¿Los republicanos deben apoyar a Yellen?

El partido cometería un error si no respalda su nominación para dirigir a la Fed, dice Sheila Bair; Yellen sería una presidenta dispuesta a escuchar las voces que critican sus políticas económicas.
janet  (Foto: Getty)
Sheila Bair

Crecen los rumores relativos a que el presidente Barack Obama anunciará pronto su intención de nominar a Janet Yellen para ocupar la presidencia de la poderosa Junta de la Reserva Federal.

Sin embargo, queda por ver si suficientes republicanos apoyarán su candidatura para asegurarle la confirmación del Senado, dadas las inquietudes que ella ha suscitado en ese partido por su apoyo a las agresivas intervenciones monetarias, conocidas comúnmente como flexibilización cuantitativa o QE.

Aunque comparto la preocupación del Partido Republicano sobre el estímulo, expongo cinco razones por las que creo que ellos deben, no obstante, apoyar su nominación:

1) Con una década de experiencia en puestos de liderazgo, ella está perfectamente cualificada. Esta es la misma razón por la que todos los demás deben apoyarla. Además, su historial indica que ella no es una ideóloga. Es cierto que ella le da un enorme peso a la reducción del desempleo (si tan solo el ejecutivo y el legislativo tuvieran la misma claridad en sus objetivos), lo que inquieta a los republicanos preocupados por el posible impacto inflacionario del estímulo.

Sin embargo, cualquier candidato que proponga el presidente le dará prioridad a la reducción del desempleo. El historial de la economista también sugiere que tiene una buena dosis de sentido común y está abierta a los argumentos que sostienen que las políticas de la Fed han alcanzado el punto de rendimiento decreciente, contribuyendo más a las burbujas de activos y a la inestabilidad del sistema que cualquier posible reducción de la tasa de desempleo.

Incluso notables críticos de las políticas monetarias del Banco Central como el académico John Taylor de la Universidad de Stanford y el jefe de la Fed de Richmond, Jeffrey Lacker, han avalado públicamente a Yellen por su mentalidad abierta y su disposición a escuchar opiniones opuestas.

2) Actuará de forma autónoma e independiente. En cualquier administración, republicana o demócrata, se necesita a un líder que actúe con independencia de consideraciones políticas y base sus decisiones en lo que se precisa para promover un sistema financiero estable y saludable, sin buscar apuntalar la economía lo suficiente como para pasar el próximo ciclo electoral.

Aunque es una demócrata que trabajó para Bill Clinton, ha pasado la mayor parte de su carrera en la academia o en la Reserva Federal. Ha acudido a la Casa Blanca de Obama solamente una vez durante su mandato. Uno solo puede suponer que trabajará sin estar atada a las aspiraciones políticas de la administración, sobre todo después de haber atravesado una vergonzosa contienda pública con el favorito de la Casa Blanca, Larry Summers, por la presidencia de la institución.

Entérate: La carta de Lawrence Summers 

3) Quizás sea más capaz de llevarnos al punto donde los ahorradores obtengan una tasa de interés decente y la entidad siga políticas monetarias basadas en reglas y convenciones bien entendidas. Desde hace varios años, la economista ha participado en reuniones, analizado datos, y escuchado los argumentos de sus colegas gobernadores y presidentes regionales del órgano regulador económico en torno a las medidas monetarias extraordinarias de la Reserva Federal. Ella conoce el panorama tan bien como cualquiera y, por tanto, está mejor preparada para capitanear el barco.

4) Oponerse sería perjudicial para el partido. Esta será una nominación histórica. Sería la primera mujer al frente del Banco Central de EU. Sin duda, la nominación de Summers habría sido un regalo para los republicanos, como señaló Ezra Klein del Washington Post antes de que se retirara de la carrera. Escribió el periodista:

"Cada republicano verá una oportunidad para incidir en las políticas de la administración en materia de estímulo y vivienda. Sin mencionar siquiera los escándalos en el pasado de Summers, como los comentarios sobre la participación de la mujer en las ciencias o el asunto Shleifer, por no hablar de los honorarios por charlas y asesorías que tendrá que informar en sus declaraciones financieras".

Yellen, en contraste, no tiene ese dudoso equipaje. Nada en su pasado sugiere conflictos financieros perniciosos o lapsos en su juicio ético. Por el contrario, durante toda su vida ha demostrado tener buen juicio y principios. De bloquearla, el Partido Republicano correría el riesgo de que, ante la opinión pública, pareciera que se oponen a ella porque está fuera del club Wall Street dominado por hombres.

5) El Partido Republicano tiene muy poca influencia para impedir que la economista se convierta en la próxima titular de la institución. Es importante que el próximo jefe en políticas macroeconómicas tenga plena legitimidad a través del proceso de confirmación del Senado.

Sin embargo, incluso si el Partido Republicano bloquea su confirmación, como vicepresidenta del Banco Central, ella todavía reemplazaría a Ben Bernanke cuando su término finalice en enero de 2014. Si Barack Obama la quiere como la próxima líder puede salirse con la suya sin importar lo que haga el Senado.

La vicepresidencia

Sí. El pasado de Yellen sugiere que es una "paloma" (dove) en política monetaria. Sin embargo, para los que no están de acuerdo con las actuales políticas monetarias de la Fed (y yo me incluyo), la mejor estrategia es centrarse en la vacante de vicepresidente, que se creará si es ascendida al cargo más alto.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Más información: Janet Yellen, ¿halcón o paloma? 

Presionar por un candidato al segundo mando que traiga una mayor diversidad de puntos de vista sobre la flexibilización cuantitativa sería un movimiento inteligente del Partido Republicano. Por otro lado, bloquear a esta mujer bien cualificada y crear incertidumbre y debilidad en una agencia tan importante como la Reserva Federal no sería un sabio camino a seguir.

Ahora ve
El mundo está “perdiendo la batalla” contra el cambio climático, alerta Macron
No te pierdas
×