Troika pide a España fuerte supervisión

Las autoridades dicen que el mercado inmobiliario aún afecta la cantidad y calidad de los créditos; los organismos presentaron las conclusiones sobre su inspección al sistema financiero español.
euros  (Foto: Getty)
BRUSELAS (Agencias) -

La Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) pidieron este jueves al Gobierno de España dar prioridad a la vigilancia de su sistema financiero, la cual deberá ir "acompañada de una fuerte supervisión". 

Representantes de esos organismos, junto con técnicos de la Autoridad Bancaria Europea (EBA) y del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), visitaron a España del 21 al 31 de mayo, para inspeccionar los avances que ha tenido el país en su sistema financiero y este lunes presentaron sus conclusiones.

"Los mercados financieros españoles se han estabilizado aún más desde la última revisión, con una caída del interés de los bonos soberanos y corporativos junto a una menor volatilidad. En paralelo, la situación de liquidez del sector bancario español ha mejorado", afirmaron la CE y el BCE en un comunicado conjunto.

Esta mejoría ha permitido a los bancos españoles ampliar su acceso a los mercados financieros y reducir su dependencia del banco central, al tiempo que han visto "reforzada su solvencia" gracias a la recapitalización de parte del sector mediante la ayuda europea de unos 40,000 millones de euros de un total de 100,000 millones concedidos, y la transferencia de activos tóxicos a la Sareb.

Sin embargo, esta sociedad de gestión de activos, más conocida como el "banco malo", afronta ahora el "gran desafío" de gestionar y desinvertir con éxito esa cartera en un entorno "de condiciones todavía muy difíciles para el mercado inmobiliario".

España no debe bajar la guardia debido a la "situación económica adversa, las continuadas necesidades de desapalancamiento del sector no financiero español y el ajuste en el mercado inmobiliario, que siguen afectando severamente a los volúmenes de préstamos y a la calidad de los activos del sector bancario español", explican.

En este contexto, insisten en la necesidad de mantener un análisis continuado sobre la evolución de la calidad de los activos bancarios, la solvencia y la resistencia de las entidades españolas.

El FMI por su parte, valora la reciente clarificación de los criterios establecidos por el Banco de España sobre la clasificación de créditos y deuda refinanciada o reestructurada, pero pide una "rigurosa aplicación de esas exigencias para asegurar el aprovisionamiento adecuado de pérdidas sobre esos préstamos".

Las conclusiones de esta tercera evaluación se esperaban con atención, dado que algunos expertos del sector financiero temían que la troika diese a entender que la banca necesita más ayudas.

El portavoz comunitario de Asuntos Económicos y Monetarios, Simon O'Connor, dijo a algunos medios españoles que "por ahora no tenemos ninguna indicación de que la banca española vaya a necesitar más dinero, pero (...) vamos a seguir vigilando la situación hasta el final del programa" de asistencia financiera en diciembre.

Se calcula que las nuevas exigencias de provisiones para los créditos refinanciados por la banca española ascenderán a unos 10,000 millones de euros y la gran incógnita radica en si las entidades serán capaces de afrontar por sí solas la cobertura.

Con información de Notimex y EFE

Ahora ve
Este gel permite un mejor estudio sobre el comportamiento del cáncer
No te pierdas
×