Wall Street busca descifrar a la Fed

Aunque la tasa de desempleo ha bajado, esto no significa que la economía del país esté mejorando; la forma en que la Fed interprete estos datos repercutirá en el futuro de su programa de estímulos.
Nin-Hai Tseng

Algunos inversionistas en Wall Street que están tratando de evitar las mayores tasas de interés probablemente esperaban que el Departamento de Trabajo de Estados Unidos diera malas noticias a medida que descifran lo que la Fed hará en los próximos días. El cumplimiento de su deseo dependerá de cómo interprete la entidad el reciente reporte mensual de empleo.

El informe del 6 de septiembre fue mixto. La economía estadounidense creó 169,000 empleos en agosto, informó la instancia gubernamental. Si bien esto no es un desastre es ligeramente inferior a los 175,000 esperados para el mes e inferior al promedio de 192,000 empleos creados al mes en lo que va del año. La tasa de desempleo bajó un poco, al 7.3% desde el 7.4 % del periodo anterior.

Las últimas cifras recibirán mucha atención: son la pieza más reciente de información antes de que el comité de políticas de la Reserva Federal se reúna el 17 de septiembre para decidir si se debe reducir el ritmo de sus compras de bienes de 85,000 millones de dólares (mdd) al mes.

La flexibilización cuantitativa (QE, por sus siglas en inglés), el programa de compra de bonos, estaba destinado a ayudar a reducir las tasas de interés a largo plazo y alentar a todos los participantes económicos, desde las empresas hasta los consumidores, a endeudarse más. La última ronda del estímulo se ha prolongado durante casi un año, pero el presidente de la institución, Ben Bernanke, sugirió que se podría "reducir" o desacelerar el programa si observa una "mejora sustancial" en las perspectivas para el mercado laboral.

La entidad es deliberadamente vaga y no ha dado mayores detalles en cuanto a qué sería considerada una "mejora sustancial". Si el Banco Central considera que el reporte de empleo de agosto es suficiente o es lo mejor que puede lograrse, los funcionarios podrían anunciar a finales de septiembre que desacelerarán el programa de compra de títulos de deuda. También podría postergar (de nuevo) cualquier medida hasta las sesiones restantes del grupo en octubre y diciembre de este año.

Independientemente de cómo interprete este último reporte de empleo, es difícil para un sinnúmero de estadounidenses llamar al mercado laboral actual una "mejora sustancial".

Después de todo, la tasa de desempleo básicamente no está disminuyendo por las razones correctas. La porción de los estadounidenses en edad de trabajar que estaban trabajando o buscando trabajo cayó a 63.2% -el nivel más bajo desde 1978, cuando las mujeres tenían menos probabilidades de emplearse-. Si eso es una recuperación, sin duda es un despertar con menos trabajadores -una parte de los cuales están envejeciendo y saliendo de la edad de la fuerza laboral, pero una parte importante también ha desistido en su búsqueda de empleo-.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Si el órgano regulador de la economía estadounidense considera al mercado laboral actual como una "mejora sustancial", eso significaría una mejora en el sentido más conservador. Las empresas y los gobiernos están recortando muchos menos empleos que durante los oscuros días de la Gran Recesión, pero solo están creando las plazas suficientes para seguir el ritmo del crecimiento de la población. Nada más.

Puede que los inversores estén concentrados en lo que la institución pueda hacer a continuación, pero para el resto de Estados Unidos eso establecerá un cierto estándar de lo que puede llamarse un mercado laboral decente.

Ahora ve
Gracias a la inteligencia artificial, la NASA descubre sistema de ocho planetas
No te pierdas
×