Emergentes, entre la espada y la pared

Los mercados emergentes han comenzado a apuntalar sus monedas ante la depreciación frente al dólar; sin embargo, estas medidas pueden afectar su crecimiento y golpear a la economía mundial.
Alanna Petroff
LONDRES -

Los mercados emergentes están atrapados entre la espada y la pared. Las autoridades trabajan para detener la rápida depreciación de sus monedas, elevando las tasas de interés y ajustando la política monetaria. Pero eso podría provocar el riesgo de un crecimiento económico más lento en los próximos años y amenazar con retrasar la recuperación económica global.

Los banqueros centrales de Indonesia sostuvieron esta semana una reunión de emergencia en la que elevaron las tasas de interés para frenar la fuerte caída de la rupia frente al dólar estadounidense.

Los líderes de la banca de Brasil e India también se están movilizando para apuntalar sus monedas. El país sudamericano lanzó un programa sorpresa de 60,000 millones de dólares la semana pasada para frenar la caída del real.

Las autoridades de los mercados emergentes se han visto obligadas a reaccionar ante cambios previstos por parte de la Reserva Federal, que podría comenzar a recortar su programa de compra de bonos este mes. El dinero extranjero ha escapado de estos países y se ha movido a Estados Unidos a medida que los inversores se preparan para un eventual estrechamiento de la flexibilización cuantitativa (QE, por sus siglas en inglés) por parte de la Fed.

La caída de las monedas es especialmente preocupante para los países que dependen fuertemente de los productos importados. En los países que compran alimentos y petróleo -a menudo tasados en dólares estadounidenses-, será más costoso cubrir las necesidades básicas para el habitante promedio.

Se teme también que los prestatarios de estas naciones no puedan pagar sus créditos denominados en dólares. En caso de un impago masivo, sus bancos nacionales podrían verse en problemas. Algunos de los más débiles incluso podrían quebrar.

Estos escenarios sombríos están rondando la mente de los economistas e inversores, que temen que las economías de estos mercados se vean acosadas por la inflación, los altos costos de endeudamiento y el crecimiento mucho más lento, mientras que Estados Unidos experimenta una recuperación.

Impacto internacional

Los problemas en esos lugares no deberían desestabilizar a la economía mundial en general, dicen otros expertos. "Hasta ahora parece ser solo un problema de los emergentes", dijo un economista de Capital Economics en Londres, Gareth Leather. "Creo que el impacto en la economía mundial será pequeño. Pero los mercados financieros funcionan de manera extraña y siempre puede haber algunos efectos colaterales y contagios, como vimos con la crisis asiática de 1997 y 1998".

El equipo económico de Berenberg también dijo que no es posible descartar el contagio, al escribir en una nota que "hay un riesgo real de una severa reacción en cadena" en la mayoría de los mayores mercados incipientes. Pero los economistas también dijeron que este escenario es "poco probable".

"Nos tranquiliza un poco el hecho de que la mayoría de estas economías lucen más saludables y maduras que hace cinco o 10 años", escribieron los economistas de la multinacional alemana. "Para la economía mundial, las buenas noticias de Estados Unidos pesan mucho más que el daño colateral".

¿Dónde queda China en todo esto? Los economistas del banco alemán creen que China estará bien.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"China no está en riesgo. (El país) representa casi el 40% del PIB de los mercados emergentes y puede utilizar todas sus palancas políticas para mantenerse por encima de la refriega. La inflación es baja, las reservas internacionales son altas y no depende de flujos de capital especulativo", indico Berenberg.

Annalyn Kurtz de CNNMoney contribuyó en la realización de esta nota.

Ahora ve
Diego Luna asegura que los políticos no están representando a los mexicanos
No te pierdas
×