauró en septiembre de 2011 un tope para el franco de 1.20 unidades por euro.  (Foto: Photos to Go)
franco suizo  El Banco Nacional de Suiza instauró en septiembre de 2011 un tope para el franco de 1.20 unidades por euro. ✓  (Foto: Photos to Go)

Ante la incertidumbre en los mercados financieros, los inversores suelen acudir a ciertos "refugios" como los bonos del tesoro o monedas como el yen japonés o el franco suizo, que se caracterizan por subir cuando las Bolsas van a la baja y viceversa. En 2012, el Banco Nacional de Suiza advirtió que adquiriría cantidades ilimitadas de divisas para mantener un tope para el franco de 1.20 unidades por euro, medida que adoptó originalmente en septiembre de 2011.

Hasta el momento, el Banco Central parece haber tenido éxito en evitar los riesgos de una recesión o una deflación al contener el valor del franco, lo que ha ayudado al país europeo a mantener competitivas sus exportaciones, de las cuales el 60% va a la eurozona.

Sin embargo, en el segundo trimestre del año, la economía suiza tuvo una contracción del 0.1%, la primera en nueve meses, lanzando una señal de que la nación helvética ya no era inmune a las turbulencias en la eurozona.

La cifra justificó las medidas implementadas por el Banco Central para contener la apreciación del franco. Hasta ese momento, la solidez de la economía suiza había generado dudas sobre las medidas del Banco Nacional de Suiza.

El Banco Central de Brasil

7
El FMI estima que Brasil crezca apenas 1.5% en 2012.  (Foto: Getty Images)
real  El FMI estima que Brasil crezca apenas 1.5% en 2012. /  (Foto: Getty, )

Brasil batalla con un débil crecimiento y una inflación que sorprendió a los analistas al alcanzar 5.53% a tasa anualizada en noviembre, aunque estuvo dentro del rango de 4.5% +/- 2 puntos porcentuales del Banco Central del país. En los últimos meses el Banco Central de Brasil recortó la tasa de referencia Selic para llegar a un mínimo histórico de 7.25%, aunque tras la cifra de inflación permanece la versión de que la mantendrá estable por un tiempo prolongado.

La tasa de referencia tuvo 10 recortes consecutivos que eliminaron 525 puntos base. La sucesión de medidas de estímulo y fuertes recortes de tasas comenzaron a hacer reaccionar lentamente a la economía brasileña, que estaba al borde del estancamiento. Sin embargo, también aumentaron el temor a un alza en los precios.

El Banco Central que comanda Alexandre Tombini ha reconocido que los bajos tipos de interés podrían mantener la inflación encima del centro de la meta oficial de 4.5%, aunque descartó que rompan el techo de 6.5%.

El pasado 12 de diciembre, Tombini bosquejó ante el Congreso brasilieño cinco motivos por los que anticipa que la inflación se desacelerará el año próximo, incluyendo un panorama de tipo de cambio más estable y un menor incremento en el sueldo mínimo.

Sin embargo, el panorama del Banco Central contrasta con el de la mayoría de los economistas, que anticipan una inflación alta este año y el próximo, mientras el Gobierno aumenta los estímulos para sacar a la economía brasileña de un declive de casi dos años.

Para 2012, el Fondo Monetario Internacional estima que Brasil tenga un crecimiento de apenas 1.5%.