¿La baja inflación presionó a la Fed?

El débil aumento de precios habría obligado a mantener el estímulo ante un posible estancamiento; sin embargo, la baja inflación también pudo haber ayudado a contener las tasas de interés.
grafica inflación  (Foto: Thinkstock)
Stephen Gandel

El estímulo no se reducirá. El miércoles, la Reserva Federal estadounidense informó que prorrogará su programa de compra de bonos al menos durante un mes más. Muchas personas esperaban que Bernanke anunciara que la Fed reduciría en algún grado estas compras de activos.

¿Por qué retrasó Bernanke sus planes para disminuir el estímulo? Una posible razón: la inflación o, mejor dicho, la ausencia de inflación.

La mayoría de la gente piensa que la inflación es algo negativo. Pero también puede ser un indicador de la actividad económica. Cuando aumenta la demanda de bienes, los precios tienden a subir más rápidamente. Recientemente, sin embargo, lo que ha ocurrido es lo contrario. El aumento de los precios al consumo (que habían repuntado hace dos años conforme la economía se fortalecía) se ha desacelerado.

A detalle: La Fed mantiene su estímulo monetario

Según los datos oficiales más recientes sobre los precios al consumo, divulgados el martes, la inflación se ubicó en 1.5%, lo que representa una caída respecto al 2% del mes previo, y el 3.7% de hace dos años. Y, con exclusión de la Gran Recesión, la inflación se acerca al extremo más bajo del rango registrado en 30 años. Este débil aumento de los precios sugiere que la economía estadounidense se encamina a otra mala racha en lo que ya ha sido una deprimente recuperación. Lo que significa que este no es el mejor momento para retirar el estímulo económico.

Evidentemente, la baja inflación no siempre es un indicador de que la economía se está desacelerando. La inflación, por ejemplo, se redujo en 2006, por lo menos un año antes de que la economía entrara en crisis. Y en 2010 se ubicó en niveles extremadamente bajos, y a pesar de ello la economía continuó recuperándose.

Pero el año 2010 presentó varias buenas razones para esa baja inflación. Para empezar, el crédito bancario aún tenía que descongelarse de la crisis crediticia. Sabemos que la cantidad de dinero que se mueve alrededor de la economía tiene un efecto directo sobre las tasas de inflación. Al presente los préstamos han comenzado a repuntar. Y el mercado de la vivienda se está recuperando (otro factor que afecta a los precios al consumo). Así que si la economía está efectivamente mejorando, cabría esperar que la inflación suba, o por lo menos se mantenga estable, pero no que baje, como está sucediendo.

Más información: La Fed, con el reto de retirar su estímulo

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

¿Cuál sería pues una posible explicación de los niveles inflacionarios actuales? El Obamacare. Recientemente, los precios de la atención sanitaria, que por largo tiempo han aumentado mucho más rápido que la inflación, han crecido a un ritmo más lento del habitual, un fenómeno que algunos atribuyen a la reforma sanitaria. Eso podría estar frenando la inflación, aún mientras la actividad económica sigue recuperándose. Si ese es el caso, entonces la Fed no tiene nada de qué preocuparse cuando reduzca su estímulo.

La baja inflación puede ser incluso una bendición para Bernanke. A algunos les preocupa que las tasas de interés se disparen cuando la Fed recorte su programa de compra de bonos. Sin embargo, las tasas de interés suelen mantenerse relativamente cercanas a la inflación. El rendimiento del bono a 10 años se ubica por lo general a dos puntos porcentuales de la inflación, ese margen está ahora en cerca de 1.3 puntos porcentuales. Por tanto, la baja inflación podría poner un tope a las tasas, lo que sería bueno. Eso le permitiría a Bernanke abandonar su programa de compra de bonos y todavía mantener las tasas de interés a niveles relativamente bajos, estimulando la economía. Si eso es cierto, Bernanke y la Fed tal vez tomaron la decisión equivocada. Emprender ahora la reducción del estímulo era lo más lógico.

Ahora ve
Sobrinos de la primera dama venezolana son sentenciados a 18 años de prisión
No te pierdas
×