El oro recupera parte de su lustre

En los últimos días el metal ha registrado sus mejores alzas porcentuales desde hace dos años; analistas creen que superará sus máximos históricos, aunque los inversores deben ser pacientes.
gold1  (Foto: Getty)
Ben Rooney
NUEVA YORK -

El oro ha sido una inversión perdedora por meses. Pero en los últimos seis días el metal precioso parece haber recuperado algo de su brillo, aumentando 5.8%. La semana pasada, registró su mayor alza porcentual semanal desde 2011 luego de cuatro semanas consecutivas de pérdidas.

Algunos creen que esto podría ser el comienzo de un nuevo momentum. "Estamos en proceso de tocar piso", dijo el director de la consultora American Precious Metals Advisors, Jeff Nichols.

Desde abril, los inversionistas han abandonado el oro en favor del mercado de valores, donde han buscado una mayor rentabilidad.

El precio del oro se mantiene muy por debajo de los máximos históricos de 2011, cuando la onza alcanzó los 1,900 dólares. A pesar de la subida de la semana pasada, el metal todavía reporta un descenso de 24% desde principios de año. Al presente se negocia en el mercado de futuros a 1,284 dólares la onza.

El desplome obedece a los temores originados ante la reducción progresiva de las políticas de estímulo económico instrumentadas por la Reserva Federal estadounidense. Tal medida le resta valor al oro como una cobertura contra la inflación. En los años posteriores a la crisis financiera y la recesión, los inversores se apresuraron a comprarlo porque apostaron a que la copiosa compra de bonos de la Fed debilitaría al dólar estadounidense y elevaría los precios al consumidor.

Otra de las razones que explica el descenso del metal en últimas fechas es que el crecimiento económico se está desacelerando en los mercados emergentes, incluidos China e India, que son grandes compradores de oro físico.

Sin embargo, algunos veteranos observadores del oro opinan que la venta masiva presenta una oportunidad. Los inversores a más largo plazo podrían querer acopiar el metal porque no hay señales de que el apetito de los consumidores asiáticos haya disminuido. Al mismo tiempo, los suministros de las minas de este metal siguen siendo escasos.

Nichols cree que los precios en los próximos tres a cinco años podrían superar los  máximos históricos de 2011. Sin embargo, subraya que los compradores deben ser pacientes, pues "no hay certitud de que veamos una recuperación rápida".

El oro recibió un impulso la semana pasada después de que el presidente del Banco Central, Ben Bernanke, dijo que la política monetaria de Estados Unidos seguirá siendo "muy flexible" en el futuro previsible. El comentario moderó las expectativas de que la Fed comenzará a reducir este año su programa de compra de bonos de 85,000 millones de dólares por mes.

"Creo que la Fed está siendo demasiado optimista y no aplicará la reducción este año", sostiene el presidente de EverBank World Markets, Chuck Butler. "Si ese es el caso, entonces creo que el oro realmente comenzará a recuperarse".

Butler estima que los precios podrían subir de nuevo a 1,450 dólares la onza si la Fed aplaza la citada reducción del estímulo. Sin embargo, advierte que el mercado ha sido extremadamente volátil y que no pueden descartarse mayores descensos.

Señaló que el costo de apostar contra el oro, asumiendo una posición corta, se ha incrementado recientemente. Eso sugiere que los especuladores están cada vez menos convencidos de que sufrirá más caídas.

Los precios en el mercado de futuros son impulsados principalmente por los operadores a corto plazo, como son los fondos de cobertura, que rara vez toman posesión de oro físico, explica el director ejecutivo de Gold Bullion International, Steven Feldman.

Pero señala que la demanda de oro físico, incluidos lingotes y monedas, es muy fuerte en China y otros mercados asiáticos.

Feldman también asegura que los fundamentos de la oferta y la demanda deberían impulsar el metal al alza en el largo plazo.

A pesar de la prevista desaceleración en China, sostiene que la demanda de oro físico, la joyería incluida, permanecerá robusta en la segunda mayor economía del mundo. Además, dice que el metal debería continuar beneficiándose por cuanto los bancos centrales del mundo procuran diversificar sus reservas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Entre tanto, la oferta ha menguado. Feldman indica que los mineros están "sitiados" en algunas partes del mundo a medida que el llamado "nacionalismo de recursos" va en aumento.

"Soy muy optimista a largo plazo en virtud de los fundamentos. La oferta no va a subir y la demanda es fuerte mientras China continúe creciendo, los bancos centrales diversifiquen y los inversionistas se animen".

Ahora ve
Cada 10 de diciembre se celebra el Día de los Derechos Humanos
No te pierdas
×