¿Cese de operaciones en EU?

Republicanos ponen al Gobierno cerca de una parálisis parcial al insistir en su plan presupuestal; pero ciertas áreas funcionarían sin importar el resultado del enfrentamiento legislativo.
eu  (Foto: Getty)
WASHINGTON (AP) -

Si las operaciones del Gobierno federal de Estados Unidos se interrumpen parcialmente el martes, el correo seguirá llegando a tiempo, los médicos del Medicare seguirán atendiendo pacientes y la NASA no dejará de hablar con los astronautas en la Estación Espacial. De hecho, la mayor parte del Gobierno seguirá funcionando. Al comienzo, el cierre afectaría al azar: los turistas que esperan visitar Mount Rushmore o el Museo Smithsonian, los que planean comprar una vivienda con préstamos garantizados por el Gobierno, los veteranos de guerra que apelan la denegación de beneficios por discapacidad y, quizá la parte positiva (sólo para algunos) es que se suspenderían las auditorías fiscales.

Pero los problemas se harían más amplios mientras más dure el cese de las operaciones.

La licencia sin sueldo de más de una tercera parte de los empleados civiles federales podría significar demoras en el procesamiento de solicitudes de nuevas reclamaciones de discapacidad en el seguro social.

La pérdida de ganancias para los negocios que venden bienes y servicios al Gobierno. Problemas para los hoteles y restaurantes que dependen del turismo cerca de los parques nacionales. Y más tiempo de espera para los niños que sus padres no les envían la manutención de rigor.

Y, naturalmente, cero paga para unos 800,000 empleados federales. Es posible que más adelante les paguen esos días, pero que no se les culpe por no trabajar duro porque la ley prohíbe el trabajo voluntario gratis desde casa.

Kaitlin Thomas, quien el viernes recorrió el Museo Nacional de Historia de Estados Unidos, ubicado en Washington, dice que la situación es molesta.

"¿Si el público paga todo esto, por qué lo cierran?", pregunta tras su visita desde la ciudad de Nueva York.

Irónicamente, un cese de las operaciones del Gobierno no tendría impacto sobre la ley de servicios médicos del presidente Barack Obama, quien está listo para presentar sus planes individuales de seguro el martes con cese de operaciones o no. La gente que espera inscribirse el primer día no sería afectada.

Otras funciones que se mantendrán sin importar el resultado del enfrentamiento legislativo por el presupuesto:

*Los guardias de prisiones, agentes del FBI y la Patrulla Fronteriza.

*Los controladores de tráfico aéreo y empleados de los puntos de control de seguridad en los aeropuertos.

*Los 1.4 millones de militares en servicio activo.

*Las Becas Pell para estudiantes universitarios.

*Los pagos del seguro social y las prestaciones sociales de los veteranos de guerra, así como los cupones para alimentos.

*Los médicos que tratan a pacientes del Medicare y los hospitales de la Administración de Veteranos de Guerra.

*El Servicio Nacional de Meteorología.

*El centro de control de la NASA en Houston, Texas, que apoya la Estación Espacial Internacional. Excepto eso, sólo 3% de los 18,000 empleados de la NASA seguirán trabajando.

*La Casa Blanca se mantendrá funcionando porque no tiene que cumplir una ley federal que exige a muchos empleados del Gobierno dejar de trabajar si el Congreso no asigna fondos. Obama podrá realizar el viaje que tiene programado a Asia la semana del 6 de octubre, si así lo decide.

*El correo seguirá entregando correspondencia, su presupuesto no está afectado porque sus ingresos provienen de la venta de estampillas y la entrega de paquetes.

*Los empleados que trabajan en programas que se financian con el pago de servicios, como los que procesan las solicitudes de la residencia permanente y los que supervisan la seguridad de camiones y autobuses.

Entre los turistas y los amantes de la naturaleza, las consecuencias se harían sentir rápido. Los parques nacionales, desde Acadia hasta Yosemite, y los monumentos nacionales y refugios de vida salvaje se cerrarían. El Departamento del Interior dice que los campistas tendrían 48 horas para empacar y marcharse.

El Servicio de Rentas Internas (IRS) quiere que el estadounidense tenga bien claro esto: los que deben dinero al Gobierno tienen que pagar. Los que recibieron una prórroga de seis meses para presentar su declaración de impuestos todavía tienen que cumplir antes del 15 de octubre.

Cerca de una parálisis

El sábado, los republicanos de la Cámara de Representantes pusieron al Gobierno al borde de una parálisis parcial al insistir en que la ley de cuidados de salud promovida por el presidente Barack Obama sea postergada un año, desafiando así a la Casa Blanca y al Senado controlado por los demócratas.

Entérate: La Casa Blanca condena plan republicano

Los republicanos rechazaron un proyecto de ley aprobado el viernes en la Cámara alta que permitiría que el Gobierno opere 45 días más sin que la ley de salud sufra cambios.

En lugar de ello, los representantes republicanos se preparaban para aprobar su propia versión el sábado y devolverle el asunto al Senado, que no volverá a sesionar sino hasta el lunes por la tarde, 10 horas antes de que venza el plazo para la suspensión de las operaciones del Gobierno.

Harry Reid, líder de la mayoría demócrata en la Cámara alta, ha insistido en que ésta no aprobará un proyecto de ley que altere la legislación sobre la salud. La Casa Blanca ha advertido que Obama vetará un proyecto legislativo que la modifique.

Además de postergar un año la implementación de la Ley de Cuidados Médicos Accesibles, la propuesta de la Cámara de Representantes rechazaría un impuesto a los dispositivos médicos que ayuda a financiarla, dijo el representante republicano Devin Nunes de California.

La medida de los republicanos le proporcionaría al Gobierno fondos para operar hasta el 15 de diciembre. La versión del Senado sólo permite lo anterior hasta el 15 de noviembre.

Ante la posibilidad de que la Cámara alta rechazara el proyecto de ley, la Cámara de Representantes también planea aprobar este domingo otra medida en la que se ordenaría que las fuerzas armadas reciban su salario a tiempo a pesar de cualquier parálisis parcial del Gobierno. Esa medida acompañaría a la primera.

En su mensaje semanal por radio e internet, Obama acusó a los republicanos de la cámara baja de estar más preocupados por "apaciguar a una facción extremista de su partido que en trabajar por aprobar un presupuesto".

Ahora ve
En las calles de Tokio puedes jugar Mario Kart, pero en la vida real
No te pierdas
×