Bajo nivel de inflación alarma a EU

Un indicador de precios bajo e inactivo se traduce en una economía inactiva, señalan expertos; funcionarios del Banco Central ya comienzan a mostrar preocupación y alertan por la baja inflación.
dolares banco  (Foto: AP)
Annalyn Kurtz
NUEVA YORK (CNNMoney) -

Los precios no están subiendo mucho en Estados Unidos. ¿Hay que celebrarlo? En realidad no. Una inflación que es demasiado baja podría ser una mala señal para la economía estadounidense, y algunos funcionarios de la Reserva Federal (Fed) están empezando a preocuparse.

En declaraciones a la prensa el miércoles, el presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, destacó la medida preferida de la inflación de la Fed -los gastos de consumo personal, menos alimentos y energía- que recientemente ha demostrado que los precios han subido 1.3% respecto a hace un año.

"Eso es bastante bajo", dijo Bullard en un evento del Levy Economics Institute. "Yo estoy preocupado por eso, y creo que le da al Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) cierto margen de maniobra en su política monetaria".

La Fed normalmente tiene como objetivo mantener la inflación en torno al 2% anual. La inflación en ese nivel se considera saludable, coincidiendo con un sólido crecimiento económico, un mercado laboral cada vez mayor y un aumento gradual de los salarios.

"La historia económica ha demostrado que las economías funcionan mejor con niveles ligeramente más altos de inflación, como el 2% y el 3%", dijo Bernard Baumohl, economista en jefe del Economic Outlook Group. "Una inflación baja e inactiva se traduce en una economía inactiva".

¿Por qué es mala la inflación baja? Hay algunas razones fundamentales. En primer lugar, cuando las empresas no tienen ningún margen de maniobra para aumentar los precios, son más propensas a reducir los costos, lo que podría significar un recorte en la contratación. En segundo lugar, si la inflación sigue siendo demasiado baja, los consumidores no están tan motivados para salir corriendo a gastar, dijo Baumohl.

En tercer lugar, cuando la inflación es baja, no ofrece una gran defensa contra la deflación si se produce una crisis económica. La deflación -cuando los precios caen- a menudo congela el gasto porque ¿quién quiere salir y comprar un artículo ahora, si se espera que sea más barato en seis meses?

Y en cuarto lugar, la baja inflación conlleva a menudo menores salarios y menor crecimiento de los ingresos.

A pesar de los recientes datos de inflación baja, los comentarios de Bullard del miércoles llegan de manera un poco sorpresiva para los observadores de la Fed. Por un lado, la mayoría de las últimas críticas a la Fed se han enfocado en cómo el impulso sin precedentes del Banco Central para estimular la economía estadounidense podría eventualmente conducir a una rápida inflación o a burbujas de activos. Las políticas de la Fed ya son citadas como una razón clave por la que las acciones han rondado recientemente máximos de cinco años.

En segundo lugar, Bullard es conocido por inclinarse ligeramente hacia el lado de los halcones de la inflación. Apenas minutos antes de que se reuniera con la prensa el miércoles, dio un discurso argumentando que las políticas de estímulo de la Fed probablemente no resolverán los problemas del mercado laboral.

"Encontré los comentarios de Bullard de ayer como los más interesantes en mucho tiempo", dijo Ellen Zentner, economista de Nomura. "Esto sugiere que otros halcones podrían seguir su ejemplo si una menor inflación persiste".

La Fed ha mantenido su tasa de interés de corto plazo cerca de cero desde 2008. Cuando eso no fue suficiente para impulsar la economía de Estados Unidos, lanzó varias rondas de compra de bonos, conocidas como flexibilización cuantitativa, en un intento por bajar las tasas de interés a largo plazo.

La Fed está ahora ejecutando su tercera ronda de compras de tales activos, adquiriendo 85,000 millones de dólares en bonos del Tesoro y títulos respaldados por hipotecas cada mes.

El programa sigue siendo muy controvertido, y la mayor parte de la conversación reciente ha sido especulaciones sobre cuándo comenzará la Fed a disminuir y cuándo finalmente concluirá la compra de bonos.

Pero el miércoles, Bullard fue tan lejos como para decir que si la tasa de inflación cae aún más, la Fed podría tener que pensar en aumentar sus compras mensuales de activos, en lugar de reducirlas en el corto plazo.

Su colega, el presidente de la Fed de Minneapolis, Narayana Kocherlakota, respaldó ese sentimiento jueves.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Kocherlakota es considerado una paloma de la inflación y la Fed ha favorecido desde hace mucho el estímulo, pero si la inflación cayera aún más, "eso me pondría a favor de más adecuación de las políticas", dijo a los periodistas.

Bullard tiene derecho a voto en el comité de políticas de la Fed este año, pero Kocherlakota no. Aun así, si la baja inflación persiste, es probable que escuchemos a más funcionarios de la Fed discutir el tema en los próximos meses.

Ahora ve
México y EU avanzan en combatir al crimen organizado, afirma Osorio Chong
No te pierdas
×