A Japón se le complica su plan fiscal

La desaceleración registrada podría atrasar su proyecto de aumentar el impuesto al consumo; el país creció a una tasa anual de 2.6% en el periodo pasado, debajo de porcentaje esperado.
tokyo  (Foto: Getty)
Charles Riley
HONG KONG -

El crecimiento económico en Japón se ha desacelerado, sembrando dudas sobre el ambicioso plan de estímulo del Gobierno y un previsto aumento de impuestos.

La economía nipona creció a una tasa anual de 2.6% en el segundo trimestre de 2013, dijo la oficina del gabinete el lunes. La expansión fue menor al aumento de 3.6% esperado por los analistas.

Japón también informó que el crecimiento en el primer trimestre fue más débil al que se había informado inicialmente; el PIB fue de 3.8% en lugar de 4.1%. A raíz de estas noticias, el índice Nikkei del país cayó más de 1%.

Estos resultados deberían crear expectativas en el mercado en relación a que los políticos retrasarán o suspenderán un impopular aumento impositivo que impactaría el crecimiento del país justo cuando el plan de estímulo económico parece estar surtiendo efecto.

Las autoridades habían previsto duplicar el impuesto al consumo para elevarlo a 10% en 2015. El gravamen, pagado por los consumidores cuando compran bienes o servicios, se incrementará en dos etapas, en la primera fase aumentará a 8% en abril de 2014.

La subida de impuestos podría aumentar la recaudación y demostrar que el país está comprometido con las reformas fiscales. Pero la medida, tal como está planeada, también podría desacelerar la economía.

El "país del sol" ha estado sumido en una zanja motivada por la caída de precios y un yen fuerte. Las perspectivas económicas han mejorado significativamente desde que el primer ministro, Shinzo Abe, anunció nuevas inversiones gubernamentales y alentó al Banco Central a implementar una ola de compras de activos.

El crecimiento aumentó, la moneda se depreció sustancialmente y los valores bursátiles han alcanzado máximos de varios años. El tercer pilar de la denominada "Abeconomía" -a saber, las reformas estructurales- ha sido más difícil de implementar.

Si los líderes renuncian a la subida de gravámenes, algunos economistas ven pocas esperanzas de que el parlamento siga adelante con otras reformas.

El IVA sería un primer paso para detener la creciente deuda pública del país, que rebasó los 1,000 billones de yenes por primera vez, según datos publicados el viernes por el Ministerio de Hacienda.

Tokio ha emitido hasta el momento 830 billones de yenes en bonos del Estado, y la recaudación fiscal del país jamás ha igualado ese ritmo. Se prevé que la deuda pública bruta de Japón represente el 230% del PIB en 2014 después de años de déficits sostenidos.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y otros observadores de la deuda han advertido que Japón debe hacer más para reducir su rampante endeudamiento. "Contener y revertir el aumento de la relación deuda-PIB es crucial", señaló el organismo.

Ahora ve
La Cumbre de la OMC terminó prácticamente sin acuerdos en Buenos Aires
No te pierdas
×