Los bancos, en alerta por impago de EU

El cese de cumplimiento por parte del Gobierno generará una fuerte restricción del crédito bancario; gran parte del capital de estas firmas está respaldado con bonos del Tesoro de EU.
jpwells  (Foto: Getty)
Cyrus Sanati

JPMorgan y Wells Fargo iniciaron la temporada de ganancias bancarias el viernes 11 de octubre por la mañana reportando resultados poco estelares. Débiles volúmenes de préstamos, márgenes de intermediación reducidos, contratiempos legales, una actividad de trading mediocre, y un terrible mercado hipotecario causaron estragos en los megabancos durante el tercer trimestre. Incluso llevaron a la entidad que dirige Jamie Dimon a números rojos por primera vez en años.  

Los numerosos problemas con que los bancos se toparon los tres meses anteriores podrían parecer cosa de niños si el Gobierno no consigue llegar a acuerdos este trimestre. De hecho, los últimos esfuerzos por terminar el estancamiento sobre el presupuesto en Washington difícilmente parecen suficientes, haciendo que el repunte de alivio del jueves parezca un poco prematuro.

El acuerdo actualmente promocionado por los republicanos de la Cámara de Representantes seguirá dejando vulnerable al sector bancario estadounidense ante varios males mortales, muchos de los cuales incluso podrían desencadenar una crisis financiera como la de 2008.

El cierre parcial de la administración parece estar volviéndose serio muy rápidamente. Lo que comenzó como un juego de poder republicano súbitamente se ha puesto feo. Ahora, miles de trabajadores federales y subcontratistas privados no recibirán su paga a tiempo, lo cual traerá consecuencias negativas que sin duda tendrán efectos en toda la economía.

Los bancos han tratado de ser generosos con aquellos afectados por el cierre operativo, y algunos incluso han permitido a sus clientes sobregirar libremente sus cuentas para cubrir los gastos. Aunque eso es bueno para el consumidor, equivale a una pérdida de beneficios para los bancos. No está claro cuánto tiempo podrán permitirse ser tan generosos.

Un cierre prolongado del Gobierno difícilmente es en el mejor interés de los bancos, ya que pesaría demasiado en los volúmenes de préstamos, obligando a los márgenes de beneficios de las entidades a reducirse a niveles críticos. Como resultado, la calidad crediticia se vería afectada, los obligaría a reducir sus estándares de préstamos o negar ciertos créditos sólidos a clientes potencialmente buenos, opciones que no parecen muy atractivas.

Pero eso no es todo. Las instituciones financieras están teniendo dificultades para suscribir hipotecas debido al cierre parcial de la Administración Federal de Vivienda (FHA, por sus siglas en inglés). Si ellos no pueden vender esas hipotecas al Gobierno, perderán una gran parte de dinero en efectivo. Esto debería tener un fuerte impacto tanto para JPMorgan como para Wells Fargo en sus próximos resultados trimestrales debido a que los dos suscriben casi una cuarta parte del mercado hipotecario del país.

Claramente, el cierre del Gobierno no es un gran negocio para los bancos. Si continúa, probablemente es seguro decir que muchos bancos reportarán pérdidas estos tres meses. Sin embargo, el cierre, pese a lo perjudicial que ha sido y seguirá siendo para los bancos, no es nada en comparación con la magnitud de la destrucción que se desataría si Estados Unidos sobrepasa el techo de la deuda.

Capital bancario

El punto en cuestión sería el capital bancario, que, para bien o para mal, está compuesto en gran parte por bonos del Tesoro. Si el Gobierno no aumenta el límite de endeudamiento y incumple sus pagos de cualquier manera, el valor de los bonos del Tesoro a lo largo de la curva de rendimiento caerá a medida que los rendimientos suben drásticamente. No está claro hasta qué punto caerían, pero los bonos con vencimientos más cercanos probablemente experimentarían el peor golpe.

Los resultados podrían ser catastróficos. Si el valor de la reserva de capital de un banco cae repentinamente, entonces la institución financiera recortaría inmediatamente sus préstamos. Eventualmente tendría que llenar el hueco creado por los papeles del Tesoro devaluados con el fin de mantener los requisitos mínimos de capital. Eso significa que tendría menos dinero para prestar a los mercados públicos, algo negativo para la economía.

Probablemente el impacto más preocupante de un incumplimiento es su impacto sobre las operaciones de los corredores de Bolsa del banco. Los títulos del Tesoro son utilizados como garantía en las transacciones y son considerados tan buenos como el dinero en efectivo. Si se devalúan a causa de un impago, entonces todo el sistema de garantías se vendría abajo.

Los bancos y otras instituciones financieras podrían mostrarse reacias a prestarse entre sí, a medida que acumulan capital, causando que el mercado de recompras (o repos) colapse. Sin dinero suficiente para facilitar las operaciones, una casa de Bolsa está condenada. Así es como Bear Stearns y Lehman Brothers se derrumbaron en 2008, y es muy probable que esa sea la causa del próximo gran colapso bancario.

Los republicanos presentaron un acuerdo el jueves pasado que elevaría el límite de la deuda lo suficiente como para cubrir un periodo adicional de seis semanas de gasto, pero que mantendría la administración en cierre, pendiente de negociaciones con el Gobierno de Barack Obama.

En este momento no está claro lo que los republicanos realmente quieren, además de la supresión de un impuesto sobre dispositivos médicos que es destinado al financiamiento de la Ley de Asistencia Asequible ("Obamacare"). En cualquier caso, los mercados experimentaron un repunte a causa de las noticias, recuperando alrededor de la mitad de lo que habían perdido hasta ahora desde que comenzó el vertiginoso paseo de este Gobierno.

Considerando todas las consecuencias negativas que podría causar un impago, los bancos harían bien en aumentar su capital y atrincherarse en caso de que Washington no pueda llegar a un acuerdo antes de la nueva fecha límite.

Ahora ve
Estas son las nueve mejores cámaras para fotografiar tus viajes
No te pierdas
×