EU ‘desquita’ rescate de Ally Financial

El Gobierno ganó 1,500 mdd por lo que 'invirtió' en la filial financiera de GM durante la crisis; la firma fue intervenida para que continuara otorgando créditos a sus distribuidores de autos.
ally  (Foto: Tomada de ally.com)
Allan Sloan

Ha tomado casi cinco años, pero uno de los patitos feos del Gobierno finalmente muestra signos de convertirse en un cisne. Un cisne rentable, por cierto. Estoy hablando de Ally Financial, anteriormente GMAC, filial financiera de General Motors.

Ally succionó 17,200 millones de dólares del dinero del rescate federal, mucho del cual terminó siendo utilizado para rellenar el agujero sin fondo conocido como Residential Capital (que de aquí en adelante llamaremos ResCap).

ResCap, alguna vez una de las compañías hipotecarias más grandes del país, fue el activo dorado de Ally durante el auge inmobiliario. Por desgracia, se convirtió en basura cuando la burbuja inmobiliaria reventó. Ally finalmente lo puso en bancarrota el año pasado.

Ha sido un proceso polémico y desordenado. Pero ahora parece estar llegando a su fin, y las obligaciones adicionales de Ally hacia ResCap parecen tener finalmente un límite.

Eso hace que sea posible estimar cuánto vale la inversión del Gobierno en Ally. ¿Y adivina qué? Según mis cálculos conservadores, esa participación vale 1,500 millones de dólares más de lo que costó. Y no estoy incluyendo los 6,100 millones de dólares en dividendos que la administración federal ha obtenido de Ally.

¿Están los contribuyentes obteniendo beneficios de una compañía que gastó 8,300 mdd, todos ellos perdidos, para mantener a flote a ResCap, y que ha comprometido otros 2,300 mdd para cancelar sus pasivos? Sí, es verdad.

Debido a que no hay un mercado público para las acciones de Ally, ¿cómo puedo calcular que el Gobierno ha tenido beneficios? Excavando a través de un montón de archivos financieros, y aplicando un poco de sentido común. Puedes encontrar la versión completa aquí. Para darte la versión no tan corta, ajusté el valor neto declarado de Ally al dinero que ha destinado a pagar a los acreedores y reguladores de ResCap.

Luego dividí ese valor neto entre las acciones en circulación de Ally. Tomé el "valor en libros" por acción y lo multipliqué por el número de acciones de Ally que el Tesoro posee. Añadí el valor de las acciones preferentes de Ally en manos del Tesoro y ajusté por una transacción de 2011 en la que Tesoro vendió parte de sus tenencias de Ally. Conclusión: La participación tiene un valor de 16,000 millones de dólares; el costo del Tesoro es de aproximadamente 14,500 millones de dólares.

Sí, me doy cuenta de que, incluso cuando se incluyen los jugosos pagos de dividendos, estamos observando un beneficio relativamente modesto para los contribuyentes, considerando el grado de riesgo de la inversión del Gobierno.

Pero el Tesoro salvó a Ally de la quiebra para que pudiera seguir financiando a los distribuidores de automóviles de GM, lo que permitió tanto a los distribuidores como a GM evitar el colapso. Que los contribuyentes salgan con ganancias de esto es una ventaja inesperada.

¿Cómo pudo haber sucedido tal cosa? "El negocio de financiamiento de automóviles de Ally ha funcionado muy bien, y sus operaciones internacionales se han vendido a precios excelentes", dice Tim Massad, secretario asistente para la estabilidad financiera del Tesoro, que añade que la empresa ha fortalecido sustancialmente su filial Ally Bank.

Además, los pasivos de Ally en la quiebra de ResCap fueron menores de lo que esperaba en un principio, debido a que Ally dispuso correctamente la bancarrota y los activos de ResCap fueron liquidados a precios excelentes. Esos precios en gran medida son atribuidos a la excelente labor que la administración de ResCap hizo al evitar que la empresa colapsara en el caos después de que cayó en quiebra.

El tiempo, como dicen, lo es todo. El Tesoro compró a Ally durante el pánico, cuando los activos eran tan baratos que el Tesoro pudo salir bien librado a pesar de que ResCap se convirtió en una horrible pesadilla. Por el contrario, Cerberus Capital y sus inversionistas de capital privado registran una baja de casi 75% en su inversión de 8,150 millones de dólares en Ally. Cerberus gastó 7,400 millones de dólares en la compra a GM del 51% de Ally en 2006, cuando ResCap se tambaleaba, e invirtió 750 millones de dólares junto con el Tesoro. Valor actual: 2,200 millones de dólares.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Ahora, una advertencia o dos. La liquidación de bancarrota de ResCap podría desmoronarse. Ally podría tener problemas inesperados. Sus títulos podrían venderse por debajo de su valor de activos por acción, la cifra que yo estoy usando. Sin embargo, mi apuesta es que los contribuyentes terminarán obteniendo un beneficio en Ally. ¿No es agradable recibir una agradable sorpresa por parte del Gobierno, para variar?

Este artículo es de la edición del 22 de julio de 2013 de Fortune.

Ahora ve
México es la cuna de la nochebuena, la flor de la Navidad
No te pierdas
×