Los mayores errores financieros en Excel

Dos ganadores del Nobel, JPMorgan y Barclays han sido víctimas del conocido programa de cálculo; en los últimos años, Excel ha estado involucrado en algunos de las mayores pifias de Wall Street.
excel  (Foto: Getty)
Stephen Gandel

Al parecer, algunas personas muy inteligentes tienen problemas para dominar Microsoft Office.

El miércoles por la mañana, en un correo electrónico que fue enviado a la prensa alrededor de las dos de la mañana, los profesores de Harvard Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff admitieron haber cometido un error de Excel en su trabajo de investigación que vincula los altos niveles de deuda pública a los bajos niveles de crecimiento. El documento, Growth in Time of Debt (Crecimiento en tiempo de deuda), se ha convertido en un poderoso punto de referencia para aquellos que argumentan contra el gasto público, incluso para reactivar la economía -el congresista Paul Ryan lo citó en su propuesta de presupuesto más reciente- y es la base para el best-seller de los dos profesores This Time is Different.

Sin embargo, cuando se trata de Excel, Reinhart y Rogoff no son tan distintos. Los empleados de Wall Street pueden sentirse identificados. El prominente bloguero sobre finanzas James Kwak llama a Excel "una de las aplicaciones de software más grandes y más poderosas de todos los tiempos". Pero tal vez le pedimos demasiado al programa, o tal vez a nuestra capacidad de cortar y pegar. En los últimos años, Excel ha estado implicado en algunos de los mayores errores de Wall Street y de las finanzas en general. Estas son algunas de las víctimas más notables de Excel:

Kenneth Rogoff

En su artículo de 2010, Reinhart y Rogoff afirmaron que cuando la deuda de un país llega al 90% de su PIB, el crecimiento económico disminuye dramáticamente. Los dos profesores de Harvard dijeron que la conclusión estaba basada en la observación de los niveles de deuda de decenas de países, remontándose a la década de 1800. Pero según un nuevo estudio de tres economistas de la Universidad de Massachusetts Amherst, un error de código en la hoja de cálculo de los profesores de Harvard excluyó por completo de sus cálculos a los primeros cinco países en su conjunto de datos, incluyendo a Australia y Canadá. El error, junto con algunas otras posibles equivocaciones (que los profesores refutaron), causó que los profesores llegaran a la conclusión de que, en promedio, los países de la categoría superior al 90% tendían a registrar una contracción de 0.1% anual sus economías, según los investigadores de Amherst. De hecho, las economías crecieron 2.2%.

Ballena de Londres

A raíz de la pérdida por trading de 6,200 millones de dólares de JPMorgan Chase del año pasado, operadores fueron despedidos, altos ejecutivos han sido reprendidos frente al Congreso, y el FBI, entre otros reguladores, está investigando. Pero ¿sabes a quien hay que interrogar realmente? A Bill Gates. De acuerdo con un informe interno sobre la pérdida por trading revelado en febrero, el modelo que se suponía que iba a controlar y limitar la cantidad de riesgo que los operadores del banco en Londres estaban tomando era "operado a través de una serie de hojas de cálculo de Excel, las cuales tenían que ser completadas manualmente, mediante un proceso de copiar y pegar datos de una hoja de cálculo a otra". Una medida clave fue sumada, cuando debería haber sido promediada. El resultado: los agentes de riesgo de JPMorgan creyeron que las apuestas sobre derivados de crédito tenían la mitad de riesgo de lo que realmente tenían. Así que, supongo, el presidente ejecutivo Jamie Dimon podría pasar una factura de 3,100 millones de dólares a Excel. El resto sigue siendo su culpa.

MF Global

Alrededor de un año antes de MF Global se declarara en bancarrota, los consultores contratados por la empresa determinaron que necesitaba mejorar las "herramientas informáticas para el usuario final, como las hojas cálculo de Excel" que la correduría de mercancías utilizaba para controlar el riesgo y la cantidad de dinero que tenía en sus cuentas de clientes, y para asegurarse de que parte de ese dinero no terminara en la cuenta que era utilizada por el presidente ejecutivo Jon Corzine para apostar sobre si Europa estaba a punto de implosionar. Esas mejoras nunca fueron hechas.

La compra de Lehman Brothers por parte de Barclays

Cuando Barclays envió su oferta de compra por Lehman Brothers inmediatamente después del colapso de la empresa en septiembre de 2008 lo hizo con una hoja de datos de Excel. Los creadores de la hoja de cálculo, que detallan los activos de Lehman y lo que Barclays estaba dispuesto a comprar, ocultaron, en lugar de eliminar, cerca de 200 celdas. Pero cuando un socio junior en el despacho Cleary Gottlieb Steen & Hamilton convirtió el archivo de Excel a un archivo PDF y lo envió por correo electrónico a la corte de bancarrota, las partes ocultas de la hoja de cálculo reaparecieron. El resultado: además de las partes de Lehman que Barclays quería, el banco británico también se vio obligado a absorber las pérdidas de 179 ofertas tóxicas adicionales que nunca tuvo la intención de comprar.

Utah

El año pasado, un error de cálculo de la agencia de educación de Utah subestimó el número de estudiantes que se inscribirían en las escuelas públicas del estado, lo cual condujo a un déficit presupuestario de 25 millones de dólares. El superintendente del estado finalmente atribuyó el error a una "referencia defectuosa en una hoja de cálculo", y dos de los funcionarios de finanzas más importantes del estado se vieron obligados a dimitir.

Fannie Mae

Deberíamos haber previsto la crisis financiera. En 2003, el gigante garante hipotecario cometió un error en una hoja de cálculo de Excel cuando estaba haciendo la transición a una nueva regulación contable. El resultado: un error que hizo que Fannie luciera 1,300 millones de dólares más rentable de lo que realmente era. La compañía se vio obligada a modificar más tarde sus resultados.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Nativos americanos

Una tribu de nativos americanos introdujo la fila equivocada en la celda de una hoja de cálculo de Excel que contenía la fórmula para calcular el valor actual neto de la Isla de Manhattan, lo cual le condujo a pensar erróneamente que lo que se convertiría en la ciudad de Nueva York tenía un valor de tan sólo 24 dólares, los cuales aceptaron en cuentas y baratijas. Es broma. El error fue hecho en Lotus.

Ahora ve
Con su anuncio sobre Jerusalén, Trump provoca una crisis entre Israel y Turquía
No te pierdas
×