Deuda: el gran problema de China

Economistas advierten del ritmo alarmante con que se endeudan los gobiernos locales del país; el incremento de pasivos es un reflejo de la explosión del crédito de los últimos años.
Yuan China  (Foto: Archivo)
Sophia Yan

No hay forma de negarlo: China tiene un problema de deuda. La segunda mayor economía del mundo está luchando por contener la creciente deuda de sus gobiernos locales, resultante del crédito fácil y ronda tras ronda de estímulo.

Nadie conoce con exactitud la magnitud del problema, pero los economistas sondeados por CNNMoney estiman que el nivel de endeudamiento ascendió, al término del año pasado, a 19.7 billones de yuanes, aproximadamente un tercio del PIB del país.

Esas estimaciones casi duplican la deuda local respecto al nivel que tenía hace tres años, cuando China realizó la última auditoría de deuda a escala nacional. A finales de 2010, Beijing reportó 10.72 billones de yuanes (1.7 billones de dólares) de deuda pública local y regional. En junio, el gobierno midió los niveles de deuda en 36 gobiernos seleccionados para la muestra y halló que su deuda promedio había aumentado 13% entre 2010 y finales de 2012.

Los economistas están a la espera de los más recientes resultados de una auditoría de la deuda pública elaborada en julio, que se prevé serán divulgados antes de una importante reunión del Partido Comunista en noviembre.

"Prevemos que esa auditoría refleje que la deuda del gobierno local se ha incrementado, pero se mantiene controlable", dijo el economista de UBS Wang Tao. "No esperamos grandes avances o soluciones fundamentales en el corto plazo".

Los economistas aseveran que, por el momento, la deuda de los gobiernos locales chinos sigue siendo inferior a la de muchas otras economías avanzadas, como Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Japón, Alemania y España. Lo que asusta es el ritmo alarmante con el que la deuda se ha acumulado.

El aumento de la deuda del gobierno local en China es parte de un problema más grande: la explosión del crédito mientras el país buscaba impulsar el crecimiento.

Artículo relacionado: China relajará requerimientos a la banca

La proliferación del crédito preocupa porque a menudo viene acompañada por crisis financieras en otros mercados emergentes. En China, esta expansión del crédito ha avivado los temores de que el capital ha sido mal asignado, y ha contribuido a un mayor endeudamiento de las empresas y el gobierno. Uno de los más grandes desafíos del país es dejar de depender del crédito a fin de encontrar un crecimiento sostenible.

La expansión del crédito ha provocado además un aumento de la llamada banca en la sombra o sector bancario paralelo, una industria que escapa a las regulaciones del gobierno. Los bancos en la sombra ofrecen préstamos a las pequeñas y medianas empresas, generalmente ignoradas por los grandes bancos estatales. A menudo, los préstamos son empaquetados y vendidos a inversores que desean una mayor rentabilidad.

El crédito fácil también ha animado a las empresas a pedir prestado a un ritmo rápido. Eso es preocupante, advierten los economistas de Citi Shuang Ding y Minggao Shen, pues las empresas conllevan un mayor riesgo de impago a medida que la economía china se desacelera tras décadas de expansión exponencial.

Los economistas encuestados esperan que la reunión de noviembre esclarezca la agenda de reforma económica del gobierno y las finanzas públicas, pero reconocen que es poco probable que se anuncien planes detallados.

Ahora ve
Lo más buscado por los mexicanos en Google durante 2017
No te pierdas
×