La economía mexicana ¿ya tocó fondo?

Analistas descartan una mayor desaceleración en México porque esperan más gasto del Gobierno; pero advierten riesgos al crecimiento como desaceleración en EU o que no se ejerza más inversión.
economia  (Foto: Getty)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El bache que enfrentó la economía mexicana en el primer trimestre de 2013 podrá superarse con la normalización del gasto público doméstico y un mayor crecimiento de la demanda por parte de Estados Unidos (EU), coinciden economistas.

Sin embargo, la cifra de crecimiento de 0.8% de enero a marzo de este año no solo propició que la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) revisará a la baja su estimado de crecimiento para 2013 -de 3.5% a 3.1%- sino que las previsiones de los participantes en el mercado se ampliaron de manera significativa, ya que van desde un optimista 3.5% de expansión hasta un pesimista 2.2%, de acuerdo con la última encuesta de Banamex Accival.

"El estimado del Gobierno, de 3.1%, es perfectamente alcanzable y razonable. En el tercero y cuarto trimestres del año la economía mexicana debería estar creciendo a tasas de 4% y habrá que esperar el dato del segundo trimestre que sería de 3.2%, con lo que nuestro estimado de crecimiento es de 3.08%", precisa el economista en jefe de Scotiabank México, Mario Correa.

Aunque destaca que hay dos tipos de factores que pueden llevar a la baja a la economía, sobre todo derivados del entorno global.

Pero el crecimiento puede ser menor si EU se sigue desacelerando, o  Europa profundiza su recesión, e incluso si se mantiene la depreciación del yen -lo que podría provocar que ganara espacio en los mercados estadounidenses a costa de algunas de las exportaciones mexicanas.

En contraste, el economista en jefe de Bank of America Merrill Lynch, Carlos Capistrán, prevé que el bache continuará a lo largo de este segundo trimestre y que el crecimiento se hará más fuerte en la segunda mitad del año.

Sin embargo, desde su punto de vista, con estos números será muy difícil para la economía crecer encima de 3%. "Habíamos estado previendo un crecimiento para el PIB de 2.9% en 2013, por debajo de lo que el consenso y el Gobierno proyectan, y ahora vemos riesgos a la baja a nuestros pronósticos, a medida que la actividad doméstica resienta, con un desfase, el impacto de la desaceleración de la demanda externa".

En este sentido, el director de las licenciaturas en Economía y Finanzas del Tecnológico de Monterrey Campus Santa Fe, Raymundo Tenorio Aguilar, califica de complicado el escenario para poder llegar a una meta del PIB de 3.1%, pues la economía tendría que crecer un promedio de 3.7% a 3.8% cada uno de los siguientes tres trimestres.

"La economía mexicana se encuentra muy limitada, ya que en los últimos ocho trimestres el nivel de inversión fija ha sido mediocre, de apenas 2.1%, es decir, el PIB potencial al que hemos crecido los últimos 8 trimestres no nos da la posibilidad certera de crecer a 3.8% en cada uno de los tres próximos trimestres", advierte.

Por ello, el catedrático estima que haya más gasto público a partir del segundo trimestre y el Gobierno tiene que olvidarse del déficit cero, de lo contrario no se crecerá ni 3.1% y tampoco se van a generar más que 350,000 empleos anuales. "Hay que dejar de apostar al déficit cero, porque si no van a entregar malas cuentas en empleo y crecimiento".

Para el Área de Estudios Económicos de BBVA Research la perspectiva de crecimiento mayor a 3% se mantiene, apoyada por condiciones de financiamiento favorables, una menor posibilidad de riesgos externos y un mejor comportamiento del mercado laboral.

Las tasas de deuda gubernamental de mediano y largo plazo han bajado considerablemente. Esta mejora en el financiamiento se ha trasladado a mejores condiciones en la deuda corporativa, lo que a su vez apoya a la inversión privada, apunta.

Por otro lado, los riesgos externos se han atenuado. EU continua creciendo a un ritmo moderado, y los efectos de la consolidación fiscal en ese país han resultado menores a lo esperado, y a pesar de la desaceleración económica en el primer trimestre del año -por la debilidad de la demanda externa que repercute en menor producción industrial- anticipan que hacia la segunda mitad del año el crecimiento se acelere, explica.

En tanto, el Coordinador de Estudios Económicos de Banamex, Eduardo González, estima un crecimiento para 2013 de 3.2%, una décima por encima de la proyección de Hacienda, lo que implica crecimientos trimestrales anualizados de 5.6%, 4.5% y 4.5% para el segundo, tercero y cuarto trimestre, respectivamente.

Esto debido a que considera que algunas de las causas que generaron la desaceleración del primer trimestre se van a normalizar. Una de ellas es en la parte de la demanda doméstica: el gasto público, que tuvo una contracción muy severa en el cuarto trimestre de 2012 y se extendió al primer trimestre, tendría un mejor desempeño en los siguientes trimestres.

También anticipa que las licitaciones no se demoren más y que el sector público ya no reste crecimiento al PIB. La estacionalidad es un factor que también pegó al igual que una desaceleración en las exportaciones hacia a EU y Sudamérica, abunda.

Los sectores que apoyarán al PIB

El sector servicios en México ha logrado mantener su perfil de crecimiento, en parte ayudado por la continua creación de empleo. Adicionalmente, el país mantiene uno de sus principales activos, la estabilidad macroeconómica y financiera, dice BBVA.

Las finanzas públicas permanecen en línea con el objetivo de equilibrio presupuestal del año, las reservas tienen un nivel favorable y continúan creciendo, las cuentas externas no observan desbalances, y la inflación regresará dentro del intervalo de variabilidad alrededor del objetivo.

Además, México ha iniciado la implementación de reformas en los sectores donde se ha rezagado comparativamente, como es el caso del sector educativo, laboral, y telecomunicaciones, agrega.

Mario Correa, de Scotiabank México, considera que los sectores que impulsarían el crecimiento este año son el industrial -en especial la industria automotriz que tendrá un dinamismo importante especialmente Estados Unidos-, así como la construcción que debe tener una reactivación importante en la segunda parte del año, por diversos proyectos que se han venido retrasando por el inicio de administración, y servicios en especial comercio, transporte, servicios financieros.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Eduardo González, de Banamex, destaca que el crecimiento estaría impulsado un poco por manufacturas, el sector servicios asociados al transporte, al mismo tiempo debería verse una mejoría en el comercio exterior, en algunos rubros de la demanda domestica y en algunos componentes que forman la demanda doméstica como empleo, salarios, etcétera.

Cree que la parte de construcción tendrá mejoría, ya que se ha visto afectado por varias razones como el gasto  público que ha impactado en infraestructura, pero debe verse mejor hacia la segunda mitad del año, "donde no vemos una mejoría sustancial es vivienda residencial, pero si en la parte de inversión no residencial".

Ahora ve
Estos fueron los autos más vendidos en México durante 2017
No te pierdas
×