¿Por qué cae el precio del oro?

El metal retrocedió a mínimos de dos años pese a que la economía estadounidense se recupera; la reciente caída refleja crecientes preocupaciones sobre China y Europa.
oro  (Foto: Cortesía CNNMoney.com)
Nin-Hai Tseng

A medida que el oro se hunde a nuevos mínimos de dos años, ha surgido una paradoja: Su declive refleja mejores noticias en la economía estadounidense, pero también sugiere malas noticias en otras partes del mundo conforme el metal pierde su brillo como una inversión de refugio seguro.

Tras subir durante 11 años consecutivos, el precio del oro comenzó a caer progresivamente en octubre. Su espiral descendente se ha intensificado, los precios cayeron 5% el viernes, entrando oficialmente a territorio bajista. La venta masiva continuó el lunes, pues los precios se desplomaron más de 9% hasta los 1,361.70 dólares la onza.

Históricamente, muchos inversionistas piensan en el oro como una inversión alternativa cuando los tiempos económicos son difíciles. El metal precioso se disparó en los años posteriores a la crisis financiera y prosiguió aumentando a medida que Europa afrontaba sus titánicos problemas de deuda.

El oro llegó a su máximo en septiembre de 2011, negociándose en más de 1,900 dólares la onza, pero los precios han caído desde entonces un 24% ante las señales de que la economía de Estados Unidos se está recuperando. Los precios de las viviendas han aumentado de manera constante; y desde el comienzo del año, el mercado de valores en EU se ha disparado a niveles récord toda vez que los inversionistas se volcaron hacia inversiones más riesgosas. Pero mientras que EU registra una mejoría, las señales en China y Europa lucen tan preocupantes que los inversionistas no parecen muy convencidos de que el oro podrá protegerlos de las pérdidas.

La semana pasada, el oro se desplomó ante la preocupación de que la endeudada Chipre vendería una gran parte de sus reservas de oro para pagar la factura del rescate. Esto ha suscitado temores de que otros países europeos altamente endeudados, en particular Italia, España y Portugal, también puedan vender algunas reservas de oro.

Y el lunes, el descenso continuó luego de que China (el mayor comprador mundial de oro aparte de la India) reportara un crecimiento inferior a lo esperado. En los primeros meses del año, la economía china creció un 7.7%, una tasa de crecimiento más baja que el objetivo de 8% fijado por el gobierno, y con mucho una gran caída respecto al crecimiento anual de dos dígitos que el país había registrado a lo largo de tres décadas. Los inversores temen que los consumidores chinos, con menos dinero, compren en consecuencia menos oro. Además, si la economía de China continúa desacelerándose significativamente, ello afectará a las economías de todo el mundo y perjudicará a los exportadores de materias primas que han llegado a depender del aumento de la demanda china en la última década.

En un informe publicado la semana pasada, Goldman Sachs recortó su precio objetivo de tres meses para la onza de oro desde 1,615 dólares a 1,530 dólares y redujo su pronóstico de 12 meses a 1,390 dólares desde 1,550 dls. Ya anteriormente, el 2 de abril, Societe Generale emitió una nota donde hablaba de una "burbuja" del oro. El banco, junto con Barclays y Credit Suisse, está entre aquellos que pronostican precios promedio más bajos en 2014 que los alcanzados este año.

Sin duda la perspectiva bajista podría ser exagerada. Aunque Deutsche Bank redujo la semana pasada su pronóstico de oro para 2013 en 1,637 dólares, la institución aún espera que los precios promedien unos 1,810 dólares el próximo año.

El oro por lo general sube cuando las economías no van bien, pero está claro que ese no ha sido el caso esta vez, tomando en cuenta a China y Europa. Y la dirección de los precios podría complicarse aún más. Los planes de Chipre para vender las reservas de oro pueden haber avivado las preocupaciones  entre los inversionistas de que otras naciones europeas sigan su ejemplo, pero es poco probable que eso suceda, advierte Jacob Funk Kirkegaard, investigador del Peterson Institute for International Economics.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Ninguno de ellos (los países europeos y China) se encuentra en la grave presión fiscal que vive Chipre en este momento, y enviarían una señal de desesperación si de repente decidieran salir y vender oro," dice Kirkegaard. El experto reconoce que un país puede decidir anunciar un programa a largo plazo de cinco a 10 años con ventas prefijadas de oro, similar a lo que varios países de la Unión Europea hicieron hace años, pero incluso esa opción le parece improbable. La mayoría de los países europeos tendrán otros activos que pueden vender o privatizar para obtener el dinero que tanto necesitan.

Al final, la tendencia bajista del metal podría muy bien depender de cuán bien puedan resistir China y partes de Europa a los grandes problemas que se les presenten.

Ahora ve
Los hechos económicos que marcaron a México durante el 2017
No te pierdas
×