Los bancos de desarrollo resurgen: BID

Nafin es un ejemplo de banca pública en AL que dejó de ser un lastre, dice la organización; en México la banca de desarrollo cayó 14.7% del 2000 al 2010, añade.
peso  (Foto: Thinkstock)
WASHINGTON (Reuters) -

Los bancos de desarrollo de Latinoamérica han pasado en la última década de ser un lastre para las cuentas de los Gobiernos de la región a convertirse en instituciones solventes y con futuro en áreas clave como la lucha contra el cambio climático, aseguró este martes el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En un estudio que abarca 56 bancos públicos en 22 países, el BID concluye que esas instituciones tienen un papel clave en la actividad crediticia del continente, aunque advierte de la necesidad de fortalecerlos para evitar que pierdan peso, como ya ha ocurrido en México o Brasil.

Vistos hasta finales de los años 90 como fuente de "pérdidas fiscales" para los Gobiernos, las entidades como el Banco Nacional de Desenvolvimiento Económico y Social (BNDES) de Brasil y la Nacional Financiera de México (Nafin) han experimentado un "resurgimiento", según el estudio, que analiza la década entre 2000 y 2010.

"Los bancos públicos han dejado de ser un lastre en las cuentas fiscales en varios de los países de la región", aseguró el autor principal del estudio, Fernando de Olloqui.

Hoy cuentan con una solidez financiera "inédita" y proporcionan, en su conjunto, más de 700,000 millones de dólares en préstamos al año; y en 2011, el total de activos de ese tipo de bancos superó los 1.4 billones de dólares, lo que equivale a casi un 25% del PIB de la región, apunta el informe.

Gracias al BNDES, Brasil es el país con mayor participación relativa de los bancos de desarrollo en los créditos totales del sistema financiero, con más de un 20%; seguido de México, Chile y Ecuador, que superan el 15%, y Colombia, que roza el 10%.

Los de menor peso relativo son, en este orden, El Salvador, Bolivia, Perú y Nicaragua, que no llegan al 5%, según el documento.

Las pautas cambian cuando se analiza el crecimiento de esas instituciones: el país donde la banca pública ha crecido más entre 2000 y 2010 es Chile, donde ha aumentado un 3.7%, seguido de Colombia y Argentina, con un alza de un 1% en ambos casos.

En cambio, en México disminuyó 14.7%, mientras que en Brasil cayó un 9.7%, según el informe. También decreció en Perú, un 4.6%, y en El Salvador, un 2%.

El estudio advierte que siguen existiendo bancos públicos en la región "con problemas estructurales importantes, generalmente atribuibles a una falta de claridad en su mandato y a sus sistemas de gobierno corporativo, que no permiten tomar decisiones en beneficio exclusivo" de la propia institución.

Los bancos más débiles son, en su mayoría "aquellos ligados a la especialización sectorial, particularmente en el sector agrícola y en menor grado el de vivienda", y también los apoyados en Gobiernos con "menor grado de fortaleza institucional".

En la región hay además un "uso generalizado" de programas de garantía de crédito, pero son "limitadas" las evaluaciones de impacto rigurosas.

El BID observa también que, en la mayoría de los países, los bancos están lastrados por "elevados costos de transacción" y de supervisión de los contratos financieros, para lo que recomienda implementar "tecnologías financieras especializadas".

En general, considera que las instituciones deben "continuar sus esfuerzos de fortalecimiento institucional, particularmente en el área de gobierno corporativo, y demostrar su impacto en el desarrollo", con el fin de movilizar recursos del sector privado.

Esas medidas pueden llevar a los bancos de desarrollo a "una inmejorable posición para consolidar su relevancia en la próxima década, particularmente para los desafíos más complejos, como es el cambio climático", según De Olloqui.

Hasta ahora, los recursos que fluyen en estos bancos para actividades de mitigación del cambio climático son insuficientes, por lo que es "esencial" que accedan a recursos privados de capital o deuda "para alcanzar impactos amplios, transfromacionales y de largo plazo en todas las economías", concluye el documento.

Energía renovable, opción de AL

El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto Moreno, afirmó este martes aquí que América Latina y el Caribe "pueden cubrir sus necesidades eléctricas con recursos renovables".

Al intervenir en el Foro Global de Crecimiento Verde (3GF), que se realiza en Bogotá, Moreno dijo que los bajos costos y las nuevas tecnologías hacen que "recursos de energía solar y eólica puedan competir con los hidrocarburos en la generación eléctrica".

"La dotación de recursos de energía renovable en América Latina y el Caribe es suficiente para cubrir más de 22 veces la demanda eléctrica proyectada para el 2050", aseveró.

Comentó que, según el estudio "Repensando nuestro futuro energético" elaborado por el BID, "los decrecientes costos y las nuevas tecnologías hacen de los recursos renovables una alternativa viable".

Para Moreno, los recursos "solares, geotérmicos, eólicos y la biomasa disponibles en esta región podrían producir hasta el 80 petavatios-hora electricidad".

Explicó que un petavatio-hora equivale a un billón de kilivatios/hora, casi tres veces el consumo anual de México, y en la actualidad la región genera 1.3 petavatios/hora de electricidad.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Para el 2050 se espera que la demanda regional crezca entre 2.5 a 3.5 petavatios/hora", anotó Moreno e indicó que el estudio del BID "despeja muchos mitos sobre la energía renovable y hace énfasis sobre las nuevas tecnologías alternativas".

"Ofrecen nuevas oportunidades de inversión y deberían ser tomadas en consideración por los formuladores de políticas interesados en diversificar las matrices energéticas de sus países", anotó.

Ahora ve
Sobrinos de la primera dama venezolana son sentenciados a 18 años de prisión
No te pierdas
×