El pesimismo inunda a corporativos de EU

Inversionistas temen efectos negativos en las empresas una vez que la Fed retire sus estímulos; se prevé que las firmas del S&P 500 registren una caída en sus ingresos del segundo trimestre.
mercados1  (Foto: Getty)
Ben Rooney
NUEVA YORK -

Esta semana, cuando las empresas comiencen a divulgar sus resultados financieros del segundo trimestre del año, los inversionistas buscarán señales de que los beneficios pueden mantener la racha alcista del mercado una vez que la Reserva Federal deje de inyectar liquidez.

El pronóstico no es bueno. Se prevé que las compañías del S&P 500 registren un crecimiento global de las utilidades inferior a 1%, según FactSet.

Si se excluye a la industria de los servicios financieros, con un proyectado crecimiento de beneficio de 17%, FactSet pronostica una disminución general de las utilidades de 2.4%.

En otra señal preocupante, un número récord de empresas ya han emitido una previsión negativa para el trimestre. De las 108 compañías que han publicado previsiones, 87 han proyectado ganancias por debajo de las estimaciones del consenso, de acuerdo con FactSet. Esa es la cifra más alta desde que el proveedor de datos comenzó a llevar los registros en 2006.

Alcoa fue de las primeras en emitir reportes financieros este lunes. Se esperaba que el productor de aluminio reportara un beneficio, pero se prevía una caída del 1% en sus ingresos, según los analistas consultados por Thomson Reuters.

También auguran un crecimiento débil de los ingresos para otras empresas.

Tras una moderada subida de 1.1% en el primer trimestre, se estima que las ventas de las compañías S&P 500 caigan 0.3% en el segundo trimestre, según S&P Capital IQ.  

Esto marcaría la primera caída en los ingresos del grupo desde el segundo trimestre de 2009, cuando las ventas se desplomaron casi un 12%, advierte la alta directiva de esa división de Standard & Poor's, Christine Short.

La disminución prevista se debe casi enteramente a una caída del 15% de los ingresos de las empresas del sector energético. Por su parte, se prevé que los fabricantes de productos básicos de consumo registren un crecimiento de ingresos del 13%.

Este panorama mixto para los resultados corporativos añade otra capa de complejidad para los inversionistas, que ya lidian con la preocupación por las políticas de estímulo de la Reserva Federal.

Eso hará que sea más difícil ignorar la debilidad en el crecimiento de los ingresos, señala un estratega de mercado de Prudential Financial, Quincy Krosby. Los inversionistas, en su opinión, han restado importancia al débil crecimiento de los ingresos por cuanto creían que el Banco Central seguiría apoyando la economía. Pero ese apoyo quizás tenga los días contados, pues la institución ha señalado que podría ralentizar este año el ritmo de su programa de compra de bonos que actualmente asciende a 85,000 millones de dólares por mes.

"Las empresas están haciendo un muy buen trabajo en la gestión de los beneficios, pero los inversores quieren ver de dónde vendrá la demanda futura", dijo Krosby.

Lo ideal es que esa demanda futura provenga de una fuerte economía estadounidense, pero esa sigue siendo por el momento una interrogante.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Aunque el crecimiento en el primer trimestre fue más débil de lo estimado inicialmente, los inversionistas se han sentido alentados por los informes más recientes relativos a los pedidos de bienes duraderos, las ventas de viviendas y la confianza del consumidor.

"El mercado probablemente puede manejar algunas noticias decepcionantes en las ganancias siempre que el escenario macroeconómico esté mejorando", asegura un estratega de mercado de BMO Private Bank, Brent Schutte.

Ahora ve
La estatua de Diego Armando Maradona que provocó burlas en internet
No te pierdas
×