El reto del nuevo banquero central hindú

Raghuram Rajan, exanalista del FMI, asumió la dirección de una entidad atada a caprichos políticos; la inflación, la depreciación de la rupia y el fin del estímulo de la Fed son sus mayores problemas.
rajan  (Foto: Getty)
Charles Riley
HONG KONG -

India tiene ante sí una inflación por las nubes, una rupia devaluada, crecientes costos de endeudamiento, un mercado bursátil vacilante y el crecimiento económico más débil de la última década. En medio de este desconcierto se abre paso Raghuram Rajan, profesor de la Universidad de Chicago y estrella mediática en ciernes que asumió esta semana la titularidad del Banco de la Reserva de la India.

El funcionario mejor conocido por haber predicho en 2005 la inminente crisis financiera durante una reunión de economistas destacados en Jackson Hole. El evento se organizó para homenajear al expresidente de la Reserva Federal estadounidense Alan Greenspan, quien escuchó a académico afirmar que los exóticos instrumentos financieros defendidos por el otrora líder de la Fed habían restado seguridad a las economías.

Rajan, quien pronunció su primer discurso como banquero central de la India el miércoles, necesitará el mismo valor y ojo previsor para su nuevo trabajo. Muchos de los problemas de la India se encuentran fuera del ámbito de competencia del Banco Central y es poco probable que la fracturada clase política del país legisle alguna reforma significativa teniendo ya en puerta las elecciones del próximo año.

El resultado podría ser un intento de que el nuevo gobernador forje un nuevo camino, menos convencional, para la institución. "Cualquiera que se estrene en la gubernatura probablemente empieza en la cima de su popularidad", dijo el miércoles Rajan. "Pero algunas de las acciones que tome no serán populares. El gobernador del la entidad no aspira a ganar votos o likes en Facebook".

El servidor público no ha perdido tiempo. En su primer día en el cargo anunció reformas que pretenden facilitarles a los nuevos bancos la obtención de licencias. También adoptó medidas para apuntalar la rupia, entre ellas un nuevo instrumento de la institución para alentar a las entidades financieras comerciales a aceptar más depósitos del exterior.

Los inversionistas parecen impresionados, por ahora. El índice Sensex de Mumbai subió 2% y la rupia recuperó algo del terreno perdido.

Pero las siguientes decisiones podrían ser más difíciles. La institución podría subir las tasas de interés para combatir la inflación, pero un alza muy pronunciada elevaría los costos de endeudamiento para las empresas y acaso se ganaría el enojo del partido político en el poder.

"Es muy poco probable que el Gobierno apruebe un aumento significativo en la tasa de interés de referencia como un medio para apoyar la rupia, dadas las consecuencias negativas que eso tendría para la economía real y para las perspectivas electorales de la coalición gobernante", señaló una analista de Eurasia Group,  Anjalika Bardalai.

A diferencia de otros reguladores centrales, el Banco de la Reserva de la India no es una entidad jurídicamente independiente, por lo que está más expuesta a los cambiantes caprichos políticos.

"A pesar de que la designación de Rajan puede mejorar la coordinación entre el Gobierno y el Banco Central, es improbable eliminar esa tensión de un solo golpe", advirtió Bardalai.

El profesor, quien además fue economista principal del Fondo Monetario Internacional, debe vigilar también los pasos de la Fed estadounidense, que posiblemente inicie el retiro de su programa de estímulo a fines de este año. Los mercados emergentes, que suelen tener bonos que ofrecen un mayor rendimiento, ya no son tan atractivos para los inversionistas ávidos de ingresos.

India es especialmente vulnerable a esta situación por su enorme déficit en cuenta corriente de 88,000 millones de dólares, que refleja la tendencia de la nación a importar muchos más bienes de los que exporta y la deja muy dependiente del capital extranjero.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Se espera que el primer ministro, Manmohan Singh, exponga las razones de su país para pedirle a Estados Unidos un retiro moderado del estímulo en la cumbre del G-20 que arranca este jueves en Rusia.

"Voy a enfatizar... la necesidad de una salida ordenada de las políticas monetarias no convencionales seguidas por el mundo desarrollado en los últimos años, a fin de evitar dañar las perspectivas de crecimiento del mundo en desarrollo", anticipó Singh a principios de esta semana.

Ahora ve
La Comisión Europea y el Reino Unido pactaron los términos de su divorcio
No te pierdas
×