Gobierno busca ‘frenar’ la informalidad

Autoridades y empresarios prevén incorporar a 200,000 personas al sector formal al cierre de 2013; la meta representaría menos del 1% de los 28 millones de informales que había en México a marzo.
mexico informalidad  (Foto: AP)
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El Gobierno de Enrique Peña Nieto, empresarios, los gobernadores de los estados y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) anunciaron este lunes el Programa para la Formalización del Empleo 2013 , que tiene la meta de incorporar al sector formal de la economía a 200,000 trabajadores en el segundo semestre del año. La cifra representa menos del 1% de los 28 millones de trabajadores que no cuentan con amparo legal y seguridad, acorde con cifras del Inegi y datos proporcionados durante la presentación del programa del presidente Enrique Peña Nieto.

El 59% de la población ocupada labora en condición de informalidad, explicó el mandatario.

"Éste es un esfuerzo inicial, significativo, pero es apenas un primer paso. La única de manera de resolver problemas estructurales es con reformas estructurales, por eso en septiembre se presentará la iniciativa de reforma hacendaria que buscará la formalización de la economía", apuntó Peña Nieto.

El mandatario agregó que presentará próximamente un sistema de seguridad social universal, que buscará brindar atención médica, seguro de desempleo y pensión básica a los trabajadores.

Los detalles de cómo se realizará el Programa para la Formalización del Empleo no fueron informados.

Al cierre del primer trimestre, 13.7 millones de personas obtenían ingresos en el sector informal de la economía, pero esta cifra aumenta a 28.2 millones si se contempla el trabajo doméstico, la informalidad en empresas y gobiernos, y trabajadores del sector agropecuario, de acuerdo con datos del Inegi.

Peña Nieto reconoció que los beneficios del trabajo formal son inexistentes para millones de mexicanos,  lo que "vulnera los derechos de las personas y limita el potencial económico del país".

El mandatario también señaló que el problema abarca a las empresas, pues aquellas informales son en promedio 50% menos productivas, además de quedar excluidas del crédito bancario para poder crecer.

"Debemos dejar atrás el círculo vicioso de empleo informal, baja productividad y bajo crecimiento económico".

El presidente indicó que hay cinco puntos que permiten al país tener una buena posición para atacar la informalidad. El primero, dijo, es que hoy se puede medir la verdadera magnitud del problema.

"La informalidad está presente en seis de cada 10 empleos y no en tres de 10 como se consideraba antes".

Además, afirmó que la nueva reforma laboral hace más eficiente y competitivo el mercado; también que el Comité Nacional de Productividad tiene entre sus temas prioritarios proponer estrategias a favor de la formalidad; que la reforma financiera, que ya analiza el Congreso, impulsará el crédito para las empresas; y por último que el país se reposicionó como uno de los 10 destinos más atractivos para la inversión extranjera, por lo que en los próximos años llegarán capitales que generen empleos.

Peña Nieto detalló que el IMSS asumió el compromiso de simplificar y desregular los servicios que ofrece con el fin de hacerlos más accesibles.

El director del IMSS, José Antonio González, dijo en su participación en el evento que la promoción del empleo formal es un "acto de justicia social".

La Secretaría del Trabajo establecerá la coordinación con los estados del país, y el Distrito Federal, para brindar el apoyo técnico necesario y asegurar la eficaz instrumentación del programa, así como asegurarse que se sumen al plan los proveedores y contratistas del Gobierno, explicó Peña Nieto.

"La informalidad es una de las principales causas que frena el crecimiento de México. Significa trabajar al margen de la ley, hacerlo sin eficiencia sin capacitación, sin competitividad. Sin acceso a derechos laborales", dijo el secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete.

"La informalidad daña la economía, limita a las empresas y merma calidad de vida", añadió el funcionario, quien aseguró que el proyecto tiene metas cuantificables.

En el evento también hicieron uso de la palabra el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex),  Juan Pablo Castañón, el director de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), Isaías González, y el gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez, quien también es presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores.

Castañón señaló que se requieren condiciones de formalidad para dar dignidad del mercado.

"El problema de la informalidad está ligado con el de la pobreza (...) A los empresarios nos corresponde invertir productivamente y crear empleo digno", indicó. 

En tanto que Isaías González detalló que "la mayoría de los informales están en establecimientos de 1 a 5 trabajadores en diversas ramas de la economía, lo que tiene implicaciones profundas para el país.

"El principal problema de los trabajadores mexicanos es la desigualdad social", dijo González al presidente Peña Nieto, por lo que aseguró que apoyan la iniciativa gubernamental.

Por su parte, López Valdez llamó a un cambio "radical" en incentivos a empresas y trabajadores formales, y afirmó que es fundamental trabajar en la reforma fiscal ampliando la base de contribuyentes.

"Puedo asegurarle a nombre de mis compañeros que encuentra aliados trabajando en línea con los propósitos de su gobierno", dijo el gobernador al presidente.

Ahora ve
“Los países nos dan a las peores personas”, dice Donald Trump sobre migrantes
No te pierdas
×