Obama garantiza pago a militares

Las fuerzas castrenses seguirán recibiendo su sueldo pese al cierre del Gobierno; el presidente firmó una ley, ya aprobada por el Congreso, que garantiza los recursos.
REPARTE CULPAS  (Foto: CNN)
WASHINGTON (CNN) -

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, firmó este lunes una ley que permitirá que todos los militares sigan recibiendo sus salarios durante el cierre del Gobierno (que ocurre desde este martes). Poco más de una hora antes de que entrara en vigor la parálisis parcial del Gobierno, el presidente firmó la ley sobre los militares, aprobada unánimemente el domingo por la Cámara de Representantes y respaldada de la misma forma este lunes por el Senado.

La medida asegura el pago a los militares activos, la Guardia Costera y los civiles y contratistas que les sirven directamente de apoyo en los departamentos de Defensa y Seguridad Nacional durante el periodo que dure el cierre temporal de la administración federal.

No obstante, se estima que el 50% de los 800,000 empleados civiles del Pentágono serán enviados a casa, muchos de ellos sin cobrar, mientras dure la crisis.

Por primera vez en 17 años, el Gobierno de Estados Unidos puso en marcha este martes el cierre temporal de parte de sus operaciones por un periodo indefinido, ante la falta de acuerdo para financiarlas en un Congreso profundamente dividido.

Entérate: Congreso paraliza al Gobierno de Obama

Tras más de una semana de propuestas fracasadas en ambas cámaras del Congreso y una frenética jornada de trabajo el lunes, los legisladores no lograron alcanzar un acuerdo de última hora que permitiera mantener abierto el Gobierno a partir de hoy, cuando comienza el nuevo año fiscal y se agotan los fondos anteriores.

"Por desgracia, el Congreso no ha cumplido con su responsabilidad. No ha sido capaz de aprobar un presupuesto y como resultado, gran parte de nuestro Gobierno debe cerrar ahora hasta que el Congreso vuelva a financiarlo", dijo Barack Obama en un video difundido por la Casa Blanca.

Justo antes de la medianoche, la Oficina de Presupuesto y Gestión de la Casa Blanca (OMB) instruyó a las agencias federales a "ejecutar los planes para un cierre ordenado debido a la falta de fondos".

Se desata así el primer cierre del Gobierno de Estados Unidos desde enero de 1996, que forzará a prescindir de unos 800,000 funcionarios y podría costar más de 1,000 millones de dólares a las arcas públicas, según estimaciones de la Casa Blanca.

"(Un cierre del Gobierno) trabará los engranajes de nuestra economía en un momento en que esos engranajes han ganado algo de tracción", advirtió el presidente en una comparecencia ante la prensa la tarde del lunes.

Artículo relacionado: Cómo será el cierre del Gobierno de EU

La reforma sanitaria aprobada en 2010 por Obama fue el núcleo del desacuerdo en el Congreso, donde el ala más conservadora veía el debate como una oportunidad única de hacer descarrilar la ley antes de que entrara en vigor (hoy mismo), una parte clave de la misma, la oferta de seguros de salud para todos los estadounidenses.

Después de que el Senado rechazara el segundo intento republicano de atacar la reforma sanitaria mediante el plan presupuestario, la Cámara Baja aprobó la noche del lunes una tercera propuesta que buscaba retrasar durante un año la parte más importante de esa ley: la obligatoriedad de tener un seguro médico a partir de enero.

El Senado rechazó de inmediato esa propuesta, por 54 votos a favor y 46 en contra, y volvió a insistir en que se aprobara un plan para proveer temporalmente de fondos al Gobierno federal sin tocar la reforma sanitaria, bautizada por los demócratas como "resolución limpia".

Pero el líder republicano en la Cámara Baja, John Boehner, se negó a dar su brazo a torcer.

"No voy a negociar. Le diré al presidente: ‘Esto no se trata de mí. No se trata de los republicanos en el Congreso. Se trata de justicia para los estadounidenses'", dijo Boehner.

El legislador subrayó el "impacto devastador" que está teniendo la reforma sanitaria.

Convocan a comité legislativo

Ya en la madrugada de este martes, la Cámara de Representantes aprobó, por 228 votos a favor y 199 en contra, una propuesta que convoca una negociación con el Senado sobre la crisis.

La medida pide formar un comité de conferencia, un mecanismo reservado a situaciones extraordinarias que permite congregar a varios miembros del Senado y la Cámara Baja con el fin de allanar diferencias respecto a una ley en particular.

"Nuestra esperanza esta noche es poder poner a gente razonable en un mismo cuarto" para negociar, dijo el congresista republicano Pete Sessions.

No obstante, el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, se resistió a esa idea y levantó las sesiones en la Cámara Alta hasta más tarde este martes.

"Nos gusta resolver los asuntos, pero no vamos a ir a una conferencia con una pistola apuntándonos a la cabeza. No iremos a una conferencia hasta que consigamos una propuesta limpia (que no contenga ataques a la reforma sanitaria)", advirtió.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En los mercados, el dólar retrocedía 0.2% contra una conjunto de monedas principales y los precios del bono de referencia del Tesoro a 10 años caían 0.3%.

Los futuros de las acciones subían 0.5%, apuntando a una apertura alcista en Wall Street. El lunes, el índice S&P 500 cerró con baja del 0.6%.

Ahora ve
Dos emprendedores mexicanos cuidan la salud visual de los más necesitados
No te pierdas
×