Detonar el crédito, más que una reforma

La banca pide cambios que eleven la productividad del país para prestar más: Jaime Ruiz Sacristán; el presidente de la ABM dice que crecer 5% anual duplicará la penetración del crédito en seis años.
JaimeRuizSacristan  (Foto: Notimex)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La iniciativa de reforma para el sector financiero no detonará el crédito por sí sola, pues se requieren más cambios que eleven la productividad y contribuyan a un mayor crecimiento, advierte el presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Jaime Ruiz Sacristán.

Reformas importantes como la hacendaria y las de telecomunicaciones, energética y laboral en conjunto van a elevar la productividad y el crecimiento, aseguró Ruiz Sacristán en entrevista con CNNExpansión.

Este lunes el presidente del Partido Acción Nacional, Gustavo Madero, se distanció del Pacto por México en protesta por los señalamientos de uso electoral de la "Cruzada contra el hambre". Como consecuencia, la Presidencia canceló todos los eventos relacionados al Pacto hasta que se retome el diálogo, incluida la presentación de la iniciativa de reforma financiera.

Ruiz Sacristán, que deja su cargo como presidente de los banqueros en el marco de la 76 Convención Bancaria de la Asociación de Bancos de México (ABM) el 25 y 26 de abril, destacó que no solo con la reforma financiera la economía del país va a crecer a tasas de 4 a 6%.

"Eso va a pasar con todas las reformas en su conjunto. Alguna dará un poco más que otras, a mi juicio la que más va a dar será la reforma energética porque eso va a permitir una cantidad de inversión nacional y extranjera y eso va a abrir más al país".

Considera que si en este año se logra aprobar las reformas pendientes, sus resultados se verán hasta 2014; pero si la economía mexicana crece 5%, es posible que el crédito lo haga tres veces más, es decir, 15% en términos reales.

"Siempre utilizo esta figura de que el crédito debe crecer tres veces más que la expansión del PIB, a lo mejor no es la correcta, pero es una cifra factible de lograr y no se va a una cuestión de que se desboque", ejemplificó.

Para este año estima que la economía mexicana crecerá 4% "y seguramente la banca va a crecer alrededor de 12% real, 16% nominal; puede ser un poco más, menos no creo a menos que suceda una cuestión extraordinaria en el mundo que está muy complicado. Vamos muy bien, pero nunca hay que olvidarnos que no estamos solos".

En seis años se duplicará la penetración del crédito

De acuerdo con el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, México es uno de los países en América Latina con el índice de penetración crediticia más bajo, de 25% del PIB. Al respecto, el presidente de los banqueros dice que duplicar esa cifra le tomará al país entre seis y siete años.

"Con el crecimiento del país a razones de 4% o 5% la banca va a crecer por lo menos tres veces, como estamos hoy, y eso nos va  a llevar a que en un periodo de cinco, seis o siete años dupliquemos la penetración del crédito en el PIB, de 25 a 50%, dependiendo cómo crezcamos si crecemos al 3% no va a pasar, si crecemos al 5% sí va a pasar", reitera Ruiz Sacristán.

El crédito no se puede dar si no hay demanda y ésta se da cuando el país crece porque hay más empleo, las empresas requieren inversiones para crecer y las familias o personas buscan el crédito cuando tienen un empleo, hay más consumo y demandan más bienes y servicios y se genera un círculo virtuoso.

"Cuando un país no crece es difícil prestar (...) lo importante en el crédito es que haya oferta y demanda, no puede ser solo una de las patas porque entonces no camina", pero confía que se irá avanzando de forma más rápida para no frenar la actividad crediticia.

"Siempre a los banqueros en el mundo se les conocían como los malos que le quitan el dinero a la gente, pero no hay tal. Los bancos son una industria como cualquier otra cuya obligación es cuidar antes que nada el dinero de los depositantes", indica.

"Hay que hacerlo rápido, prestar, pero siempre con precaución y cautela de no sobre endeudar a las familias, ni a las personas porque luego sale más caro el remedio que la enfermedad y luego la pagamos como en la crisis de 1995 que nos costó 7 años y a Europa le llevará ese mismo tiempo recuperarse".

Lo que buscan banqueros con la reforma

Ruiz Sacristán comenta que una de las partes más relevantes de la reforma es la cuestión legal de las garantías y aspectos como el de tribunales especializados para quitarles a los jueces una cantidad de reclamaciones de juicios mercantiles que considera son muchos.

"Quizás podemos quitar esa parte y poner especializados, hay cosas como prendas, pensamos, y es una mera opinión, estas reformas posiblemente van a ayudar a quitar cuellos de botella que tenga la banca".

Además, asegura que se requiere que todo el que otorgue crédito en este país dé información al Buró de Crédito para enriquecerlo. Así, será más fácil hacer un análisis de crédito.

"Muchas de las Sofoles y Sofomes que existen no reportan al Buró de Crédito y creo que es un peligro para el país y para ellas. Sería muy benéfico que todo el que dé crédito reporte al Buró y puede ser que por ahí venga una situación de parte de la Secretaría de Hacienda".

Bajar tasas, pero no por decreto

Jaime Ruiz Sacristán considera que si la economía mexicana crece a tasas de 5% o 6% aumentará la demanda de crédito, lo cual permitirá que los costos de los bancos disminuyan proporcionalmente. "Si prestamos más, baja y eso va a contribuir a disminuir la tasa de interés".

Destaca tres puntos que se deben tomar en cuenta para ver una baja en las tasas de interés: el costo fijo de los bancos, que es parte del costo de un crédito; bajar la prima de riesgo con medidas como la recuperación de garantías y la utilidad de los bancos que también tiene que ver con el riesgo país.

"El riesgo país ha ido a la baja de forma muy importante y si vemos los análisis comparativos con otras industrias la banca en México no es de las que ganen menos, pero tampoco de las  que ganen más, está en la media".

Pero un banco para poder crecer tiene que aumentar su capital. Con Basilea 3 de cada peso que presten las instituciones deben tener 10.5 centavos de capital. "Si no crece el capital no pueden crecer los préstamos la banca, debe tener una rentabilidad razonable para que con esas nuevas utilidades -o con aumentos de capital- pueda seguir creciendo su volumen de negocio".

La base de la tasa es la de costo por fondeo, que baja solo por cuestiones económicas del país y para ver menores tasas de interés en los bancos hay que trabajar en la parte del costo y la prima de riesgo que son los dos factores que afectan la tasa en cada uno de los productos y de forma distinta, "pero como en cualquier industria si hay aspectos que afecten la competencia o regulaciones que afecten la productividad, los precios no bajan".

Expone que las reformas que está haciendo el Gobierno mexicano van a un solo objetivo que es elevar la productividad de México. "Si somos más competitivos -externa e internamente- y con eso hay más empleo, todas van en el mismo canal y tampoco veo que digan ‘mañana vamos a bajar la tarjeta de crédito a 10%', porque se acaba el producto, porque con esa tasa no paga uno los gastos, la prima de riesgo. Hay que trabajar en la competencia y si hay cuellos de botella quitarlos", reitera.

La obligación de cotizar en Bolsa sigue, pero más light

Ruiz Sacristán explica que el compromiso de los bancos de cotizar en Bolsa se mantiene si emiten las obligaciones convertibles (CoCos), que son los instrumentos para poder capitalizarse de acuerdo con Basilea 3.

La diferencia es que con los cambios recientes se da más flexibilidad a los bancos. Con las disposiciones anteriores, un banco podía emitía hasta 300 millones de Udis en un lapso de tres años y cumplido el plazo si no estaban listados en Bolsa se les quitaba de su capital esa emisión.

Esta situación resultaba muy peligrosa, opina Ruiz Sacristán, porque un banco que emitiera estos instrumentos que contarían a capital, por alguna razón no lograra salir a Bolsa en tres años al restarle el monto que emitió en obligaciones podría estar en una situación de incumplimiento en el capital.

El cambio que se logró con la Secretaría de Hacienda fue ampliar la emisión de las obligaciones hasta 400 millones de Udis y siempre van a contar para el capital del banco, independientemente de listarse o no en Bolsa; pero si un banco quiere emitir más de 400 millones en el plazo de tres años entonces sí deberá listarse en el mercado accionario.

Afirma que hoy en día la banca está preparada para continuar el crecimiento en forma rápida. El sistema financiero mexicano, al igual que el de otros países, es una industria muy regulada y va sufriendo cambios, más a raíz de la crisis de 2008 y 2009.

"El año pasado se publicaron las reglas de Basilea 3 y otras más como Prácticas de Venta que se negocio con las autoridades y se encuentran en la Cofemer, que es la forma en cómo los bancos y casas de bolsa venden inversiones a su clientela de acuerdo a su perfil".

Ruiz Sacristán la considera "un poco larga, para mi gusto, son 60 hojas. Vamos a ver si es eficiente, hubo cosas en las que no estuvimos de acuerdo y con esta autoridad se le hicieron modificaciones importantes, relevantes para hacerla más práctica, espero que estas dos circulares con estos ajustes se publiquen en breve".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La banca está acostumbrada a hacer cambios y reformas por ser una institución tan reguladas en México y en el mundo, por lo que la próxima reforma al sistema financiero no les asusta.

Pero aclara que si bien es importante el crecimiento del crédito en el total, les preocupa que se canalice más a las pequeñas y medianas empresas del país, que este año va a crecer otra vez 25%, pero este es un sector importante y van por ellas.

Ahora ve
Con su música, estas monjas rockeras quieren inspirar al mundo
No te pierdas
×