Proteccionismo, el enemigo de la OMC

Roberto Azevêdo deberá impulsar una mayor liberalización comercial a pesar de la actual crisis; la aspiración de Herminio Blanco como jefe de la OMC sirvió para dar mayor proyección a México.
HERMINO BLANCO WTO 6.jpg  (Foto: Notimex)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Destrabar los acuerdos de la Ronda de Doha y frenar el proteccionismo son los dos principales retos que enfrentará  el brasileño Roberto Azevêdo, quien este martes fue designado como director de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Las tareas que deberán solucionar no son sencillas por todo el interés político y económico que está en juego al interior de las economías desarrolladas, coinciden expertos, quienes también alertan que la llamada "guerra de divisas" es un factor que está afectando al comercio de algunos mercados emergentes.

"Uno de los grandes retos que tiene el nuevo director de la OMC será el proteccionismo comercial. Hay países que piensan que para salir de la crisis interna o fomentar un mayor crecimiento deben privilegiar sus mercados internos, mientras que la apreciación de las monedas, de alguna forma, ha jugado en contra", dice el director técnico del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio (COMCE), Fernando Ruiz Huarte.

Roberto Azevêdo se convierte en el octavo director de la OMC y en el primer latinoamericano en llegar a ese cargo. A partir de septiembre reemplazará al francés Pascal Lamy. El brasileño superó al mexicano Herminio Blanco en la votación final para el puesto.

Como nuevo jefe de la entidad deberá administrar los acuerdos comerciales avalados por el organismo; dirigir foros para negociaciones comerciales; resolver conflictos entre países; supervisar las políticas comerciales nacionales, y dar asistencia técnica a naciones en desarrollo.

"La OMC tiene un reto político tremendo y es lograr que China desmantele su sistema de subsidios para que haya una competencia más justa y evitar que los países respondan imponiendo a esta nación asiática tarifas o cuotas que lo único que hacen es ser crear más ineficiencia", opina el catedrático del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), Germán Rojas.

Una respuesta eficiente sería que la OMC ejerciera presión para que China desarmara su sistema de subsidios, así como desactivar los mecanismos de apoyo en Europa, señaló.

La Ronda de Doha es la propuesta de liberalización del sistema multilateral de comercio que comenzó en 2001, pero que lleva estancada desde hace casi una década, parálisis que ha minado la credibilidad de la institución.

Ruiz Huarte, del COMCE, asegura que varios factores han trabado el avance de la Ronda de Doha, como los apoyos y subsidios al tema agrícola que ningún país ha querido desmantelar.

También son la ayuda a los productos internos, el renacimiento de prácticas proteccionistas para los mercados nacionales de los miembros y todo esto ha sido aderezado por las crisis que pasan en el mundo.

"En una crisis difícilmente puedes tomar medidas como son en la parte agrícola o industrial, se complican porque algunos países prefieren apoyar el crecimiento de sus mercados internos", expone.

Hay muchas conversaciones intrincadas, desde el tema agrícola y de biotecnología hasta el cambio climático, que no han llegado a una solución porque los intereses que enfrentan, menciona la directora del Centro de Análisis Económico del Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México, Leticia Armenta, quien considera indispensable buscar acuerdos, balances.

OMC ¿Ajena al TPP?

Los especialistas opinan que el organismo de comercio no debería estar alejado de las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), donde participan EU, Australia, Chile, Perú, Singapur, Malasia, Brunei, Vietnam, Canadá, México y Nueva Zelandia.

Desde el punto de vista de una entidad que quiere impulsar el comercio en el ámbito mundial que la OMC no sea líder o impulsor de esos grandes acuerdos comerciales sí le resta mucha importancia política a las instituciones, indica Germán Rojas, del ITAM, quien destaca que la OMC debería ser el gran impulsor y espera que el nuevo presidente se sume directamente.

La OMC no está perdiendo liderazgo al estar ajeno al TPP y, de cualquier manera, este acuerdo va a privilegiar la desgravación y apertura de mercados que es el objetivo de la organización, agrega Ruiz Huarte, del COMCE, aunque menciona que si la OMC estuviera operando al 100% no habría necesidad de estas negociaciones comerciales, pero finalmente van en la misma línea de apertura de liberación de comercio.

Leticia Armenta, del Tecnológico de Monterrey, expone que la OMC tendría que sumarse. Finalmente el TPP va a generar un nuevo espectro, cada uno de los participantes por sí mismo forma parte de un bloque que a su vez es parte de la OMC por lo que Debe participar para facilitar las negociaciones y no debería estar ajena a las negociaciones.

¿Herminio Blanco beneficiaba a México?

La candidatura del mexicano para presidir el organismo sirvió sólo para darle visibilidad mundial al país, dice Germán Rojas, pero destaca que la OMC no debe mirar a un solo país sino a todos por igual.

La OMC es un organismo internacional y como tal debe funcionar independientemente de quién lo dirija, expone el director Técnico del COMCE, mientras que la catedrática del Tecnológico, destaca que trae un beneficio en el sentido de que será sensible a la realidad de economías como la mexicana que buscan mayor desarrollo y como ha cambiado el esquema comercial, ese sería el beneficio el de una voz acreditada que va a impulsar los intereses de naciones en desarrollo.

Ahora ve
Nobel de la Paz 2017 advierte el peligro “de que alguien pierda los estribos”
No te pierdas
×