El reto de sanear las finanzas vaticanas

El papa Francisco deberá concluir la tarea de Benedicto XVI para mostrar transparencia financiera; expertos temen que el banco Vaticano sea un blanco fácil para el crimen organizado.
papa francisco  (Foto: Cortesía CNNMoney.com)
Mark Thompson y Livia Borghese

Como líder de la Iglesia católica, el papa Francisco también deberá asumir la tarea más mundana de sanear las finanzas del Vaticano.

En una de las últimas reuniones que sostuvieron antes de elegir al nuevo pontífice, los cardenales de la Iglesia fueron enterados de medidas adoptadas para reducir el secreto financiero y atajar deficiencias en los controles que han atraído críticas por parte de las autoridades reguladoras y condujeron a una suspensión temporal de los pagos con tarjetas bancarias al interior del Vaticano a principios de año.

Durante su tiempo como pontífice, el papa emérito Benedicto introdujo nuevas leyes, creó un órgano de supervisión y contrató a un experto en delitos financieros en un intento por elevar los estándares. Pero no pudo alcanzar su meta de que el Vaticano figurara en una "lista blanca" de los Estados que cumplen con las normas antilavado de dinero.

"(El papa Francisco) sólo tiene supervisar que esto continúe, que estos puntos débiles sean tomados muy en serio", dijo el cardenal Christoph Schoenborn de Austria a CNN. "Estoy convencido de que lo hará, (como) lo ha hecho en su diócesis, así lo hará en el Vaticano, en una forma muy decidida, pero también humana y cristiana".

Uno de los últimos actos de Benedicto XVI fue contratar el empresario alemán Ernst von Freyberg como jefe del banco Vaticano, llenando la vacante creada en mayo de 2012 cuando el banquero italiano Gotti Tedeschi fue removido de ese cargo por incompetencia.

En respuesta a un informe crítico elaborado el año pasado por Moneyval, el comité europeo de expertos en medidas contra el lavado de dinero, el Vaticano nombró al abogado suizo Rene Bruelhart para encabezar la recién creada Autoridad de Información Financiera y dirigir su afán de una mayor transparencia.

"Esperamos que la reputación de la Santa Sede realmente gane cuando el papa Francisco prosiga el trabajo que el papa Benedicto XVI ha comenzado: limpiar lo que necesita ser limpiado", dijo Schoenborn.

El primer Papa no europeo de la era moderna, y el primer latinoamericano en la historia, el papa Francisco ha criticado la burocracia del Vaticano y muestra todos los signos del liderazgo en el estilo simple y austero representado por quien inspiró su nombre, San Francisco de Asís.

Al volver al Vaticano después de rezar en la Basílica de Santa María la Mayor este jueves, insistió en detenerse en la residencia donde se había hospedado los días previos para pagar la factura él mismo. También quiso compartir un autobús con otros cardenales después de su elección el miércoles, en lugar de viajar en un vehículo que se había preparado para su uso personal.

Durante décadas, el Vaticano se ha visto cimbrado por luchas de poder internas alrededor de sus turbias finanzas. Y busca librarse de una oscura reputación que se remonta a por lo menos 30 años, a la muerte en Londres de Roberto Calvi, conocido como "el banquero de Dios".

Calvi fue encontrado colgando de un puente y su muerte nunca ha sido explicada plenamente. Era presidente del Banco Ambrosiano, donde el banco Vaticano tenía una pequeña participación.

Además de atender a los cerca de 500 habitantes del estado más pequeño del mundo, el banco Vaticano sirve a miles de organizaciones benéficas católicas, órdenes religiosas y diócesis de todo el mundo. Tiene unas 33,400 cuentas y alrededor de 8,000 millones de dólares en activos.

Los expertos creen que el riesgo de delitos financieros en el Vaticano es bajo. Pero les preocupa que el alcance global del banco, su alto volumen de transacciones en efectivo y la falta de información sobre algunos titulares de cuentas pueda convertirlo en un objetivo para el crimen organizado.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El informe de Moneyval condujo a la suspensión de los pagos con tarjeta en las tiendas y los museos del Vaticano durante seis semanas a principios de este año, luego de que el Banco de Italia le retirara la autorización al Deutsche Bank para continuar como proveedor de este servicio dentro de la ciudad-Estado.

Los pagos en dinero plástico se reanudaron el mes pasado después de que el Vaticano llegó a un acuerdo con la compañía Aduno de Suiza para prestar el servicio de pagos con tarjeta y gestionar las operaciones electrónicas, soslayando la autoridad reguladora del Banco de Italia, que se limita a las instituciones financieras pertenecientes a la Unión Europea.

Ahora ve
Dos emprendedores mexicanos cuidan la salud visual de los más necesitados
No te pierdas
×