Yellen encabeza la carrera por la Fed

La funcionaria debe sustituir a Ben Bernanke al frente de la Reserva Federal, dice Paul La Monica; sin embargo, existen rumores de que Obama busca nombrar un candidato alternativo.
yellen30  (Foto: Getty)
Paul R. La Monica*

Larry Summers ha decidido que ya no quiere ser el próximo presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos. Los inversionistas de todo el mundo -y presumiblemente los gemelos Winklevoss- están encantados.

Así que ahora le toca al presidente Obama hacer lo correcto y tomar la decisión que debía haber tomado desde el principio. Es hora de olvidarse de la política, el amiguismo y la confrontación con los rivales, es hora de nombrar a la vicepresidenta de la Fed, Janet Yellen, para reemplazar a su jefe Ben Bernanke.

Es lo más lógico. El mercado probablemente estará feliz; la mayoría de los economistas en Wall Street y en el mundo de la academia estarán encantados. Es la decisión más inteligente por dos razones fundamentales.

Ella está cualificada de sobra para el trabajo. Su currículum habla por sí mismo. Y como ha señalado en varias ocasiones mi colega Annalyn Kurtz, experta en el tema, Yellen merece todo el crédito por haberse preocupado más que muchos de sus compañeros por la burbuja de la vivienda antes de que estallaran la crisis financiera y la Gran Recesión.

Más información: Yellen recibe apoyo para presidir la Fed

También proporciona continuidad. La transición sería coherente y gradual, pues sabemos que la economista está en consonancia con las políticas de flexibilización cuantitativa (QE) del actual titular.

Así que cuando el Banco Central comience efectivamente a recortar las compras de bonos (quizá no hoy, quizá no mañana pero, parafraseando a Casablanca, pronto y durante el resto de la vida de la QE), ¿quién mejor que Yellen para dirigir la desarticulación del estímulo, la liquidación de billones de activos en el balance de la entidad? Ella probablemente lo haría de una manera ordenada y comunicaría cada movimiento a los mercados al igual que Bernanke.

Uno espera que el presidente llegue a la misma conclusión. Pero me preocupan los rumores de que el líder de la Casa Blanca quiera encontrar otro candidato alternativo. Tal vez Donald Kohn, el predecesor de Yellen en la vicepresidencia de la institución. O quizá el exsecretario del Tesoro, Tim Geithner... a pesar de los informes de que no está interesado en el puesto.

La razón para buscar a otro es que el presidente no quiere ser percibido como alguien que se subordina prontamente a los demócratas del Senado que se oponían al nombramiento de Summers. En otras palabras, designar a la doctora ahora podría debilitar políticamente a Obama.

Entérate: La carta de Lawrence Summers

Ante eso yo digo: "mala suerte". La decisión del presidente debe basarse en lo que es mejor para la economía en los próximos años. No debería ser una mezquina jugada de poder.

En caso de que el mandatario lo haya olvidado, muy probablemente el nuevo titular de la Reserva Federal permanezca en Washington después de que Obama haya dejado la silla presidencial. La dirigencia de la Fed es un mandato de cuatro años. Por lo tanto, no expirará hasta finales de enero de 2018. En ese momento, habrá un nuevo presidente. Y él o ella pueden decidir nombrar a otra persona para el cargo.

Pero si la historia reciente sirve de guía, incluso el próximo presidente (independientemente de si es demócrata o republicano) no querrá alterar las cosas.

Desde 1951, solo ha habido seis presidentes de la institución. Únicamente un presidente de la entidad ha servido menos de dos términos en el último medio siglo: William Miller, durante la administración Carter. La razón por la que dejó el puesto se debió a que Carter lo nombró Secretario del Tesoro.

La elección del presidente de la Fed debería estar por encima de la política. Paul Volcker sirvió bajo Carter y Reagan. Alan Greenspan fue presidente de la Fed durante dos gobiernos republicanos (Reagan y George H.W. Bush), así como durante la totalidad de los ocho años de Bill Clinton. George W. Bush nombró a Bernanke para su primer término... y Obama lo nominó nuevamente.

Sería una lástima que ahora Obama de repente decidiera que prefiere escarmentar a sus antagonistas (¡nada menos que en su propio partido!) que designar a una persona que ya ha recibido un fuerte apoyo de legisladores, colegas economistas e inversionistas.

A detalle: Cambio de la Fed, 'en manos' de Harvard.  

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Yellen es la elección más clara para hacerse cargo del órgano regulador tras Bernanke. La única razón para que no sea nominada es porque el titular del ejecutivo estaría más interesado en cuestiones políticas cortoplacistas en lugar de hacer lo que es mejor para la salud a largo plazo de la economía y del mercado. Esperemos que tome la decisión correcta.

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva de Paul R. La Monica.

Ahora ve
Esto es lo que debes saber de la devoción a la Virgen de Guadalupe
No te pierdas
×