La Fed, en control de daños

Los inversores no deben sobrerreaccionar con el retiro del estímulo, dijo un miembro de la Reserva; el programa de compra de bonos se mantendrá en caso de que no haya una recuperación sólida, resaltó.
jeremy  (Foto: Cortesía de CNNMoney)
Annalyn Kurtz
NUEVA YORK -

Después de una semana, los funcionarios de la Reserva Federal todavía realizan control de daños, luego de que los comentarios sobre el fin del estímulo hundieran a los mercados.

Un miembro de la Junta de Gobernadores de Reserva Federal, Jeremy Stein, señaló el viernes que los inversionistas tal vez sobrereaccionaron después de que el presidente de la Fed, Ben Bernanke, anunciara que el Banco Central podría comenzar a reducir el ritmo de su programa de estímulo antes de que termine el año.

Inicialmente, las acciones cayeron y los rendimientos de los bonos subieron tras la conferencia de prensa de Bernanke el miércoles pasado. Desde entonces, la tasa hipotecaria a 30 años se disparó de 3.9% a casi 4.5%, la mayor alza intrasemanal en 26 años.

Pero Stein instó al público a no sobreinterpretar la volatilidad. Los consumidores y las empresas "deben tener cuidado de no sobreinterpretar estos movimientos", dijo en una declaración preparada. "En las más recientes semanas hemos intentado ofrecer una mayor claridad sobre la naturaleza de nuestra función de respuesta de la política monetaria, pero considero que los fundamentos de nuestra postura política subyacente se mantienen prácticamente sin cambios".

Estas declaraciones se hacen eco de los discursos pronunciados esta semana por otros funcionarios de la Fed, que han dicho que el controvertido programa de estímulo podría seguir a toda potencia si el crecimiento económico no cumple con sus expectativas.

A fin de cuentas, la política depende de los datos económicos, no obedece a una fecha del calendario, han dicho los altos mandos de la Fed.

También el viernes por la mañana, el presidente de la Fed de Richmond, Jeffrey Lacker, aseguró que no había que sorprenderse por la brusca caída de las acciones y los bonos en respuesta a la conferencia de prensa de Bernanke la semana pasada. "La volatilidad es una parte normal del proceso", remarcó.

Lacker ha sido un crítico de los estímulos, pero incluso él se unió a sus colegas al enfatizar un punto clave: los inversores no deben confundir una desaceleración del estímulo con un endurecimiento de la política monetaria.

"La Reserva Federal no solo no retirará el estímulo, sino que seguiremos inyectando dinero, aunque a una tasa decreciente a lo largo del próximo año", señaló.

El actual programa de estímulo de la Fed es la tercera ronda de la llamada flexibilización cuantitativa, o QE3, e implica la compra de 85,000 millones de dólares en bonos del Tesoro y títulos respaldados por hipotecas cada mes. Las preguntas claves son las siguientes: ¿cuándo comenzará la Fed a reducir el ritmo de esas compras mensuales? ¿Y cuándo pondrá fin al programa de forma definitiva?

La semana pasada, Bernanke dijo que la Fed está sopesando disminuir el programa "más adelante este año" y que podría darlo por concluido a mediados de 2014, siempre que la tasa de desempleo descienda a 7% en el mismo periodo de tiempo.

En sus declaraciones del viernes, Stein citó el mes de septiembre como el hipotético plazo para reducir el programa.

Ahora ve
Nobel de la Paz 2017 advierte el peligro “de que alguien pierda los estribos”
No te pierdas
×