El futuro de Chipre, en duda

El país anunció que logró un acuerdo de último momento para recibir un rescate de 13,000 mdd; el impacto del plan acordado aún no es visible, dice la Comisión Europea.
BANCO CHIPRE  (Foto: CNN)
BRUSELAS (CNN) -

Chipre podría imponer controles sobre el movimiento de capital pero sólo por un periodo de tiempo, dijo este lunes la Comisión Europea, horas después de que la isla sellara un acuerdo para cerrar su segundo mayor banco a cambio de ayuda internacional.

"Cualquier medida para restringir o limitar la libertad de movimiento podría ser implementada sólo excepcionalmente y temporalmente y eso es lo que ha sido requerido por las autoridades chipriotas", dijo Michel Barnier, comisario europeo responsable del mercado único de la Unión Europea de 27 miembros, en una conferencia de prensa en Bruselas.

"Esta es una restricción sobre el movimiento que podría durar sólo algunos días", agregó.

Las declaraciones de Barnier, en las que subrayó la necesidad de que cualquier restricción sea lo más breve posible, se suma a la presión sobre Chipre para reanudar los negocios como siempre en el resto de sus bancos lo antes posible.

Los bancos en Chipre permanecen cerrados y se espera que el país mantenga algunos controles sobre el movimiento de dinero cuando éstos reabran.

Ese tipo de controles normalmente contravienen la ley de la UE sobre la libre circulación de capital, pero podrían estar justificados sobre la base de que son necesarios para mantener la estabilidad financiera, por ejemplo.

Este lunes, Chipre logró un acuerdo de último momento con prestamistas internacionales para cerrar su segundo mayor banco e imponer pérdidas sobre depositantes no asegurados a cambio de un rescate de 10,000 millones de euros (13,000 millones de dólares).

El acuerdo se da horas antes de una fecha límite para evitar un colapso del sistema bancario en tensas negociaciones entre el presidente Nicos Anastasiades y los directores de la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional.

El presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Barroso, dijo este lunes que a pesar de haber alcanzado el acuerdo era difícil predecir el futuro económico del país.

"Confío en que el programa va a funcionar, pero seamos honestos. En este momento, no podemos decir con exactitud qué impacto va a haber", dijo Barroso en una conferencia de prensa.

Además de la ayuda de la Unión Europea, Chipre contará con el apoyo de Rusia, que respaldará el rescate chipriota, pese a haber expresado su irritación porque el programa de ayuda impone fuertes pérdidas a depositantes bancarios no asegurados, muchos de ellos rusos.

El presidente Vladimir Putin ordenó a su Gobierno renegociar la reestructuración de un préstamo de rescate que otorgó a Chipre en 2011, luego de rechazar la solicitud de Nicosia por mejores términos durante conversaciones la semana pasada.

Putin "considera posible respaldar los esfuerzos (...) que apuntan a superar la crisis en la economía y sistema bancario de este Estado isla", afirmó su portavoz Dmitry Peskov.

Rusia ha expresado en reiteradas oportunidades su consternación por el manejo de la crisis de Chipre por parte de Europa, al mismo tiempo que resistió los ruegos del presidente Nicos Anastasiades para que ofreciera un respaldo financiero significativo.

Pero tras el acuerdo del rescate europeo por 10,000 millones de euros (13,000 millones de dólares) sellado el fin de semana, la posición de Moscú se ha suavizado.

Aunque Rusia se ha quejado por la discriminación contra negocios que dependen de Chipre como un centro costa afuera, el Kremlin ha sido cuidadoso de no involucrarse demasiado en un compromiso financiero y estratégico potencialmente indefinido que podría convertirse en un elemento de fricción con Europa.

No obstante, el primer ministro Dmitry Medvedev criticó más temprano el acuerdo de rescate que generará fuertes pérdidas sobre depósitos no asegurados de más de 100,000 millones de euros en los dos principales bancos chipriotas.

"El robo de lo que ya ha sido robado continúa", declaró Medvedev, citado por agencias de noticias, en una reunión con funcionarios de Gobierno.

Chipre ha solicitado una extensión de un préstamo ruso por 2,500 millones de euros y una reducción de la tasa de interés a un 2.5% desde un 4.5% actual.

Rusia también rechazó la semana pasada una oferta chipriota de participaciones en sus bancos y en reservas de energía costa afuera a cambio de alrededor de 6,000 millones de euros en nuevo financiamiento, una señal de que Moscú está sobrecargado financiera y geopolíticamente, pese a una sólida hoja de balances asegurada por ingresos petroleros.

Se cree que los rusos son los titulares de la mayor parte de los 19,000 millones de euros de dinero no europeo y no bancario depositado en bancos chipriotas, según la última cuenta de enero. De los 38,000 millones de euros en depósitos de bancos, 13,000 millones provinieron desde fuera de la Unión Europea.

El primer viceprimer ministro ruso, Igor Shuvalov, dijo tras reunirse con Medvedev que aún no están claras las pérdidas para inversores rusos en Chipre.

También dijo que Russian Commercial Bank, la unidad chipriota del banco estatal VTB, no se verá afectado por medidas adoptadas por el Gobierno. Rusia espera que no sea necesario un mayor respaldo financiero.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Lo que está sucediendo es una buena señal a aquellos que planean mover su capital a (...) bancos rusos. Tenemos bancos muy estables", afirmó.

 

Ahora ve
El comportamiento de la pobreza en los municipios mexicanos entre 2010 y 2015
No te pierdas
×