La Fed, lejos de retirar los estímulos

Pese a las recientes mejoras en el desempleo, no se prevé que la entidad disminuya el apoyo; expertos esperan que manifieste su preocupación por el impacto en la economía del recorte al gasto.
ben bernanke  (Foto: CNN)
Annalyn Kurtz

El mercado bursátil estadounidense sigue subiendo, el crecimiento del empleo se fortalece y la recuperación del sector vivienda ya es un hecho, empero, no esperen que la Reserva Federal (Fed) abandone por el momento sus políticas de estímulo.

Si acaso, la Fed probablemente nos agüe la fiesta después de concluir su reunión de dos días el miércoles. El presidente de la Fed, Ben Bernanke, también abordará la situación de la economía en una conferencia de prensa tras hacer público su último comunicado sobre las tasas de interés y las nuevas previsiones económicas.

En lugar de celebrar la mejora de la economía, es mucho más probable que Bernanke y compañía manifiesten su preocupación sobre la forma en que los recortes en el gasto gubernamental podrían frenar el crecimiento económico más tarde en el año, sostiene Mark Zandi, economista jefe de Moody's Analytics.

"Hay una sensación general de que la política fiscal afectará al crecimiento en la primavera y el verano. Creo que están muy nerviosos de que, a medida que los recortes de gastos se afiancen, los números se vuelvan más tibios", dijo.

La economía estadounidense añadió 236,000 empleos en febrero, el mayor crecimiento en tres meses. Mientras tanto, la tasa de desempleo se redujo al 7.7%. Pero esos  números seguramente no impresionarán a la Fed, considera Ellen Zentner, economista de Nomura Securities. La experta advierte que hay debilidad detrás de las cifras.

Por ejemplo, la mitad de la disminución en la tasa de desempleo en febrero se debió a que un gran número de trabajadores abandonaron el mercado laboral. Y aunque la adición de 236,000 empleos es una cifra fuerte, el banco central quiere que ese sólido crecimiento del empleo continúe a un ritmo constante durante varios meses antes de soltar el pedal del estímulo.

"Un buen indicador de la mejora en el mercado de trabajo sería si viéramos un aumento en el empleo asalariado a razón de 200,000 puestos cada mes durante varios meses," dijo en enero el presidente de la Fed de Chicago, Charles Evans. "Necesitamos un mayor ritmo de crecimiento del empleo y una menor volatilidad en ese ritmo".

En la actualidad la Fed está aplicando una controvertida política conocida como flexibilización cuantitativa, comprando cada mes 45,000 millones de dólares en bonos del Tesoro y 40,000 millones de dólares en valores respaldados por hipotecas. El objetivo es reducir a las tasas de interés a largo plazo, y así estimular los préstamos bancarios y el gasto de las empresas y los consumidores.

Pero a diferencia de las rondas previas de flexibilización cuantitativa, esta nueva inyección de estímulo monetario no tiene un plazo de terminación. En su lugar, la Reserva Federal ha emitido una directriz vaga y cualitativa: quiere ver que el mercado laboral mejore "sustancialmente".

Mientras tanto, la Fed también mantiene las tasas de interés a corto plazo cercanas a cero, y no tiene planes de elevarlas de manera significativa hasta que el desempleo caiga al 6.5% o la inflación supere el 2.5% anual. De acuerdo a los últimos datos sobre los precios al consumidor, la tasa de inflación anual se ubica al presente en el 2%.

Según las propias previsiones de la Fed, es improbable que la tasa de desempleo caiga al 6.5% antes del 2015. La Fed ajustará éste y otros pronósticos económicos el miércoles, pero los economistas externos no esperan que cambien mucho. Zandi prevé un "tono más optimista" de la Fed en su comunicado, pero ello no se traducirá en una proyección de crecimiento mucho más fuerte para la economía.

No obstante y de manera perversa, un sombrío panorama económico podría ser visto como una buena noticia por Wall Street. Si los inversionistas interpretan las previsiones de crecimiento débiles a moderadas como otra señal de que el Banco Central mantendrá la estimulación de la economía por más tiempo, ello podría impulsar el mercado accionario.

Ahora ve
“Durante años, él fue mi monstruo”, dice Salma Hayek sobre Harvey Weinstein
No te pierdas
×