Impago en EU: las víctimas potenciales

El debate sobre el límite de la deuda podría traer consecuencias en el empleo y las finanzas; los préstamos, ahorros y la seguridad social se verían afectados a causa de una posible recesión.
ny  (Foto: Getty)
Jeanne Sahadi
NUEVA YORK -

El Congreso nunca ha permitido deliberadamente que Estados Unidos incumpla sus obligaciones legales. Así que es imposible saber con certeza qué sucederá si los legisladores no aprueban pronto un incremento del techo de la deuda.

Pero una cosa es segura: si el Congreso no actúa, el Departamento del Tesoro no podrá pedir nuevos préstamos y pronto se quedará sin dinero para pagar todas las cuentas del país que están por vencer.

La mayoría de los economistas y expertos en el presupuesto son unánimes en eso: el resultado sería desastroso para la economía y los mercados. La pregunta es cuánto.

Un factor determinante es la duración de la situación. ¿Dejará el Congreso que el Tesoro pase un día o dos sin dinero suficiente para pagar las facturas? ¿O durará un mes o más?

La percepción también importa. Si el Tesoro estadounidense no puede pagar íntegramente sus obligaciones por unos días, pero sigue pagando los intereses sobre los bonos, ¿desestimarán los mercados la situación como algo vergonzoso, pero no fatal?

¿O el impago de cualquier obligación legal por parte de la mayor economía del mundo será visto por los inversionistas y los estadounidenses ordinarios como cruzar el Rubicón?

En cualquier caso, es hora de empezar a pensar lo impensable. Los siguientes cuatro puntos son, en opinión de muchos, lo que está en riesgo si los legisladores deciden probar las aguas de un default.

Los ahorros. Hay buenas razones para pensar que el mercado de valores puede caer precipitadamente.

En el verano de 2011 el Congreso se enfrentó acremente por el techo de la deuda durante meses antes de elevar el límite de endeudamiento del país el 2 de agosto, apenas evitando un default. Standard & Poor's castigó de todos modos ese impasse legislativo y despojó al país de su calificación crediticia AAA tres días después.

El mercado bursátil se sacudió fuertemente. El índice S&P 500 cayó aproximadamente 17% desde su punto más alto del 7 de julio a su nivel más bajo el 8 de agosto.

Las acciones se habían recuperado un poco a finales de agosto, pero siguieron 9% por debajo durante el verano. Eso ocurrió sin que se incumpliera ningún pago.

El empleo. Las recesiones destruyen empleos. Y una recesión es lo que los economistas predicen que ocurrirá si se deja que el Tesoro se quede sin dinero necesario para pagar las facturas entrantes de este mes y los legisladores no elevan el máximo de la deuda en las semanas siguientes.

Eso obligaría al Congreso a recortar abruptamente el gasto o aumentar los impuestos hasta el punto de frenar el crecimiento.

Más información: EU crea más empleos... de bajos salarios. 

Los préstamos. Si las acciones bursátiles comienzan a desplomarse, los inversionistas podrían refugiarse en masa en los bonos del Tesoro en busca de un lugar seguro para colocar su dinero. Eso es lo que pasó tras la pelea en torno al techo de la deuda en 2011. Las tasas de los títulos del Tesoro, ya de por sí bajas, cayeron aún más.

Pero eso tal vez no ocurra si Estados Unidos se atrasara en el pago de intereses sobre un bono -algo que, cabe señalar, la mayoría cree que es muy improbable-. Pero si pasara, los inversores podrían exigir cobros más altos para continuar invirtiendo en nueva deuda estadounidense.

Si las tasas de los títulos del Tesoro suben, las de las hipotecas, de los préstamos para pequeñas empresas y otros préstamos de consumo también se irán al alza, por lo que "muchos perderían todo acceso al crédito", según un folleto de la Securities Industry and Financial Markets Association of America.

La red de seguridad social. El Tesoro ha dicho que será muy difícil, si no imposible, priorizar algunos pagos por encima de otros si no puede pagarles a todos a tiempo.

Algunos de los mayores pagos únicos que vencen cada mes son las prestaciones del Seguro Social. El secretario del Tesoro, Jack Lew, ya ha planteado la posibilidad del retraso en esos pagos si el Congreso no aumenta el límite de endeudamiento.

Pero también existe la posibilidad de que algunos de los beneficios federales se vean reducidos si se decide recortar el gasto abruptamente. Aunque, una vez más, este tampoco se considera un escenario probable, en parte debido a que dichos "secuestros" tendrían que ser muy grandes solo para permitir que el Tesoro siga pagando las facturas que están por vencer.

Ahora ve
El Vaticano enciende su tradicional árbol de Navidad
No te pierdas
×