El BCE da ultimátum a Chipre

La entidad dijo que el país tiene hasta el lunes para conseguir 5,800 mde para su rescate; de lo contrario, puede perder los fondos de emergencia para sus bancos.
chipre  (Foto: CNN)
NICOSIA/FRÁNCFORT (CNN) -

El Banco Central Europeo le dio a Chipre hasta el lunes para conseguir los miles de millones de euros que necesita para asegurarse un rescate internacional o se enfrenta a perder los fondos de emergencia para sus bancos y a un colapso inevitable. El aviso llegó cuando los líderes de la isla están bloqueados en las conversaciones sobre un "Plan B" para intentar conseguir los 5,800 millones de euros (7,540 millones de dólares) demandados por la UE bajo un rescate de 10,000 millones de euros, después de que los diputados rechazaran un impuesto sobre los depósitos.

El Gobierno dijo que los líderes políticos acordaron crear un "fondo solidario" que agruparía activos estatales como base para la emisión de un bono de emergencia, aunque el presidente del Parlamento Yiannakis Omirou insistió en que un impuesto a los depósitos más grandes, muchos de ellos de clientes rusos, no estaba en discusión sobre la mesa.

El Banco Central Europeo, que ha mantenido a los bancos chipriotas operando con una línea de liquidez, dijo que el Gobierno tenía hasta el lunes para llegar a un acuerdo, o se recortarían los fondos.

"Después de eso, la Ayuda de Liquidez de Emergencia (ELA por sus siglas en inglés) sólo podría ser considerada si está en vigor un programa UE/FMI que aseguraría la solvencia de los bancos afectados", dijo.

El gobernador del Banco Central de Chipre aseguró que esperaba conseguir un paquete de ayuda financiera para entonces. No dijo cómo.

El Gobierno ha ordenado que los bancos permanezcan cerrados hasta el martes. La Bolsa también ha suspendido sus operaciones para el resto de la semana.

En algunas oficinas bancarias de Nicosia había largas filas, mientras los empleados reabastecían los cajeros automáticos, que han continuado operando aunque los bancos hayan estado cerrados desde la semana pasada.

En Moscú, el ministro chipriota de Finanzas, Michael Saris, dijo que estaba negociando posibles inversiones rusas en los bancos de la isla y recursos energéticos para reducir su carga de deuda, así como una extensión de un préstamo ya existente de 2,500 millones de euros.

Los ciudadanos rusos tienen miles de millones de euros que perder en este grande y titubeante sector bancario.

"Los bancos son el último objetivo en cualquier apoyo que obtengamos, por lo que será un apoyo directo a los bancos o un apoyo que obtengamos a través de otros sectores que será canalizado a los bancos", dijo Sarris a Reuters durante el segundo día de conversaciones con su homólogo ruso, Anton Siluanov.

Dijo que Chipre no tenía planes de pedir más dinero prestado a Rusia debido a su gran deuda. El Ministerio de Finanzas ruso dijo el lunes que Nicosia buscaba un préstamo extra por valor de 5,000 millones de euros.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, dijo este jueves que los problemas de Chipre plantean un riesgo sistémico para la zona euro, aunque añadió que la situación del país es "muy específica".

En declaraciones al Parlamento de Bruselas, Dijsselbloem dijo que esperaba que Chipre podría acordar un balance más justo en la contribución de los ahorristas para ayudar a que el país supere sus dificultades.

En cualquier caso, añadió que cualquier solución de rescate requería algún tipo de impuesto a los depósitos y aseguró que Moscú había informado a la UE de que no tenía intención de darle más dinero a Chipre que el crédito existente.

Dijsselbloem dijo que un préstamo de Rusia no resolvería el problema de la deuda, y que un impuesto revisado sobre los depósitos bancarios más grandes aún estaba sobre la mesa.

Los responsables de la UE creen que al menos parte de los 5,800 millones de euros que demandan deberían proceder de los 68,000 millones de euros que están en los bancos chipriotas, 38,000 millones de los cuales están en forma de depósitos de más de 100,000 euros, la mayoría de extranjeros.

Pero golpear al pequeño ahorrista provocó una ofensa visceral, y el Gobierno chipriota teme que imponer un gravamen demasiado alto a los grandes depósitos destruiría la industria financiera, que forma gran parte de su economía.

Insolvencia

Las dudas sobre el destino del pequeño país, que tiene solo 1.1 millones de habitantes, han generado preocupación sobre la unión monetaria y han despertado tensiones geopolíticas entre la UE y Rusia.

El primer ministro ruso, Dmitry Medvedev, que estaba preparándose para reunirse con una delegación de la Comisión Europea en Moscú el jueves, dijo que el bloque se había comportado "como un elefante en un bazar" y comparó sus propuestas, que obligarían a los clientes rusos a contribuir al rescate de los bancos chipriotas, a confiscaciones de la era soviética.

La votación del martes en el Parlamento supuso un contundente rechazo al tipo de austeridad estricta que han aceptado en los últimos tres años otros países golpeados por la crisis de la zona euro, como España, Grecia, Portugal, Irlanda e Italia.

Sin embargo, el Banco Central Europeo ha mantenido la presión sobre el país, advirtiendo que retiraría la financiación a los bancos si Chipre no pide un rescate antes del lunes.

"No puedo descartar la insolvencia en Chipre", dijo la ministra de Finanzas austriaca, Maria Fekter, en una entrevista con el diario austriaco Oesterreich.

"Una salida del euro no lograría nada. Chipre debe actuar ahora", agregó.

La visita a Moscú del ministro chipriota de Energía, George Lakkotrypis, oficialmente para promover el turismo en el país, ha disparado las especulaciones sobre la posibilidad de que esté sobre la mesa un acuerdo para recibir ayuda de Rusia que contemple el acceso a las reservas marítimas de gas del país.

Chipre ha servido de refugio para miles de millones de euros de empresas y particulares rusos, lo que ha sido uno de los motivos por los que Alemania y otros países del norte de la zona euro se nieguen a rechazar un rescate que no incluya una contribución de sus depositantes.

El sector bancario de la isla se ha visto muy deteriorado por su elevada exposición a la crisis de la vecina Grecia.

El impuesto que se había propuesto inicialmente a los ahorristas era de un 10 por ciento sobre las cuentas de más de 100.000 euros. Los depositantes con importes inferiores también se habrían visto afectados, aunque el Gobierno propuso posteriormente no tocar las cuentas de menos de 20.000 euros.

La propuesta de gravar las cuentas con menos de 100.000 euros -que están protegidas por garantías estatales en toda la Unión Europa- ha causado indignación en Chipre.

Marinos Panaretou, dueño de un comercio, afirma que desde el sábado había estado retirando los 500 euros de máximo que permite el actual "corralito".

"Nos sentimos más seguros si tenemos efectivo porque no sabes qué es lo que va a pasar mañana", dijo.

Los responsables europeos dijeron que el Gobierno chipriota podría haber protegido a los pequeños ahorristas imponiendo una tasa mayor a los grandes depósitos, pero optó por no hacerlo para proteger a los ricos clientes extranjeros de sus bancos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los líderes europeos se muestran cada vez más irritados, mientras la amenaza de suspensión de pagos de un miembro de la zona euro, por pequeño que sea, despierta temores sobre la confianza en la moneda.

"No hay obligación de que acepte la ayuda, dijo el ministro polaco de Relaciones Exteriores Radoslaw Sikorski, cuyo país no utiliza el euro. "Chipre tiene la posibilidad de vivir con sus propios errores", sentenció.

Ahora ve
Fiscal general de EU culpa a migración por pandillas y terrorismo en el país
No te pierdas
×