México pagará sólo a pozos exitosos

La iniciativa federal de reforma energética condiciona el pago a la IP por labores de exploración; analistas creen que el verdadero atractivo de la reforma se verá hasta conocer la ley secundaria.
petroleo extraccion crudo pemex  (Foto: Thinkstock)
Edgar Sigler /
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El Gobierno mexicano no pagará a las empresas privadas que en sociedad con Petróleos Mexicanos (Pemex) o de forma independiente exploren yacimientos que deriven en proyectos fallidos, según se establece en el nuevo modelo de contrato de utilidad compartida, considerado en la iniciativa de reforma energética presentada el pasado 12 de agosto. Éste sería uno de los principales cambios que impulsa el Ejecutivo en contraste con los actuales contratos incentivados (denominados como Contratos de Servicios Integrados), donde a las compañías se les paga actualmente independientemente de si tienen éxito en su exploración, explicó un funcionario del sector energético que pidió no ser identificado.

"La gran diferencia es que en el contrato de utilidad compartida el fracaso lo paga la empresa. En la actualidad, en los contratos de servicio, si la explotación es exitosa o no, el Estado le paga a la compañía".

El presidente Enrique Peña envió el lunes su iniciativa de reforma energética al Senado, donde propone abrir la participación del capital privado en la producción de hidrocarburos a través de contratos de utilidad compartida, con lo cual las compañías se verán imposibilitadas de registrar en sus estados financieros los barriles de crudo que extraigan.

"Esto garantiza que el Gobierno se asegura el control sobre el petróleo, en contraste con las concesiones, donde la empresa gana mayor control", expuso en funcionario.

Por su parte, la propuesta energética presentada por el Partido Acción Nacional sí abre la posibilidad de otorgar concesiones a través de un regulador autónomo del Ejecutivo; y aunque es más atractiva para el sector privado, también supone una posición radical en el espectro de la discusión política, comentó el analista en jefe de Barclays México, Marco Oviedo.

"La propuesta del PRI se sitúa en el centro del espectro de la discusión política. Pero también le da la posibilidad de que si el PRD se radicaliza en su postura, la negociación tienda a la dirigirse a la derecha, donde se encuentra el PAN", señaló.

El modelo de concesiones que se podría establecer en  México si se aprueba la propuesta federal se asemejará al de Ecuador, Bolivia o Irán, que permiten los contratos de utilidad compartida.

El ‘diablo' está en las leyes secundarias

El PRI requerirá sólo del apoyo del PAN para alcanzar los votos que necesita la iniciativa de reforma para ser aprobada en las cámaras de Diputados y Senadores; que además requerirá la aprobación de más del 50% de los congresos estatales.

Una vez publicada, se deben enmendar varias legislaciones secundarias, para lo cual sólo se requiere una mayoría calificada, es decir, 50% más uno de los votos en ambas cámaras.

"Las leyes secundarias que rijan los contratos o los permisos tendrán que brindar condiciones internacionalmente competitivas para atraer inversión de las compañías líderes en el sector", expresó BBVA Bancomer en su reporte Observatorio Económico.

Una buena legislación secundaria les permitiría a las compañías registrar de alguna forma el valor de los contratos de utilidad dentro de sus balances (aunque no la reservas o la producción en sí), con lo cual se tendría el mismo efecto de las concesiones, consideró Marco Oviedo.

"No creemos que la reforma de Peña Nieto sea decepcionante. Marca un claro punto de partida y si se aprueba, introduciría a México en una nueva era energética", comentó el banco suizo UBS en un reporte para inversionistas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El Congreso discutirá la iniciativa de propuesta energética en el segundo periodo ordinario de sesiones, que inicia en septiembre.

El Gobierno federal espera que con su propuesta la producción de petróleo en México retome una tendencia de crecimiento y pase de los 2.55 millones de barriles promedio diario actuales a casi 3 millones en 2018, y 3.5 millones en 2025.

Ahora ve
Al registrarse como precandidato, AMLO reitera que explora posible amnistía
No te pierdas
×