China analiza relajar ley de hijo único

El envejecimiento de la población obligaría al Gobierno a cambiar la política de control natal; en 2050 el 35% de los chinos serán mayores de 60 años, lo que disminuirá la fuerza laboral del país.
hijo-china  (Foto: Getty)
Charles Riley
HONG KONG -

En los medios de comunicación estatales de China circulan rumores que sugieren que las autoridades de Beijing están considerando una medida para relajar su impopular política del hijo único, un cambio que podría alterar significativamente las tendencias demográficas en la segunda mayor economía del mundo.

Desde su introducción a finales de la década de los setenta para controlar el rápido crecimiento de la población, las autoridades han ideado algunas excepciones a la regla, incluyendo una disposición que permite a los pobladores rurales tener un segundo hijo si el primogénito es una niña.

Para cientos de millones de chinos, sin embargo, la política del hijo único sigue influyendo poderosamente en su vida cotidiana. Las parejas que violan la regla enfrentan fuertes sanciones económicas y la disuasión ha demostrado ser lo bastante enérgica para disminuir las tasas de fecundidad. El descenso de la tasa de natalidad es especialmente pronunciado en las grandes ciudades como Shanghai.

Los esfuerzos para hacer cumplir la política también han dado lugar a una enorme burocracia, de forma tal que la agencia de planificación familiar tiene miles de funcionarios apostados en ciudades y pueblos a lo largo de todo el país. Los resultados demográficos han sido dramáticos, la fuerza laboral de China se contrajo el año pasado por primera vez en décadas y esa tendencia posiblemente continúe.

Pocos detalles se conocen acerca de los planes de Beijing, pero si los cambios se avecinan es posible que sean anunciados dentro de unos meses. Es más probable que los cambios se introduzcan gradualmente a que se elimine por entero la política. Igualmente incierto es el efecto que tendrá cualquier cambio en el control de la natalidad sobre la economía del país.

Una tasa de fertilidad más alta "no solucionará el empeoramiento de las perspectivas demográficas en la próxima década", escribieron esta semana dos analistas de Capital Economics, Qinwei Wang y Gareth Leather.

Incluso si las tasas de natalidad subieran, para empezar, se necesitarían 15 años -o más- para que esos niños se incorporaran a la fuerza laboral. Wang y Leather también mencionan la evidencia de que en las últimas dos décadas una población activa más numerosa apenas añadió menos de un punto porcentual al crecimiento económico promedio.

Los sondeos realizados en China sugieren que muchos de los residentes, especialmente los que viven en ciudades, no están particularmente ansiosos por tener más hijos. En general, Wang y Leather creen que el impacto de un cambio en la política será "relativamente pequeño".

"La razón principal por la cual prevemos que el crecimiento chino se desacelere en los próximos decenios no es porque la fuerza laboral pronto empezará a contraerse, sino porque el ritmo de crecimiento de la productividad probablemente disminuya conforme baje también el margen que los separa de las economías más ricas", dijeron los economistas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los responsables políticos chinos encaran lo que tal vez sea un problema más acuciante en el otro extremo del espectro de edad: su población envejecida. China tiene actualmente más de 185 millones de ciudadanos mayores de 60 años. Ellos ahora constituyen cerca del 12% de la población de China, una cifra que se prevé aumentará a 34% en 2050.

Un gran número de personas mayores viven por debajo de la línea de pobreza y sufren de problemas físicos o depresión, según un estudio reciente. Con la salida de millones de personas más de la fuerza laboral en un futuro próximo los servicios sociales podrían verse aún más sobrepasados mientras la nación todavía en vías de desarrollo busca reformar su economía.

Ahora ve
En las calles de Tokio puedes jugar Mario Kart, pero en la vida real
No te pierdas
×