¿Corea del Norte preocupa a Wall Street?

Los inversionistas parecen ignorar la amenazas de un ataque a EU por parte de Kim Jong Un; sin embargo, el panorama podría empeorar si hay daños a Surcorea y se recrudece la crisis europea.
kim jong un  (Foto: CNN)
Paul La Monica

Corea del Norte vuelve de nuevo. Los informes desde Pyongyang sobre la reactivación de un reactor nuclear es la última maniobra del líder norcoreano Kim Jong Un. Hasta ahora, Wall Street no está preocupada por toda la tensión. El Dow y el S&P 500 han alcanzado nuevo máximos históricos el martes. Pero la historia es diferente al sur del paralelo 38 en la península de Corea. A pesar de que las acciones bursátiles viven un rally en todo el mundo, el índice de referencia de Corea del Sur, el KOSPI Composite Index, ha bajado ligeramente en lo que va de año.

Un importante fondo cotizado que sigue las acciones surcoreanas, el iShares MSCI South Korea Capped Index Fund (EWY), ha tenido peor suerte, pues ha bajado casi un 8%. Ese fondo cotizado replica la evolución de compañías líderes coreanas, como la gigante de la electrónica Samsung, la automotriz Hyundai y la siderúrgica POSCO. Por su parte, el  Korea Fund (KF), un fondo de inversión cerrado con sede en Nueva York, también se ha visto golpeado este año, perdiendo aproximadamente el 6% de su valor neto.

Uno se ve impelido a pensar que el cascabeleo belicoso de Kim Jong Un está teniendo cierto efecto sobre la confianza de los inversionistas en Seúl. Después de todo, se había previsto que la economía de Corea del Sur creciera a un ritmo razonable este año. El Banco de Corea también está inmerso en una política de flexibilización. El año pasado recortó las tasas de interés en dos ocasiones, y en la reunión del mes pasado, el Banco Central no descartó un nuevo recorte en algún momento. La inflación, por lo demás, es relativamente baja.

En otras palabras, Corea del Sur se parece mucho a Estados Unidos. Y la continuidad de la lenta recuperación en EU ha sido suficiente para mantener contenta a Wall Street. ¿Cuál es la gran diferencia entre Corea del Sur y Estados Unidos? Los inversionistas estadounidenses no tienen que preocuparse de que su vecino canadiense lance misiles al otro lado de la frontera.

Así que supongo que probablemente tiene sentido que el mercado surcoreano haya flaqueado un poco. Además de los singulares riesgos geopolíticos, también hay dudas sobre si el debilitamiento agresivo del yen emprendido por Japón afectará la competitividad de las empresas tecnológicas y automotrices coreanas en el mercado global.

Durante una teleconferencia con inversionistas celebrada el mes pasado, Sang Won Kim, principal gerente de cartera del Korea Fund en la firma Allianz Global Investors U.S., dijo que el fortalecimiento del won surcoreano contra el yen y el dólar estadounidense es una preocupación significativa.

Con todo, la gran pregunta para el resto del mundo es si las preocupaciones nucleares suscitadas por Corea del Norte son suficientes para ocasionar un retroceso en Wall Street. ¿Será Corea del Norte el catalizador que derrumbe a un mercado bursátil que tal vez necesita urgentemente una corrección?

Eso parece dudoso. A pesar de que Corea del Norte al parecer tiene una lista de objetivos estadounidenses que podría atacar en una agresión militar, muchos expertos piensan que Kim Jong Un está sólo dando un discurso.

El hecho de que la ciudad de Austin, Texas, estuviera en dicha lista generó algunos comentarios divertidos en los medios sociales la semana pasada, dando lugar al meme #whyaustin en Twitter. ¿Tiene Kim Jong Un algo en contra las empresas de renombre con sede en o cerca de la capital tejana? ¿A lo mejor tiene una computadora Dell que siempre se descompone? ¿Pensará él, al igual que la mayoría del mundo libre, que los precios en los supermercados Whole Foods son excesivamente altos? ¿O acaso Kim Jong Un realmente detesta a Matthew McConaughey y Sandra Bullock?

 "¿Qué tanta amenaza reviste Corea del Norte para la seguridad internacional? Es mínima", apunta Jeffrey Sica, presidente y director general de inversiones de SICA Wealth Management. "Por supuesto, hay que observar a Kim Jong Un. Pero hay otros problemas mundiales mucho más grandes".

Se precisaría de una escalada significativa en el conflicto de Corea para llamar la atención de los inversionistas estadounidenses. Aún así, podríamos estar acercándonos a tal escenario. Esta semana la Marina estadounidense ha desplazado un buque de guerra cerca de las costas norcoreanas.

En una entrada de blog publicada la semana pasada, los analistas de la firma de asesoría Asia-Pacific Global Research escribieron que si bien es probable que Kim Jong Un esté fanfarroneando por ahora, "debe concentrarse cierta atención en un posible cisne negro, un evento en el que un suceso pequeño previsto o imprevisto puede desencadenar represalias por la parte contraria."

Esa posibilidad inquieta. Los recortes presupuestarios en Estados Unidos probablemente ya estén contemplados en el precio de las acciones. Lo mismo ocurre con la crisis económica en Chipre y el resto de Europa. ¿Pero una reanudación efectiva de la Guerra de Corea? Yo no creo que sea algo Wall Street esté contemplando en este mercado cada vez más espumoso.

Desde luego, los inversionistas probablemente no necesitan estar obsesivamente preocupados por Corea del Norte, pero tampoco deben ignorarla.

"Este mercado ha permanecido ajeno a las malas noticias este año. Pero Corea del Norte sería algo que la Fed no puede solucionar. Es una inesperada vuelta de tuerca que no se puede planificar," señaló Scott Armiger, director de inversiones en la firma financiera Christiana Trust.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva de Paul R. La Monica.

 

Ahora ve
México es la cuna de la nochebuena, la flor de la Navidad
No te pierdas
×