Wall Street, sin pánico por deuda de EU

Pese a los desacuerdos en Washington, el mercado de renta fija está tranquilo, dice Paul La Monica; otras crisis financieras han probado que la deuda de EU es la más segura del planeta, apunta.
dolares y monedas EU  (Foto: Thinkstock)
Paul R. La Monica*

Al mercado de bonos le importa un comino el drama del cierre del Gobierno y el techo de la deuda en Estados Unidos. Pero ¿cuánto tiempo puede durar eso?

Aunque las acciones han caído un poco debido a las preocupaciones sobre la disfunción en Washington DC, ha habido un sentido de calma casi inquietante entre los inversores de renta fija. El rendimiento del bono de referencia a 10 años ha estado mayormente estancado en un estrecho rango entre 2.6% y 2.7% durante la última semana y media.

Es como si los operadores de bonos fueran todos grandes fanáticos de ‘La guía del viajero intergaláctico' o algo así. Su lema parece ser "Que no cunda el pánico". Todo lo que necesitamos ahora es que los rendimientos de los bonos se hundan súbitamente 42 puntos básicos. (Saludos, @chrisidore).

Sin embargo, varios expertos han dicho que la falta de un berrinche en el mercado de bonos tiene sentido. He aquí por qué.

Por un lado, Wall Street todavía no cree que los políticos sean tan estúpidos como para dejar que Estados Unidos incumpla con los pagos de cualquiera de sus significativas obligaciones de deuda, en particular, con el pago de intereses a los tenedores del Tesoro.

El sentido común dicta que las cabezas frías prevalecerán eventualmente... o que el secretario del Tesoro, Jack Lew, hará su mejor imitación de Hank Paulson e infundirá el miedo hacia alguna deidad suprema entre el Congreso para obligarlo a elevar el techo de la deuda.

Además, también existe esa pequeña entidad conocida como la Reserva Federal. Ésta sigue comprando 85,000 millones de dólares al mes en bonos y títulos respaldados por hipotecas.

La Fed no retrocedió en la flexibilización cuantitativa en septiembre pasado a pesar de las expectativas de que lo haría. Y como escribí la semana pasada, la telenovela del cierre administrativo y del límite de la deuda podría evitar que la Fed reduzca su programa hasta 2014.

Mientras que la Fed siga comprando bonos a largo plazo debería ayudar a evitar que las tasas a 10 años suban mucho más allá del nivel en el que están ahora. Después de todo, el rendimiento a 10 años aumentó hasta 2.98% a principios de septiembre.

Por último, hay pocas razones para que los grandes inversores en bonos abandonen a los bonos del Tesoro debido a que Estados Unidos es todavía considerado (sorprendentemente) el refugio más seguro del mundo en lo que respecta a la deuda soberana.

"Estados Unidos sigue siendo la única opción. No hay otras alternativas claramente superiores", dijo Richard Portes, profesor de Economía de la London Business School.

Más información: Techo de deuda, la lucha que viene en EU

Claro, China y Japón eventualmente podrían cansarse de los juegos políticos en el Capitolio. Y si lo hacen, eso sería una mala noticia para Estados Unidos considerando que esos dos países en conjunto poseen más de 2.4 billones de dólares de deuda estadounidense.

Pero si se deshacen de los bonos del Tesoro, ¿qué van a comprar en su lugar? A pesar de la mejoría en las economías de Europa y Japón, los bonos ligados al euro y al yen siguen pareciendo arriesgados.

Portes señala que algunos bancos centrales extranjeros se están alejando gradualmente de los activos denominados en dólares estadounidenses y están moviéndose hacia los bonos y monedas vinculadas al dólar canadiense, el dólar australiano y el franco suizo. Pero esos son mercados relativamente pequeños y con menos liquidez.

Así que, ahí lo tienes. A pesar de todo el alarmismo, parece muy poco probable que los rendimientos de los bonos estadounidenses suban por las nubes como hicieron los bonos griegos, italianos, españoles y portugueses durante la peor etapa de la crisis del euro.

Ten en cuenta que, incluso después de que Lehman quebró hace cinco años, el rendimiento de los bonos estadounidenses cayó. Lo mismo ocurrió después de que Standard & Poor's rebajó la calificación crediticia de Estados Unidos en 2011, después de la debacle del último debate por el techo de la deuda.

Puede parecer tonto y completamente ilógico. Pero no hay nada como una crisis financiera para recordar al mundo que Estados Unidos es un lugar seguro para invertir... incluso cuando el Tío Sam es la fuente de dicha crisis.

No es como si Estados Unidos estuviera en quiebra y no pudiera pagar sus cuentas. En realidad, es simplemente una cuestión de estupidez política en lugar de fundamentos económicos catastróficamente malos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Hasta que llegue algo mejor (y los bonos denominados en yuanes son probablemente una historia de 2050 más que una historia de 2013), los inversores estarán atrapados en el mercado del Tesoro de Estados Unidos, para bien o (en su mayoría ) para mal.

* Las opiniones expresadas en este comentario son responsabilidad exclusiva de Paul R. La Monica.

Ahora ve
Millones de cangrejos hacen suyo Google Street View
No te pierdas
×